El mundo de los juguetes sexuales es tan amplio que se podría vivir una experiencia totalmente nueva prácticamente cada día del año. Y es que si hace unos años los antiguos vibradores y otros juguetes eróticos eran un tema tabú, hoy en día tener algún juguete o participar en tupper sex está de lo más extendido.  

Sola o en pareja, los juguetes sexuales pueden ser el complemento perfecto para alcanzar el placer de diferentes maneras. Incluso hoy en día se puede encontrar online un sinfín de tiendas que venden este tipo de productos. Y es que los juguetes sexuales son beneficios, por lo que a nadie le debe dar vergüenza tener uno. Estos productos ayudan a mejorar las relaciones sexuales, a aumentar el placer sexual y descubrir nuevas técnicas que nunca habíamos probado antes en la cama. 

Discretos, provocativos, seductores, suaves, para ella o para él. Hay todo tipo de opciones. Todos de los juguetes sexuales dan un punto picante a las relaciones sexuales, concibiendo vivir una experiencia nueva con cada una de ellos

Esposas, aceites corporales, anillos, velas de masaje comestibles, lubricantes, vibradores. Estos últimos son uno de los juguetes sexuales más populares y conocidos. Sin embargo, es posible que no conozcas sus orígenes. Aunque puedas creer que se trata de algo muy actual y moderno con pocos años de historia, lo cierto es que este juguete sexual se diseñó a finales del siglo XIX. ¿Quién fue su creador? Quizá te resulte extraño, pero fue, ni más ni menos, que un doctor inglés llamado Joseph Montimer Granville. Y sí, en un principio los vibradores tenían un objetivo terapéutico.

Al parecer, en esa época muchas mujeres fueron diagnosticadas con un síndrome o enfermedad que se denominaba histeria femenina. Este problema de salud tenía síntomas como desfallecimientos, irritabilidad, pérdida de apetito o espasmos musculares, entre otros. Otra de las cosas que tenían en común todas estas mujeres era la incapacidad para alcanzar el orgasmo. Por eso, el tratamiento de la época era la masturbación. Es decir, los médicos las estimulaban hasta que alcanzaban el orgasmo. Fue en 1880 cuando el médico Montimer creó el primer vibrador para facilitar el tratamiento. Al principio, este se utilizaba en la consulta del médico en presencia de sus maridos u otros familiares, pero poco a poco comenzó a utilizarse en casa para permitir que fuera un momento más personal. Pronto se hizo popular y aunque resulte algo extraño para la época, se veía como algo bastante natural que, incluso, se publicitaba en carteles y periódicos. Esto era así porque se consideraba parte de un tratamiento. 

En la actualidad, a pesar de que su uso no es terapéutico, lo cierto es que tiene muchísimos beneficios para la salud: aumenta la sensibilidad en la zona genital, puede ayudar a liberar estrés y, por supuesto, produce muchísimo placer. Lo mejor de todo es que no solo tiene por qué ser a nivel individual, sino que se pueden utilizar en pareja. Este juguete sexual puede enriquecer y mejorar la calidad de las relaciones sexuales y contribuir a romper la monotonía. 

 

La necrofilia es uno de los trastornos sexuales que mayor rechazo causa en la sociedad, pues pocos individuos pueden entender que haya sujetos que se exciten sexualmente ante la presencia de cadáveres.

Pero, ¿qué es exactamente este trastorno? ¿Cuáles son sus síntomas y su tratamiento? Para entender qué es la necrofilia, antes explicaremos qué son las parafilias, una categoría en la que queda englobada la necrofilia.

Dentro de las parafilias, la necrofilia es, junto a la pedofilia, una de las parafilias que mayor rechazo social causa. Pocos individuos pueden imaginarse a una persona teniendo relaciones íntimas con un muerto. Pero lo cierto es que, a pesar de su extrañeza, a lo largo de los años se han conocido casos como el de Carl Tanzler, un hombre que, asombrosamente, fue capaz de exhumar el cadáver de Maria Elena Milagro de Hoyos la que consideraba la mujer de su vida, para continuar teniendo relaciones sexuales con ella.

Tanzler consiguió pegar los huesos de su difunta amada con perchas y cables, le puso ojos de cristal en las cuencas de sus ojos, y cambió la carne podrida de ésta por tela de seda tratada con cera y yeso blanco, pues el cuerpo estaba en considerable estado de putrefacción y así podía mantenerlo visible más tiempo.

Las personas que presentan necrofilia se excitan ante los cadáveres, las fantasías con éstos o el hecho de poseer objetos de la persona que ya no está, con los que pueden realizar juegos de tipo íntimo. Esta patología lleva al necrófilo a un sentimiento de apatía con quienes los rodean, volcando su vida en este tipo de actos.

Algunos pacientes con necrofilia han tenido una vida en común con la persona fallecida y, tras su muerte, desean seguir copulando con ésta. En otros casos, los necrófilos pueden tener relaciones sexuales con varias víctimas, como el caso de Kenneth Douglas, un necrófilo del condado Hamilton en Ohio, (Estados Unidos), que tuvo relaciones sexuales con más de 100 cadáveres de mujeres mientras trabajaba como auxiliar en una morgue de esa región. En este caso, el necrófilo fue capaz de dirigir su vida de manera que pudiera llevar a cabo estos actos, de modo que la censura social no le afectase.

Pero la necrofilia no solo trae consigo consecuencias sociales o personales, sino también legales, pues la profanación de tumbas y la retención de un cuerpo sin vida está penalizada en la mayoría de países. Por tanto, muchos necrófilos acaban detenidos y teniendo severos problemas con la justicia.

PARTE UNO

La infidelidad es considerada la mayor traición que se le puede cometer contra el otro miembro de la relación amorosa. Cuando tenemos pareja, en la mayoría de los casos (a excepción de las parejas abiertas), inconscientemente firmamos un contrato implícito que implica lealtad, exclusividad y respeto.

Eso sí, superar estas crisis depende en buena parte de cuál de los tipos de infidelidad se ha cometido. En este artículo hablaremos sobre ellos.

La infidelidad es cosa tanto de hombres como de mujeres

Cuando la mayoría de nosotros piensa en la infidelidad, seguramente lo primero que nos viene a la mente es el sexo. Sin embargo, la infidelidad física no es el único tipo de adulterio que existe. Según explican un grupo de investigadores noruegos que realizaron un estudio que se publicó en la revista Personality and Individual Differences, una infidelidad nos duele igual aunque no se haya producido el acto sexual.

En los últimos años las infidelidades están en aumento, y seguramente las nuevas tecnologías tengan algo que ver. Gracias a Facebook, WhatsApp o las diferentes apps para ligar, cada vez es más fácil tener relaciones fuera de la pareja. También es cada vez mayor la tentación de llevar a cabo infidelidades.

Ahora bien, la infidelidad no es exclusivamente un problema de los hombres. Según un estudio realizado por el Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP), una de cada tres mujeres engaña ha engañado a su pareja alguna vez, por lo que no existen diferencias entre sexos en este sentido.

Tipos de infidelidad

No todas las clases de infidelidad son iguales. Pero… ¿qué tipos de infidelidad existen? Las relaciones fuera del matrimonio o de la pareja amorosa pueden clasificarse de diferentes maneras.

Directa

La infidelidad directa es aquella en la que el infiel tiene en mente engañar a su pareja. Es decir, antes de que la infidelidad ocurra la persona ya ha hecho movimientos para poder tener relaciones con otra persona. En definitiva, es deliberada y planificada.

Por ejemplo, cuando un individuo se apunta a un portal como Ashley Madison (que tiene como función que los usuarios lleven a cabo relaciones extramatrimoniales) y queda con una persona ajena a su relación amorosa con el objetivo de ser infiel, está cometiendo una infidelidad directa. Su idea era ser infiel desde el primer momento y ha llevado a cabo su plan a la perfección.

Indirecta

Una infidelidad es indirecta cuando se da el caso contrario al anterior.

En este tipo de infidelidad no existe una intención inicial de ser infiel, sino que los deseos o el acto de ser infiel surgen de forma repentina. Por ejemplo, se da cuando una persona está mal en su relación pero la cercanía con alguien a quien le cuenta sus problemas acaba en una infidelidad. En estos casos, la persona que tiene pareja puede llegar a arrepentirse.

Online o virtual

La infidelidad online es muy común en la actualidad, pues con la inclusión de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, muchas personas emplean Internet para ser infieles. Las ventajas de la infidelidad online son numerosas. La persona puede conectarse en cualquier momento (incluso con la pareja en casa) y los medios sociales digitales son una manera de evadirse de la realidad del mundo físico bajo un aparente anonimato.

Quienes cometen una infidelidad virtual no siempre llegan a quedar con su compañero o compañera de infidelidad de manera física.

A veces inician siendo amigas de ellos o de sus esposas, admiradoras o colaboradoras dedicadas, de modo que se vuelven parte del ambiente hasta que, al fin, son ellas mismas el "ambiente".

Hay que aclarar que una cosa es que ellas quieran "robarlos", y otra que ellos se quieran dejar "robar". Pero lo cierto es que, efectivamente, existen mujeres que gustan de los hombres que ya están comprometidos, y no sólo no tienen reparo en conquistarlos, sino que se asumen orgullosas de ello, y hasta hacen burla de las esposas.

Este espécimen, por lo general, se muestra provocador, hace del ser agradable su modus operandi, y de la seducción un juego en el que no le gusta perder. Detectarlas no es fácil, peor aún detenerlas.

Ahora bien, las “robamaridos” tienen motivos para actuar de esa forma. Acá les mostraremos cuatro de ellos:

Sus inseguridades: Sienten que no tienen lo necesario para conquistar a un hombre desde "cero", por ello van a lo seguro con personas que agradecerán la atención y la emoción que representa una relación que los saque de la monotonía marital.

A ellos nadie los obliga, pero todos sabemos que existen circunstancias que los vuelven vulnerables, y si su vida de casados es monótona y rutinaria, es fácil que abra una puerta de entrada.

Buscan personas que no temen al compromiso: Si algo nos cuesta a las mujeres es hacer que un hombre dé el paso hacia el matrimonio. Sin embargo, los casados ya superaron este miedo, por lo que saben que si logran conquistarlos lo más seguro es que consigan que les den a ellas también el sí.

Quieren seguridad económica: Mucho o poco, pero un hombre casado es una persona que puede económicamente consigo mismo y con la responsabilidad de un hogar; por ello saben, o al menos confían, en que podrán cuidar de ellas, y de allí que sean tan tentadores.

Satisfacer su ego: La falta de valores hace que todo aquello que les resulta atractivo, incluyendo por supuesto los hombres casados. Deben pertenecerles, así que no les importa hacer pedazos vidas ajenas si con eso se dan gusto. A grandes rasgos, esta es la psicología de las mujeres que van por la vida cazando casados; sin embargo, no es lo único.

Otro punto atrayente en el estatus matrimonial es la conservación de la especie. Generalmente, los matrimonios tienen hijos, así como los hombres ven en las formas redondas de las mujeres su capacidad reproductiva, lo mismo ven las mujeres en las familias ya hechas. No hay antídotos contra ellas.

Existen y existirán siempre. Y que no tengan éxito en su empresa dependerá de cada matrimonio, de los valores de cada quien y del grado de compromiso con que se vean.

El ladrón, dicen, es necesidad más oportunidad y, en definitiva, necesidad es lo que denotan ellas con su comportamiento; que les demos o no la oportunidad, eso sí depende de nosotros.

El amor a primera vista o crush describe aquel momento inicial cuando miradas se cruzan y surge espontáneamente una atracción física, aunque la comunidad científica y los académicos no se ponen de acuerdo para decir si este fenómeno existe realmente o es más bien una ilusión. Sea como sea, muchas personas refieren haber sentido esto, incluso varias veces al día.

Pero, ¿qué mecanismos psicológicos están detrás de los flechazos románticos? 

Pues, sobre todo, lo que su propio nombre indica: es un amor a primera vista, un flechazo. Cuando un amigo nos presenta a una persona que nos atrae de forma instantánea, o nos cruzamos con alguien en la estación de autobuses y rápidamente sentimos que debemos conocerlo como sea. También puede ocurrir en un fugaz intercambio de miradas en un bar musical... en cualquier momento se puede producir el flechazo romántico.

A pesar de que muchas personas lo confunden, un amor a primera vista no es exactamente un amor platónico. Pueden tener algunos pequeños puntos en común, pero la idea romántica de Platón hace referencia a una idea perfecta de amor, no necesariamente no correspondido, que excede los límites de lo carnal y que entraña una dificultad enorme. 

La idea de amor platónico puede tener una conexión con la de amor a primera vista en el hecho de que parece sumamente complicado que dos personas que se acaban de conocer acaben consumando su pasión. Sin embargo, la idea de Platón aludía a un amor absolutamente puro y desinteresado, en que nada del mundo material tenía peso alguno, y en que las facetas intelectual y moral son la base del sentimiento común.

En otras palabras, el amor romántico no se basa en la mera atracción de un individuo por otro, este amor se centra en la bondad y en algo de corte más espiritual.

Señales físicas del amor a primera vista

Es público y notorio que cuando sentimos un flechazo amoroso, nuestro cuerpo segrega unas hormonas llamada oxitocina que nos vuelve más sensibles, compasivos y nos sobreviene un estado de exaltación de las emociones. 

Además de este, existen varios indicios y señales pueden echarte un cable a la hora de identificar si te has enamorado a primera vista.

Sudor corporal. Especialmente si te encuentras cerca de la persona deseada, sientes cómo aumenta la temperatura corporal, las manos te sudan, te ruborizas y, consecuentemente, se fragua un calor interior. Esto puede llevar a que te sientes un poco más inseguro de lo normal, o tal vez un poco sobrepasado por la situación.

Nerviosismo. Puede que te quedes un poco bloqueado al conversar, que no te salgan las palabras, y que no te muestres todo lo fluido que serías en una situación más cotidiana. Hasta es posible que te cueste hilar las frases y hasta digas algo sin mucho sentido. Puede ser que esto suceda porque estés intentando impresionar a la persona que te gusta y, al pensarte demasiado tus palabras, el resultado es el opuesto al deseado.

Subida de presión arterial. En relación a los otros dos puntos que ya hemos descrito, otro punto característico del crush o amor a primera vista, es que la tensión arterial se dispara. Es como una inyección de adrenalina por haber coincidido con alguien que te gusta tanto.

Si por cualquier motivo no llegas a hablarle, cuando llegues a tu casa pensarás constantemente: ¿cómo se llamará esa mujer y hombre con quien me he topado? ¿Por qué no he tenido el valor de ir a hablar con él o ella? ¿Volveré a cruzarme alguna vez con esta persona?

Tras varios días pensando en lo mismo, empiezas a sentirte algo "tonto", porque ese amor a primera vista puede no ser nada más que una atracción por alguien a quien no conoces, y el amor auténtico nace cuando conectas con una persona no solo a nivel físico, sino también emocional. Puede que en ese momento te des cuenta de que no valía la pena obsesionarse por ello.

Los métodos o procedimientos que previenen un embarazo en mujeres sexualmente activas, ya sean ellas o sus parejas quienes los usen, se denominan genéricamente “anticonceptivos”, es decir, que evitan la concepción y algunos de ellos de remate las enfermedades venéreas.

Pueden ser hormonales o no hormonales, transitorios o definitivos, basados en tecnología o en conductas. Los métodos anticonceptivos más populares actualmente son:

Los métodos que combinan estrógeno y progestágeno y que se pueden administrar como píldoras, inyecciones, anillo vaginal o parche transdérmico.

Anticoncepción hormonal de emergencia que puede consistir en píldoras de levonorgestrel solo o en píldoras combinadas (Método de Yuzpe).

Los métodos no hormonales reversibles, tales como dispositivos intrauterinos, el condón, el diafragma y los espermicidas.

Existen otros métodos menos populares como la amenorrea de lactancia, el métodos de abstinencia durante los días fértiles, el método calendario y la medición de la temperatura.

También están los métodos no hormonales permanentes como la esterilización.

Frente a tantas opciones, cada persona debe elegir el método de acuerdo a su propio estilo de vida, vida sexual, número de hijos que desea tener, número de parejas, valores, situación socioeconómica y, las condiciones de salud que se puedan ver afectadas, entre estas la presión alta, hábito de fumar, enfermedades cardiovasculares, infecciones del tracto reproductivo.

Los métodos anticonceptivos tienen diferentes características en las que hay que fijarse cuando se elija uno de ellos. Esto es necesario para que el método permita alcanzar las metas reproductivas en forma efectiva y segura para la salud y de acuerdo a la situación de vida.

Vale decir que todas las formas representan un riesgo de que una mujer se embarace aunque ella o su pareja estén usando un método anticonceptivo. La eficacia es mayor cuando el método se usa en forma perfecta y menor durante el uso típico, ya que algunas personas usan los métodos en forma incorrecta. Por eso es importante averiguar cómo se usa correctamente el método que se ha elegido y que su uso sea constante.

Algunos anticonceptivos tienen efectos benéficos para la salud de quienes los usan: el uso de condones permite prevenir infecciones transmisibles por vía sexual, incluyendo la infección por VIH/SIDA, las pastillas anticonceptivas combinadas disminuyen los síntomas premenstruales y la anemia y otorgan protección contra ciertos cánceres del aparato reproductor.

La próstata es una glándula que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. El tamaño de la próstata cambia con la edad. En los hombres más jóvenes, la próstata es del tamaño aproximado de una nuez. Sin embargo, puede ser mucho más grande en hombres de más edad.

Justo detrás de la próstata se encuentran las glándulas llamadas vesículas seminales, las cuales producen la mayor parte del líquido del semen.

La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por el centro de la próstata.

La función principal de la próstata es la de fabricar el líquido prostático, protegiendo a los espermatozoides, ayudando al aumento de las posibilidades reproductivas y maximizando las posibilidades de la fecundación humana.

Cáncer de próstata

La ignorancia sobre esta glándula, en especial por parte de hombres es algo que preocupa a los expertos.

"Los hombres son muy ignorantes respecto a la próstata y esto es algo muy preocupante porque actualmente es el cáncer que más afecta al sector masculino", dijo a la BBC, Angela Culhane, directora de Prostate Cancer UK.

"Las cosas que afecta, como la eyaculación -la función sexual, el flujo urinario y la incontinencia- no son temas que se tratan a la hora de la comida o en los bares"señaló.

Aproximadamente uno de cada siete hombres será diagnosticado con cáncer de próstata en el transcurso de su vida, según la Sociedad Americana del Cáncer.

El cáncer de próstata principalmente ocurre en los hombres de edad avanzada.

Alrededor de seis de 10 casos se diagnostican en personas de 65 años o más, y en pocas ocasiones se presenta antes de los 40 años.

La edad promedio al momento de realizarse el diagnóstico es de aproximadamente 66 años.

"Un hombre de unos 30 años con ninguno de los factores de riesgo no debe preocuparse demasiado, pero los hombres con mayor riesgo deberían tener una conversación con su médico de cabecera", dijo Culhane.

"Si tienen antecedentes familiares, son de raza negra ( los hombres de raza negra tienen el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de próstata que la población general]) o son mayores de 50 años, entonces, deben plantearse hacer una consulta".

Debido a su ubicación los principales síntomas son urinarios:

Necesidad de orinar más a menudo sobre todo por la noche

Necesidad de ir corriendo al baño

Dificultad para empezar a orinar

Poco flujo urinario o que se tarda mucho tiempo en hacerlo

Sensación de que la vejiga no se vacía del todo

El ex futbolista de Inglaterra y el Newcastle United, Les Ferdinand, quien vio a su abuelo sufrir de la enfermedad al final de su vida, dijo: "No me sorprende que muchos hombres no sepan lo que hace su próstata -es una glándula fácil ignorar".

"De hecho, hasta que el cáncer de próstata afectó a mi familia, mi conocimiento de la próstata era bastante pobre", reconoció.

Llamamos afrodisíaco a cualquier sustancia que se asocie al incremento del deseo sexual. Su nombre rinde homenaje a Afrodita, diosa griega de la fecundidad y la energía primaveral.

Aunque nuestro mejor afrodisíaco sea el cerebro, nuestra sociedad se empeña en buscar soluciones milagrosas fuera de éste. Estamos acostumbrados a la típica pastilla creyendo que lo soluciona todo, sin tener que hacer esfuerzos. No queremos complicarnos descubriendo las causas de nuestra falta de deseo.A veces preferimos sustancias asociadas a creencias mágicas y mitos tradicionales que sustituyen la terapia sexual y el, puede que agotador, trabajo emocional, resolviendo bloqueos, enfrentándonos a nuestras sombras y cambiando comportamientos instaurados que no nos sirven ya. Es mucho más cómodo tomar algo que pensemos que activa la magia y nos permita seguir con nuestra 'ceguera'.

¿Funcionan? Efectivamente, muchas de estas sustancias funcionan. Pero gran parte de este éxito se debe al conocido como efecto placebo que reza lo siguiente: si creo que funciona, funcionará.

Sin embargo, existen pocas evidencias que apoyen la efectividad de la mayor parte de los denominados afrodisíacos naturales. Muchos no sólo no aportan los efectos positivos a los que están asociados sino que, además, pueden resultar tóxicos o hacer que ciertos animales se encuentren en peligro de extinción, como sería el caso del cuerno de rinoceronte.

Es cierto que determinadas sustancias generan efectos asociados a la activación del deseo. Este el caso del cardamomo, planta originaria de la India que, al ser picante, genera calor corporal, como ocurre con el jengibre, teniendo un efecto vasodilatador. Esto hace que se confunda este calor con el generado por la activación sexual, pero únicamente tendría efecto afrodisíaco si la persona presenta una predisposición erótica y las circunstancias le son de su agrado. Por ejemplo, si se encuentra con una persona que le atrae le facilitará la activación y potenciará las sensaciones de deseo. Por el contrario, si está con alguien que no es de su agrado, es posible que se levante a abrir una ventana para que entre el fresco y en ningún momento sentirá que su deseo sexual se activó. Si se encuentra en una época de estrés, quizá lo asocie a la activación de la ansiedad. Por lo tanto, el factor cerebral vuelve ser el que ofrecería la connotación sexual o no.

Algunos alimentos contienen principios activos facilitadores sexuales, como sería el caso de las ostras, que nos proporcionan grandes cantidades de zinc. La insuficiencia de este metal en nuestro organismo no permitiría producir la suficiente testosterona y esperma. Pero, una vez más, aunque les inunde la testosterona, si no existe predisposición sexual, no hay nada que hacer.

Muchos nos ofrecen vitaminas o nutrientes que nos dan energía, nos hacen sentir bien y facilitan las funciones de nuestro organismo, incluidas las sexuales. En otros casos, la similitud del alimento con los genitales, asociada a la energía que nos ofrecen, es suficiente para que nos active sexualmente, como es el caso de los plátanos, con forma de pene, las fresas asociadas al glande masculino, la papaya a la vulva y los aguacates a los testículos.

Complementos para el climax: ¿Qué cantidades hay que ingerir para que funcionen estos principios activos de los alimentos? Muchas sustancias denominadas afrodisíacas, aunque contengan sustancias activadoras sexuales, tendrían que tomarse en enormes cantidades para que hicieran realmente efecto.

En este caso, también es necesaria una buena predisposición. El cerebro siempre está presente.

La primera menstruación está influenciada por un conglomerado de diferentes parámetros, etnia, genéticos, procedencia geográfica, hábitos nutricionales, aspectos socioeconómicos y factores ambientales.  La procedencia geográfica, existe variación entre las latitudes de los países, cuanto más alta es su latitud parecen tener relación con un inicio más temprana de la menstruación. Las chicas asiática tiene su menarquía antes, lo mismo ocurre con las niñas negras experimentan antes que las blancas. Desde el punto de vista genético, los determinantes específicos son en gran parte desconocidos, existe concordancia entre la edad en que inició la menstruación la madre para poder predecir cuándo aparecerá la primera menstruación en la hija.

La palabra "menarquía" está formada con raíces griegas y significa "primera menstruación". Sus componentes léxicos son: men (mes) y arkhe (principio, poder), más el sufijo -ia (cualidad). El diccionario de las Academías de la Lengua Española la presenta como palabra llana, sin tilde, pero en muchos libros o tratados de medicina y fisiología la encontramos con acento, siempre grave pero con tilde en la letra “i”.

El promedio  de la menarquia en el siglo XIX en Europa y Estados Unidos era de 16,5 años. En los últimos 100 años, ha mostrado una disminución constante y gradual en muchos países de todo el mundo, posiblemente por las mejoras socioeconómicas.  Estudios actuales muestran una estabilización del momento de presentación de la primera menstruación en países industrializados, la tendencia es entre 12 y 13 años.

También parece tener relación, según estudios recientes, el ambiente prenatal en el seno materno relacionado con los altos niveles de estrógenos durante su embarazo, puede contribuir a una aparición más temprana de la menstruación.

El estado socioeconómico bajo desempeñan un papel importante en el retraso de desarrollo puberal, las niñas de familia con alto nivel socioeconómico, la tienen más temprana que las de un entorno menos privilegiado. La calidad de la ingesta de alimentos influye en la pubertad, los altos niveles de grasa subcutánea y un índice elevado de masa corporal en edades prepuberales se asocian a mayor probabilidad en la aparición de una menarquia más temprana. Con respecto a los factores ambientales las niñas criadas en entornos urbanos tienen la menarquía antes que en los rurales. Los productos químicos medio ambientales, disolventes, lubricantes, pesticidas, todos aquellos conocidos como disruptores endocrinos, han demostrado que pueden influir en el sistema endocrino y retrasar la pubertad.

Se puede predecir la menarquia uno dos años antes, por la aparición de la impregnación hormonal producida por un aumento de secreción de esteroides en el organismo. Lo que pone de manifiesto cambios morfológicos corporales, desarrollo de las características sexuales secundarias, aparición del vello pubiano, axilar y desarrollo mamario de manera gradual. Incremento de la masa corporal y crecimiento de los huesos, expansión de la pelvis que conforma curvaturas por acumulación del tejido adiposo subcutáneo.

Un retraso en el inicio de su pubertad de la niña, puede tener un origen desconocido o debido a padecimiento de enfermedades agudas o crónicas, con mayor influencia dependiendo de la gravedad del proceso.  Acontecimientos como las tensiones  en las guerras, influyen. Otros factores determinantes se asocian al aplazamiento, actividad física excesiva, (atletismo, gimnasia de competición), trastornos alimenticios, anorexia, bulimia, y malnutrición.

La aparición de la primera menstruación se debe esperar sin ansia, ni especial preocupación mientras se correlacione con los rangos de edad establecidos como normales. En los casos que supera las edades límite del rango de edad establecido como normal, conviene consultar al médico. Incluso antes, si las características sexuales secundarias no se han manifestado o son poco evidentes.

¿Puede una pareja tener un romance sin relaciones sexuales? Parece que sí. Son principalmente aquellas parejas que se encuentran por cuestiones de trabajo, estudio o en espacios donde tienen que compartir juntos mucho tiempo y, aunque existe una gran atracción y disfrutan estos espacios, prefieren no ‘alterar’ las relaciones que tienen con sus parejas oficiales, así que prefieren mantenerlo como un amor platónico que está, como se dice coloquialmente, a un pelo de llegar a una relación corporal.
En este tipo de relaciones las personas se llevan la idea de que no están haciendo nada malo, porque finalmente dicen la verdad cuando afirman: “Estoy con un compañero o compañera de trabajo”, “jamás ha pasado nada entre nosotros, ni siquiera un beso”. Pero lo cierto es que en estas situaciones permanecer casto es todo un reto, y encontrar todas estas cosas en común puede tener un gran peso a la hora de reevaluar la relación oficial, particularmente cuando hay fisuras en el matrimonio o en la relación marital.
Otros amantes estratégicos piensan que es más sencillo mantener un romance con una persona de la que nadie sospecharía. Aquí esa persona puede ser la hermana o el primo de la pareja oficial; después de durar varios años coqueteando, la aventura llega a su desenlace final, aunque muchas de estas relaciones casi siempre terminan en desdicha, dado que finalmente uno de los esposos se da cuenta de los emails incriminadores y aquel romance se convierte en una pesadilla. 
Este tipo de estrategia suelen ser tan complicada como jugar ruleta rusa. Guardar el secreto viéndose todo el tiempo es todo un reto y las consecuencias para los implicados suelen ser más graves, aunque vale decir que es emocionante y tiene su romanticismo, tanto que hasta han dedicado canciones a esta clase de relación, tal es el caso de “Secreto de amor”, de Joan Sebastian.
Otros amantes se crean falsas expectativas. La mujer soltera pero ya en edad de casarse, tiene la firme creencia de que el otro va a dejar a su pareja oficial tarde o temprano. Muchas mujeres creen que sus amantes dejarán a sus esposas. 90% de las veces no pasa.

Indica el Diccionario de la RAE que “affaire” es una voz francesa que significa “Negocio, asunto o caso ilícito o escandaloso” o bien en su segunda acepción “aventura – relación amorosa ocasional”.

Hablando de la segunda opción, el doctor LaBier afirma que la aventura que se basa principalmente en el sexo es el más común, pero también es el que se acaba más rápido. Con frecuencia las personas que tienen este tipo de romances se sienten sexualmente vivas y libres solo con una relación secreta, alejada de cualquier inhibición proveniente del cónyuge.  
“La sensación liberadora y convincente de este tipo de aventura puede ocultar conflictos emocionales”, afirmó LaBier, quien dijo que en la mayoría de casos la persona se siente cómoda con una relación secreta porque, de manera inconsciente, ve en su cónyuge la figura materna o paterna, y ello le impide explorar su sexualidad completamente. La razón por la que estas relaciones son de corta duración es porque, una vez ha pasado el calor de los primeros encuentros, se dan cuenta de que no tienen nada de qué hablar y ello hace perder interés.
Tener un matrimonio infeliz puede traer diversos inconvenientes, entre ellos permitir una relación donde se ignoran mutuamente, o donde una de las partes tiene actitudes de rechazo o menosprecio hacia el otro, entre otros comportamientos pueden disminuir la autoestima y generar la idea de que teniendo un affaire se demostrará a la pareja el valor personal. Hay en este tipo de aventura la noción de venganza hacia la pareja oficial, por no haber prestado el reconocimiento necesario para tener una relación saludable.
De acuerdo con LaBier, la persona subordinada consciente de alguna manera este comportamiento, y es cómplice del mal trato. Esta actitud responde a una necesidad de encontrar una pareja que proporcione el reconocimiento que nunca expresó la figura paterna o materna, según sea el caso; pero ocurre con frecuencia que este tipo de personas eligen compañeros narcisistas, con quienes las relaciones no tienen larga durabilidad.

Muchos casos de dolor pélvico, dolores en la zona lumbar o en las caderas, además de dolor en las relaciones sexuales, vaginismos y dispareunias, entre otras disfunciones, tienen relación directa con la existencia de hipertonía, esto es, una excesiva tensión en el suelo pélvico.

Los dilatadores vaginales son unos dispositivos de terapia progresiva que complementan el tratamiento prescrito por un ginecólogo, oncólogo, sexólogo, fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, etc., que pueden ayudar a prevenir y conseguir una mejoría en los síntomas de una serie de problemas relacionados con el suelo pélvico.

Sin embargo, no todos los problemas de suelo pélvico son debidos a la debilidad de estos músculos ni todas las disfunciones relacionadas con esta parte del cuerpo se solucionan practicando cientos de ejercicios.

Cada caso es diferente, requiere de un tratamiento personalizado prescrito por un profesional especializado y el objetivo fundamental que deberá perseguir ese tratamiento, para preservar la salud de los músculos del suelo pélvico, será conseguir y mantener durante toda la vida un “normotono”, es decir un equilibrio, ni unos músculos débiles ni hipertonificados.

Alcanzar y mantener el equilibrio en la fuerza, el tono y la elasticidad es la garantía de salud de cualquier músculo de nuestro cuerpo.

El dolor pélvico se puede deber principalmente al acortamiento de la vagina tras una histerectomía u otra cirugía ginecológica o bien por la pérdida de elasticidad en los tejidos de la vagina tras un tratamiento de radioterapia, así como por espasmos musculares en el suelo pélvico por una excesiva tensión o debido a un suelo pélvico hiperactivo y finalmente como consecuencia del dolor en las relaciones sexuales o dispareunia, principalmente el vaginismo.

Cuando se trata el vaginismo, se suele requerir a un abordaje interdisciplinar para conseguir averiguar las causas físicas y emocionales que originan la contracción excesiva y/o inconsciente de los músculos del suelo pélvico.

Con la terapia de inserción de dilatadores vaginales unida a los ejercicios de contracción-relajación que se deben aprender a realizar correctamente, la mujer irá desarrollando más y mejor control sobre los músculos de su suelo pélvico simulando en la vagina un entorno similar al de la penetración sexual.

Es decir, los dilatadores vaginales no sólo estiran los músculos y tejidos del suelo pélvico, sino que, con la orientación y unas directrices claras por parte del terapeuta, también pueden ayudar a identificar y mejorar las motivaciones psicológicas que provocan el espasmo de estos músculos reentrenando la respuesta de la mente y del cuerpo a la sensación de tener algo en la vagina.

Por último, cabe aclarar que el uso de dilatadores vaginales siempre debe estar prescrito por un profesional sanitario tras realizar un diagnóstico personalizado y será este profesional quien registre la evolución y adapte las directrices de tiempo de uso, frecuencia, etc.

Por desgracia, la reducción de potencia es un problema urgente para muchos hombres. En el mundo actual hay muchos factores que conducen a la disfunción eréctil. La categoría de los hombres que sufren de este problema no son sólo las personas mayores, sino también jóvenes recién iniciando su práctica sexual. Esto sucede por varias razones, entre las cuales un lugar especial está ocupada por el estrés, el estilo de vida poco saludable y enfermedades crónicas del sistema reproductivo. Usted debe saber que la potencia – un estado saludable del cuerpo masculino, en el que la posible relación sexual normal. En diversos trastornos mecanismo activo está fallando, o se pierde por completo. Esta condición se llama disfunción eréctil o impotencia. Como resultado, los hombres tienen no sólo la debilidad física, sino también el estrés psicológico. Pero no se desespere, ya que hay muchas maneras de deshacerse de la disfunción eréctil.

Todo el mundo sabe que un hombre sano es capaz de realizar el acto sexual normal, independientemente de su edad, porque mantiene lo que se llama “potencia” – un término que, traducido del latín significa “oportunidad”. Se entiende por potencia la capacidad de una vida sexual sana. A partir de esta definición, se deduce que la potencia en los hombres implica una erección normal durante todo el acto sexual.

Sin embargo, a veces su declive no es peligroso, ya que no hay causas persistentes de la disfunción eréctil. Esto ocurre, por ejemplo, durante la preparación para el coito. En este caso, el hombre no debe preocuparse, y sólo relajarse. Si este fenómeno se repite muchas veces, es necesario buscar ayuda médica. En un sentido más amplio de la potencia – esta capacidad no sólo de la apariencia y la retención de la erección, sino también la libido normal, es decir, la aparición del deseo sexual con una persona del sexo opuesto.

La potencia en los hombres puede ser reducida debido a diversos factores. Se pueden dividir en las causas psico-emocionales, fisiológicos y exógenas de la disfunción eréctil. En la mayoría de los casos hay una combinación de estos factores.

La impotencia se desarrolla debido al estrés emocional. Esta causa se asocia más con problemas en la familia (un malentendido entre un hombre y una mujer, escándalos) o en el trabajo. Con este tipo de impotencia reducida principalmente la libido, lo que conduce a la disfunción eréctil. Los factores fisiológicos incluyen trastornos vasculares, neurogénicas y endocrino. Cada uno de ellos tiene un mecanismo específico de desarrollo y requiere tratamiento por un especialista. Los factores exógenos para la impotencia: malos hábitos y la exposición a fármacos o drogas. Debe recordarse que el uso constante de alcohol, drogas y tabaco conduce a la disfunción eréctil