REFLEXIONES DE DICIEMBRE

2019 se anticipa como un año de incertidumbres, no solo porque los años de elecciones presidenciales crean un ambiente de zozobra en algunos sectores, y no solo a nivel salvadoreño, también en cualquier país del mundo, sino porque estas elecciones son atípicas y pueden generar cambios que todavía nadie sabe vaticinar.

Lo que sí se puede anticipar es que llegue quien llegue de los cuatro, lo fundamental del status quo político y económico salvadoreño no cambiará, pues si algo hermana a todos los candidatos, es que son capitalistas axiomáticos y, tres ellos declaradamente ligados a la clase empresarial de nuestro país. Solo del Ingeniero Hugo Martínez desconocemos si tiene o no alguna empresa o forma parte medular del millonario consorcio Alba.

Esta será ciertamente una mala noticia para quienes piensan que Hugo Martínez o Nayib Bukele, de GANA, de llegar a la presidencia harán cambios sustanciales en materia económica. El Frente pudo haber degradado el sistema neoliberal imperante en el país al inicio de su segundo mandato, pero desafortunadamente la cúpula de este partido ya había sucumbido a las mieles de la burguesía, a la que fortuitamente los llevó toda la fortuna dada por el extinto Hugo Chávez a través de Alba.

En el caso del otro autoproclamado izquierdista de GANA, después de haber visto los despilfarros y las malas administraciones municipales dudamos mucho que de llegar a la presidencia sea lo sobradamente eficiente como para cambiar el destino de El Salvador, principalmente en materia económica, ya no se diga en aspectos de seguridad e igualdad social, pues hasta ahora el bachiller Bukele no ha presentado su plan de gobierno, ni tan siguiera en qué consisten sus “nuevas ideas”, menos todavía un plan para acabar con la delincuencia generalizada que tanto preocupa a la gente.

El bachi Nayib viene hablando de mejorar todos los centros históricos de las principales ciudades del país, de construir un mega aeropuerto de primer mundo en La Unión, de poner bibliotecas interactivas en todos los municipios y, lo que mejor sabe –quizá lo único- de que no debemos escoger a los de siempre, una frase tan genérica y contradictoria, que de no ser por los casos de corrupción del presidente Saca, fundador de Gana, el partido que Nayib representa, y de Mauricio Funes, sería una frase no solo gastada sino que vacía, pues al final de cuentas Bukele es otro de los de siempre, por su antigua afiliación al Fmln y su pésimo desenvolvimiento burócrata.

En cuanto al Lic. Carlos Calleja, su principal problema es imponer honorabilidad y probidad al partido ARENA, sacando del estamento legislativo y de algunas alcaldías a la caterva de corruptos que todavía sobreviven dentro del partido tricolor. Ya no debería ser posible que, si Calleja llega a ser presidente, permita que dinosaurios como la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán siga vegetando en su cargo, aunque sea de elección popular.

De igual manera deberá incidir para que todos aquellos diputados “cuasi” vitalicios no vuelvan a ser candidatos en las próximos elecciones del 2021 y que sean cabales con el pueblo rechazando bonos navideños y un millonario seguro de vida. Suponemos que en las filas del partido tricolor habrá profesionales capaces y honrados; gente que borre la idea del ciudadano elector de que tarde o temprano no se les vociferará: “devuelvan lo robado”.

En el caso de don Josué Alvarado, queda claro que su mentalidad conservadora y su pensamiento dogmático no lo llevaría, en caso remoto de que fuera presidente a futuro, a efectuar cambios drásticos en materia económica, política y social. Seguramente es el candidato que ofrece mejorías sustanciales a la población, en gran medida porque él mismo sabe que no tiene oportunidades reales de llegar a la presidencia.

De esta forma el año que ya comenzó tendrá un primer mes saturado de propaganda, pues si Gana-Nuevas Ideas gastaron 4 millones de dólares en noviembre, cuánto no gastarán en la recta final. Lo mismo esperamos de Arena y el Fmln. Así que a escuchar Cds, la música de las memorias USB  o ver videos piratas, pues la radio y la televisión, incluyendo los canales por cable y el mismo Canal 10 estarán anegadas de mensajes vacíos y de atol para dárselos con el dedo a los ingenuos, que para bien de los políticos demagogos todavía abundan en El Salvador.

Rafael Orantes, diciembre 29 de 2018 y enero 5 de 2019.

DESEOS NAVIDEÑOS A LOS CANDIDATOS

Llegó Navidad 2018, fecha para los cristianos en que se conmemora el nacimiento de Jesús. Aprovechamos la ocasión para enviar nuestros mejores deseos para un ejercicio honesto y eficiente a quien, de los cuatro candidatos en contienda, ejercerá la presidencia en el 2019. Decimos cuatro porque aunque el candidato de VAMOS no tiene por ahora posibilidades, sigue siendo competidor, y valga decirlo, el más idóneo para los intereses de El Salvador, aunque con menos recursos para inundar los medios masivos de comunicación.

Como los cuatro candidatos tienen dinero en abundancia, unos más que otros, pensar en darles como obsequio unos vasos o jabones resulta sumamente penoso, así que hemos decidido jactarnos de entendidos en materia pública y les damos a cada uno un breve pero concreto deseo navideño.

Y precisamente comenzamos dando nuestro mensaje a don Josué Alvarado, que para algunas personas es el candidato más sano y honesto de los cuatro, representante de un partido sin el pasado oprobioso de la corrupción, tal como lo son Arena, Fmln y Gana. Pero además, el candidato de VAMOS ha mostrado valores cristianos y liderazgo empresarial, dos valores que pueden augurar que sería un presidente competente e inyectaría al gobierno de valores no solo democráticos, sino también morales.

Esto último es importante en momentos en que escudados en el apoyo a la diversidad y los “derechos de la mujer”, los últimos dos gobiernos están apoyando abierta y enérgicamente los matrimonios entre dos personas del mismo sexo, así como el aborto, acciones que los ciudadanos conservadores no apoyamos, no solo porque una religión las castiga, sino porque atentan contra mandados constitucionales.

Así que, deseamos profundamente que don Josué Alvarado mejore significativamente su posicionamiento en el electorado salvadoreño y para el 3 de febrero si acaso no llega a la presidencia, represente a una fuerza de ciudadanos capaz de incidir en las decisiones de quien gane. Pero además, le deseamos perseverancia en su afán por servir al pueblo desde un cargo público. Si no en el 2019, para el 2024 ya los salvadoreños tendremos mucha referencia de él como político y persona y según se haya comportado el futuro presidente, sabremos en quien depositar tan importante cargo.

Seguimos con el segundo candidato de derecha, el empresario Lic. Carlos Calleja, representante de la Alianza por un Nuevo País. A este novicio en la política le deseamos que de llegar a la presidencia se rodee de ciudadanos probos, que prescinda en la medida de lo posible de nombrar como ministros y presidentes de autónomas a políticos que en el pasado y aun en el presente tienen señalamientos de corrupción o tan solo se sospecha que han estado en cargos públicos no para servir al pueblo, sino para servirse de los impuestos del pueblo.

Así como encontró a una candidata a la vicepresidencia con las capacidades intelectuales y solvencia moral de Carmen Aída, estamos seguros que hay muchos profesionales y académicos que pueden sacar a El Salvador de su subdesarrollo. No le será fácil dejar a un lado a esas “pirañas” que pululan en los partidos que conforman la coalición que representa (Arena, PCN, PDC y DS), pero no debe olvidar que de ser presidente él tiene el poder de escoger a su gabinete, y no solo eso, tiene también potestad de intervenir para que su partido Arena saque de su cúpula a todos aquellos que huelen a “devuelvan lo robado”, pues sabemos que Calleja nada tiene que ver con el pasado que tanto se le critica al partido tricolor.

Nuestro tercer deseo navideño va para el joven Nayib Bukele, candidato del partido GANA, sabiendo de antemano que pese a ser musulmán él puede creer en la Navidad, ya que los creyentes de Alá y su profeta Mahoma le tienen mucho respeto a Jesús. Para Nayib deseamos que Dios degrade su prepotencia y soberbia. El Salvador necesita un nuevo presidente distinto al opacado y taciturno profe Sánchez Cerén, pero tampoco queremos a un mandatario confrontante con todos.

También le deseamos ecuanimidad en sus decisiones, sobre todo si llega a fracasar en su intención de ser presidente no vaya a comenzar, como los de siempre, a tejer una telaraña de atentados contra el sistema democrático. Y si acaso hubiera algún frauda en su contra, que haga los reclamos a las instancias pertinentes y con las pruebas categóricas. Lo último que hizo de ordenar la toma violenta del Tribulas Supremo Electoral fue un graso error, pues al final la supuesta amenaza de fraude fue una de sus tantas ocurrencias o locuras.

Que esta navidad le sirva al Sr. Bukele para reflexionar que el único y verdadero ganador solo lo sabremos al terminar el escrutinio el próximo 3 de febrero. Mientras ese domingo llega, aunque las encuestas digan que goza de la preferencia de los salvadoreños, no es ganador ni mucho menos presidente. Dice un refrán popular en nuestra cultura, que “del plato a la boca se cae la sopa”.  

Nuestro último deseo es para el Ing. Hugo Martínez. Sentimos mucha simpatía y respeto por él, tanto como persona y como funcionario que ha sido durante más de 15 años. Le deseamos que el voto duro de su partido reflexione sobre los beneficios que el Fmln ha dado a la gente más pobre, pero de igual manera anhelamos a que rompa lo más amplia y profundamente con todos esos malos “revolucionarios” que tanto daño le han hecho no solo su partido, sino al país, al enriquecerse a espaldas del pueblo que los eligió y abandonar los ideales por los que lucharon y volverse miserables burgueses ávidos de poder y dinero.

De llegar a la presidencia, Dios quiera que no tenga en su gabinete a personas non gratas para los intereses del pueblo como Lorena Peña, Sigfrido Reyes, Medardo González, Norma Guevara, Zoila Quijada, Roger Blandino Nerio, Rolando Mata, Misael Mejía, Omar Cuéllar, Calixto Mejía, Estela Hernández , Margarita Rodríguez, Nelson Quintanilla y Alma Cruz, muchos de estos parte de la lista de políticos castigados por la militancia en marzo del 2018, al no ser reelectos al cargo de diputados. Y por favor, deje fuera de cualquier cargo del nefasto Marcos Rodríguez, vivo ejemplo del más grosero nepotismo, al tener a la mujer y los dos hijos en puestos con salarios obscenos.

Que en esta época Dios nos bendiga a todos y nos depare como pueblo un mejor destino, así mismo que dé a cada ciudadano mucha sabiduría para el 3 de febrero ejercer su derecho al sufragio de la manera más sensata posible.

A nuestros lectores les deseamos mucha paz, armonía y felicidad en Noche Buena. Que Jesús derrame encada hogar mucho bienestar.

Rafael Orantes, diciembre 22 de 2018.

REFLEXIONES OCTUBRE, NOVIEMBRE