Todo mundo habla de la menopausia y de alguna manera conoce sus síntomas, cuándo se produce y sus consecuencias, pero sobre su “homólogo masculino”, la andropausia, muy poca gente conoce, incluyendo los propios hombres que deben enfrentarse a ella y que, por razones de autoestima masculina evitan hablar del tema.

Síntomas: Disminución del deseo sexual, las erecciones son menos firmes, menor resistencia física, cansancio, tendencia al mal humor (depresión, ansiedad e irritabilidad), tendencia al insomnio, reducción del tamaño testicular, se reduce la cantidad del semen y disminuye la intensidad de la eyaculación

De acuerdo a las estadísticas, más del 80% de los hombres pueden presentar el Síndrome de Déficit de Testosterona de los 50 años en adelante, porcentaje que va en aumento.

La testosterona cumple un rol fundamental en la vida del hombre. Influye en muchas funciones físicas, bioquímicas y mentales; actúa en órganos sexuales, huesos, músculos, cerebro, piel y cabello, así como en la modificación de niveles de colesterol y hemoglobina.
Para beneficio de los varones, la andropausia no es un proceso tan drástico como en la mujer, pero es más lento y progresivo y conforme pasan los años tiende a producirse un descenso en la producción de testosterona, hormona masculina, que provoca cambios importantes los hombres, entre ellas que disminuye las capacidades sexuales,menos fuerza y resistencia física, se cansan más de lo habitual.

El inicio de la andropausia es variable y la expresividad clínica también. Y aunque el problema está relacionado con la testosterona, tratamientos que aumenten esta hormona también pueden producir engrandecimiento de la próstata, de los glóbulos rojos y del colesterol, lo cual es peligroso para la salud.

Pese a que la Andropausia es muy frecuente, el hombre prefiere no comentar estos aspectos. Ante estos problemas hay que acudir al especialista para ver si necesita algún tratamiento y cuál es el que más le conviene.

 

Las enfermedades sexuales –ETS- son infecciones que puede contagiarse al tener relaciones sexuales con alguien que está infectado. Hombre o mujer se pueden contagiar con una ETS si tiene relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Si tiene relaciones sexuales con personas que no tienen una sola pareja el riesgo crece.

Las causas de las ETS son las bacterias, parásitos, hongos y virus. Existen más de 20 tipos de ETS, que incluyen la clamidia, el difundido papiloma y el temible sida.

Las enfermedades sexuales como la gonorrea o el sida pueden surgir cuando se tiene relaciones sexuales sin condón, ya sea a través del contacto íntimo vaginal, anal u oral. Sin embargo, las probabilidades de contagio aumentan cuando se tiene varias parejas al mismo tiempo, y estas enfermedades afectan por igual a hombres y mujeres de todas las edades. 

Generalmente estas infecciones causan síntomas que afectan los órganos genitales como dolor, enrojecimiento, pequeñas heridas, flujo, hinchazón, dificultad para orinar o dolor durante el contacto íntimo y, para identificar la enfermedad correcta, es necesario acudir al ginecólogo o al urólogo para realizar los exámenes que sean necesarios. 

Para el tratamiento, normalmente, el médico indica el uso de antibióticos o antimicóticos en forma de comprimido o pomadas, ya que generalmente las ETS tienen cura. Sin embargo, el SIDA y el herpes, no tienen, por lo que es importante evitar ser contaminado utilizando condón en todas las relaciones sexuales. 

El diagnóstico de una ETS puede ser hecho en base a los síntomas y a la observación de los órganos genitales, siendo confirmados a través de exámenes como por ejemplo el papanicolau y la prueba de Schiller.

Además de esto, el médico puede indicar un examen de sangre para hacer el diagnóstico de la enfermedad e indicar el tratamiento más adecuado. 

Cuando la mujer o el hombre tiene una ETS, el médico recomienda la realización de exámenes médicos cada 6 meses durante 2 años, hasta que el resultado de 3 exámenes seguidos sea negativo. 

Durante la fase del tratamiento puede ser necesario ir al médico varias veces por mes para ajustar el tratamiento y curar la enfermedad, en caso de que esto sea posible.

La mejor forma de evitar contaminarse es usar preservativo en todas las relaciones, ya sea que se tenga contacto íntimo vaginal, anal u oral, ya que el contacto con secreciones o con la piel puede transmitir la enfermedad. Sin embargo, es fundamental colocarse el condón correctamente antes de cualquier contacto. Cabe aclarar que preservativo y anticonceptivo son cosas distintas. Solo el primer evita las enfermedades sexuales.

La eyaculación precoz es la eyaculación sin control y prematura, que se produce con una mínima estimulación sexual e imposibilita seguir con el coito para satisfacerse a sí mismo y a la pareja.

Existen dos tipos: la primaria, cuando ha estado presente a lo largo de la vida sexual del hombre y la secundaria, que aparece relacionada con la disfunción eréctil y se soluciona tratando estos problemas de erección.

Síntomas o ¿cómo reconocerla?

  • La eyaculación se produce sin control antes de lo que uno mismo o su pareja quisiera.
  • La eyaculación se produce antes de la penetración.
  • La eyaculación se produce justo después de la penetración.
  • Siempre se ha eyaculado con esta sintomatología a lo largo de su vida sexual o es un cambio repentino en su comportamiento sexual.

Eyaculación Precoz Psicológica

Los factores psicológicos, la tensión y el nerviosismo, provocan que el hombre eyacule, ya sea porque se trata de un nuevo encuentro sexual o por haber fallado en casos anteriores.

Este estado de ansiedad, provocado por el miedo a volver a fallar, lo inducirá a eyacular de forma precoz nuevamente, entrando en un círculo vicioso.

Eyaculación Precoz Orgánica

También llamada hipersensibilidad, es la causa cuando el hombre tiene un glande hipersensible, lo que hace que sienta más de lo normal y, por tanto, eyacula al menor contacto.

Aprendizaje defectuoso

La causa, en este caso, es la falta de aprendizaje del control eyaculatorio. El hombre aprendió a eyacular sin apenas estimulación sexual, transformándolo en un hábito que ha repetido siempre. Es difícil abandonarlo sin la ayuda de un médico experto. Solventando sólo una de las causas no se soluciona, ya que las tres causas suelen actuar al mismo tiempo.

Diagnóstico

El diagnóstico en Boston Medical Group se lleva a cabo por uno de nuestros médicos expertos en sexualidad masculina, en la primera consulta.

El diagnóstico puede incluir una historia clínica y sexual detallada, una ecografía o un estudio de los conductos nerviosos.

Tratamiento

Todas nuestras recomendaciones de tratamiento son personalizadas tienen un alto índice de éxito.

Recomendamos una estrategia exhaustiva que combina asesoramiento, cambios conductuales y medicamentos, siempre totalmente personalizados en función de cada caso, consiguiendo:

  • Mantener relaciones sexuales más prolongadas
  • Restablecer la auto-confianza frente a la pareja.

Nuestro sentido del olfato muy bien pudo desarrollarse para facilitar el trabajo del sentido del gusto y guiar nuestro movimiento. La búsqueda de alimentos ya no tenía que ser al azar sino dirigida por este nuevo “gusto a distancia” que permitía saber de dónde provenían ciertas partículas olorosas liberadas por un nutriente cercano

El sentido del olfato nos ofrece ahora una información muy compleja, más allá de la alimentación, con una maravillosa participación en nuestra vida sexual; pues desarrolló un sistema especializado para percibir moléculas liberadas por otros organismos –las feromonas- con las que recibe información sobre territorialidad, agresión o disponibilidad sexual

 Cuando uno encuentra a una persona cuyo humor es agradable, se despiertan las sensaciones que nos impulsan a acercarnos, oler y disfrutar el contacto con ella. Se despliegan los comportamientos de conquista y se asume una disposición hacia el compartir y el apareamiento

 Muchas de las veces que eso sucede, nuestra organización social no nos permite concretar la conquista sexual y esas experiencias se pueden convertir en simples vinculaciones laborales, académicas o de amistad, no sentimentales; pero, igualmente, con un fuerte lazo que denominamos “química”

El olfato durante el sexo puede jugar un papel tanto excitante como bloqueador, dependiendo de si los olores que emana la otra persona nos son agradables o no. Se ha dicho, por ejemplo, que el vello púbico tiene entre sus funciones el mantener moléculas de nuestras secreciones genitales para atraer a una potencial pareja sexual; sin embargo, con frecuencia sucede justamente lo contrario. Los perfumes, lociones y colonias son usados tanto para ensombrecer los malos olores como para ofrecer un buen aroma y, aún así, no todos estos odorizantes causan buen impacto a cualquier persona

Es tan básica nuestra química sexual que, sin necesidad de aromas sintéticos, consideramos que más bien se guía por encontrar y hacer pareja justamente con personas que liberen moléculas de olor particularmente diferente –tal vez idealmente opuesto al propio- por cuanto el apareamiento promueve una altísima probabilidad de que los descendientes cuenten con una gran variabilidad adaptativa

Por supuesto, aunque no es lo usual, hay personas para quienes el olfato guía su placer sexual de una manera obsesiva y centran toda su experiencia en la recepción de olores emanados por las diferentes partes del cuerpo de su pareja, para poder alcanzar el éxtasis. Cómo huele su pelo, su piel, sus axilas, su aliento, su sudor, sus genitales y hasta su orina o su materia fecal

Exploremos y disfrutemos, alguna vez al menos, de un encuentro sexual con quien, a nuestro juicio, huela bien.  Dejémonos llevar por las sensaciones que produce este sentido, tratando de ignorar transitoriamente lo que se ve, o se oye, o se toca, encontrando excitación y deseo primitivos con los olores

A cada uno de nuestros canales sensoriales démosle la opción de ser nuestros protagonistas sexuales de vez en cuando.

Por Ricardo Bateman

El termino masoquista o masoquismo viene del escritor austriaco llamado Masoch, muy reconocido por sus descripciones de la vida misma en sus escritos, como en el libro La Venus de la piel, que relata escenas de duros castigos dentro de la relación sexual, el masoquismo igual que el sadismo son conductas asociadas a la psicología humana de infligir o recibir dolor, humillación, sumisión o dominio, contribuyendo así a la excitación sexual de una persona. Se define como la necesidad de sufrir dolor físico o moral, humillación o sumisión para poder conseguir placer sexual de la misma persona que en circunstancias normales no pueden.

Psicológicamente hablando, se puede decir que el individuo masoquistarequiere de una dominación completa de otra persona, siendo en este caso las mujeres la mayoría de las veces que representa este papel de masoquistas, actos que muchos han relacionado con el rol pasivo, que se supone propio del sexo femenino en una relación normal. Siendo una forma de vida y de decisión sexual, se ha especulado con una posibilidad de demostrar que son alteraciones de origen biológico, innato. Como va de la mano con el sadismo, el masoquismo es parte de la teatralidad, la puesta en escena y no la persona en si lo que da el placer, son las llamadas secciones que implica el deseo y la excitación de ambos participantes.

Los objetos usados van desde cadenas, látigos de cuero, muebles, cruces de maderas, indumentaria para vestir, antifaces, perfumes, velas, entre otras que al masoquista pudieran causarle humillación, así encontrar el placer de complacer a su persona dominante. Consiente de mutuo acuerdo en ser atado, arrastrado, golpeado, humillaciones verbales mientras son penetrados, golpeados en variaciones del dolor que van de fuertes a agudos, entre los actos más intensos les permiten a sus dominantes que los orines o defequen sobre ellos.

El orgasmo se obtiene mediantes recompensa, por el aguante y la buena disposición de la persona que hace el papel de masoquista. Muchas veces el orgasmo es producido instantáneo por el nivel elevado de excitación del participante. Se habla de un estilo de vida que en la actualidad es muy frecuente, aunque las personas no lo demuestren a simple vista, aun muchas llegan a estar en terapias psicológicas para modificar la conducta, aunque no se hace referencia alguna que sea de buen resultado ya que la persona debe tener total disposición en cambiar si así lo quiere.

Aunque muchos no lo saben, para hablar de la sexualidad femenina y del placer de las mujeres con el sexo, abiertamente y sin tabúes, Brasil ha liderado que el 8 de agosto se celebre el Día Internacional del Orgasmo Femenino.

En el año 2006 el concejal de Esperantina (Brasil), José Arimateia Dantas Lacerda, impulsó una ley para defender el placer sexual en las mujeres, estudiarlo y abordarlo como una cuestión de salud pública. El brasileño se basó en una encuesta de alumnos de la Universidad Federal de Piauí, que detectó que el 28% de las mujeres de esta región eran incapaces de llegar al orgasmo o tenían dificultades para lograrlo.

A partir de esa fecha, la idea se popularizó por todo el mundo, en gran parte gracias a las redes sociales, pues se llegó a comprender que el orgasmo en una mujer con edad para tener una sexualidad saludable, era algo vital para su existencia, no solo corporal, sino también psicológica.

Pero ¿qué ocurre durante esos segundos en los que cerebro y genitales proporcionan una explosión de placer en el cuerpo femenino durante el sexo? ¿Cómo se explica desde el punto de vista científico un orgasmo?

AsapSCIENCE, un canal canal divulgativo lo explica de forma muy visual a través de un vídeo que cuenta ya con más de 9 millones de visualizaciones, aunque no tiene versión en castellano, solo en inglés.

Sus creadores hablan de cuatro etapas durante el orgasmo: excitación, meseta, orgasmo, y resolución. El cerebro es el principal actor en todo el proceso y es el principal encargado de la estimulación del flujo sanguíneo, la frecuencia cardíaca, respiración y respuesta del sistema nervioso central, que a su vez envía señales al sistema de recompensa. Además de la respuesta fisiológica, que provoca contracciones en los músculos vaginales en las mujeres, el cerebro libera dopamina y oxitocina. ¿Qué le ocurre al cerebro femenino durante el orgasmo? Durante un orgasmo, ciertas partes del cerebro se activan mientras que otras se desactivan por completo. En las mujeres, la corteza orbitofrontal lateral se 'cierra' temporalmente (esta es la parte del cerebro que se conoce por el razonamiento y el control de la conducta). Las mujeres también experimentan una activación la sustancia gris central o sustancia gris periacueductal, que desencadena una respuesta diferente a la de los hombres que se conoce como comportamiento defensivo de lucha o huida. También se ha demostrado que las mujeres experimentan una disminución en la actividad de la amígdala y el hipocampo, relacionados ambos con la ansiedad y el miedo. Esto contribuye a una relajación mayor después del orgasmo. En ellas, la reducción del estrés y ansiedad tras un orgasmo es mayor que en ellos.

Fuente:  https://www.youtube.com/watch?v=hpc2NjUAtOY

Después de cientos de años de especular con las causas y consecuencias de colocar a ciertas damas del Medievo un calzón de metal llamado Cinturón de Castidad, que supuestamente servía para evitar la entrada de un pene o cualquier otro objeto sexual en una mujer casada, cuyo marido debía dejarla sola por años, mientras él luchaba en Jerusalén, ahora resulta que su existencia o al menos sus usos han sido una farsa.

El famoso Cinturón de Castidad era supuestamente para obligar a las mujeres a utilizarlos y evitar infidelidades sexuales o, en casos extremos, padres de familia que querían que sus hijos se mantuvieran vírgenes hasta el matrimonio.

Poner un artefacto de esta naturaleza a una mujer suena ridículo, retrógrado y, sobre todo, antihigiénico, pero recordemos que estamos hablando de la Edad Media, del oscurantismo eran otros tiempos muy diferentes.

Albrecht Classen, profesor de Historia ha descubierto que los cinturones de castidad, los que tanto nos han contado hechos de metal para asegurar la fidelidad de la mujer, jamás existieron.

De hecho, las referencias a los cinturones de castidad en los textos europeos se remontan a siglos, hasta bien entrado el primer milenio A.D. Pero hasta el siglo XI, todas esas referencias se citaban en teología, como metáforas de la idea de fidelidad y pureza.

El dibujo más antiguo de un cinturón de castidad apareció en 1405 en un trabajo sobre ingeniería militar llamado Bellifortis, entre diseños detallados de catapultas, armaduras, dispositivos de tortura y otros instrumentos de guerra.

Ya en el siglo XVI, el cinturón de castidad comenzó a aparecer de forma regular en ilustraciones y grabados en madera. Por lo general, las escenas eran muy parecidas: un marido, a menudo un tipo mayor, se marchaba de viaje. Su esposa era retratada, normalmente semi desnuda, usando ropa interior de metal. Pero en algún lugar de la foto, su amante ya estaba esperando a que el marido se fuera con una copia de la llave del cinturón en la mano.

Existen varios ejemplos físicos de cinturones de castidad que se han exhibido en los museos. Sin embargo, la mayoría de los expertos e historiadores piensan que estos objetos de metal fueron hechos en etapas muy posteriores a la Edad Media, y son objetos que de existir tuvieron un fin lúdico, pura fantasía y fetichismo de pasado que nunca existió realmente.

Una investigación de la revista Public HealthEngland del mes pasado sobre sexualidad, reveló que los niveles de satisfacción sexual de las mujeres que tienen relaciones con parejas de su mismo sexo, mejoran significativamente que cuando se relacionan con sexos opuestos.

Según las estadísticas, las mujeres lésbicas llegan orgasmo el 75% de las veces que tienen sexo, en comparación con el 61% de las mujeres hétero. 

La revista realizó una encuesta a siete mil mujeres. El punto es que llegar al orgasmo tiene más que ver con lo que genera la otra persona y no tanto por su sexo, sino por aspectos de piel y conexión.

Un estudio mucho más grande en el que participaron 53.000 estadounidenses, realizado en el 2017 por el Instituto Kinsey, especializado en encuestas sobre sexología, registró números incluso más contundentes, con las mismas tendencias. En este caso, las lesbianas informaron que llegaron el 86% de las veces al orgasmo durante el sexo, en comparación con el 65% de las heterosexuales. Los hombres heterosexuales dijeron que tenían un orgasmo el 95% de las ocasiones. Y no se registraron números respecto a la población LGBTI.

La sexóloga alemana Shere Hite realizó un trascendente tratado de la sexualidad femenina, llamado El informe Hite, en el que reunió vasta cantidad de argumentos femeninos frente a variadas preguntas acerca de su vida sexual.

Del orgasmo con estimulación del clítoris sin penetración surgieron expresiones como: "Es más intenso, más centrado, más localizado, más limitado, más externo, más excitante, más definido". Mientras que al orgasmo solamente con penetración lo definieron como: "Más difuso, más apagado, que afecta a todo el cuerpo, más suave".

Entre mujeres el sexo funciona mejor porque hay un mejor conocimiento del funcionamiento del cuerpo y de los tiempos de ese cuerpo. El tiempo femenino es muy diferente del masculino, los hombres necesitan mucho menor tiempo para excitarse. Y es difícil frenar la aceleración del momento, que en el caso de las parejas hetero suele ser uno de los grandes conflictos, sostiene la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz. 

Este tipo de personas pueden identificarse con el tipo de personalidad que los psicólogos Oldham y Morris definen como teatral. Como todos, tienen sus virtudes y sus defectos, pero pueden enseñarnos mejor que nadie cómo desplegar ese encanto seductor si nos quedamos con el lado positivo de su forma de ver la vida.

Son características de la mujer coqueta las siguientes:

Se guían por sus emociones, que suelen ser muy intensas. Son apasionadas y cambian con facilidad de estado de ánimo. Reaccionan siempre con intensidad y son propensas a estallidos emocionales. Cuando se enfadan pueden sentir una gran ira pero se les pasa rápidamente y no guardan rencor.

Son imaginativas, cuentan historias entretenidas y ven la vida como una obra teatral llena de encanto y misterio.

Necesitan la atención de los demás, sus elogios y su admiración.

Son muy sociables, les encanta estar rodeadas de gente y hacen amigos continuamente. Les gusta complacer a las personas y hacer que se sientan cómodas. Tienen una gran capacidad para interpretar el lenguaje corporal y los sentimientos de los demás, así como para adivinar sus deseos, que luego tratan de satisfacer. Son sensuales y seductoras.

Son intuitivas, se mueven por impulsos, siguiendo sus corazonadas. Lo quieren todo en el momento y no son buenas planificadores.

No toleran el aburrimiento ni la monotonía o las tareas rutinarias y desagradables. Quieren mantener siempre un estado de ánimo optimista y para ello reprimen todo lo desagradable. No quieren saber nada de los problemas y siempre piensan que todo saldrá bien.

En el amor necesitan compañeros emocionalmente estables, ya que si se unen a otra persona que se rija por las emociones es muy probable que todo acabe estallando. Su pareja tendrá que estar dispuesta a encargarse de las tareas aburridas, como el pago de facturas, impuestos, etc. Tienden a idealizar mucho a la persona amada y a ver sólo el lado positivo, por lo que pueden resultar engañadas con facilidad.

Nadie ha estudiado más la evolución de la sexualidad que Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. Ciertamente Master & Johnson estudiaron las conductas sexuales en la sociedad estadounidense, pero lo hicieron solo desde la perspectiva de cómo interactuaban las personas adultas y no como se desarrollaba su sexualidad la persona desde bebé.

Para Freud, la sexualidad humana es una de las principales vertientes de la energía vital que mueve el comportamiento del ser humano. Esta energía, a la que se le puso el nombre de libido, es la fuente de los impulsos que para el padre del psicoanálisis hacen que tendamos hacia ciertos objetivos a corto plazo y, a la vez, obligan a otras instancias de nuestra psique a reprimir estas tendencias para no ponernos en peligro o no entrar en conflicto con el entorno en el que vivimos.

La energía vital que se expresa a través de la sexualidad, según Freud, está presente ya desde las primeras semanas de nuestra vida, lo cual significa que nuestra vertiente sexual no nace en la  adolescencia, tal y como muchos investigadores de su época sostenían.

Pero las repercusiones de esto no tienen que ver simplemente con localizar el inicio de nuestro desarrollo sexual en uno u otro punto de nuestro calendario vital. Tiene implicaciones profundas en el modo en el que Freud relacionaba nuestra personalidad con nuestra vertiente íntima, afectiva y basada en impulsos.

Freud propone que en los primeros años de nuestras vidas atravesamos distintas etapas de desarrollo vinculadas a la sexualidad y a distintas fijaciones, y que lo que ocurra durante ellas influirá en el modo en el que el inconsciente condicione a la persona una vez haya llegado a la adultez. Es decir, que cada una de las etapas del desarrollo psicosexual marcaría los tiempos que delimitan qué tipo de acciones son necesarias para expresar la libido de manera satisfactoria y cuáles pueden llegar a crear conflictos que queden enquistados en nosotros de manera inconsciente.

La etapa oral ocupa los primeros 18 meses de vida y en ella aparecen los primeros intentos por sastisfacer las demandas promovidas por la libido. En ella la boca es la principal zona en la que se busca placer.

 

La segunda Etapa es la anal que se produciría desde el fin de la etapa oral y hasta los 3 años de edad. Se trapa de la fase en la que se empiezan a controlar el esfínter en la defecación. Para Freud, esta actividad está vinculada al placer y la sexualidad.

Las fijaciones relacionadas con esta fase del desarrollo psicosexual tienen que ver con la acumulación y con el gasto, vinculadas con el espíritu ahorrador y la disciplina en el primer caso, y con la desorganización y el derroche de recursos en el segundo.

La siguiente Etapa es la fálica, la fase pulsional duraría entre los 3 y los 6 años, y su zona erógena asociada es la de los genitales. De este modo, la principal sensación placentera sería la de orinar, pero también se originaría en esta fase el inicio de la curiosidad por las diferencias entre hombres y mujeres, niños y niñas, empezando por las evidentes disimilitudes en la forma de los genitales y terminando en intereses, modos de ser y de vestir, etc.

Además, Freud relacionó esta fase con la aparición del "complejo de Edipo", en el que los niños varones sienten atracción hacia la persona que ejerce el rol de madre y sienten celos y miedo hacia la persona que ejerce el rol de padre. En cuanto a las niñas que pasan por esta etapa del desarrollo psicosexual Freud "adaptó ligeramente la idea con Complejo de Edipo para que englobas a estas, a pesar de que el concepto había sido desarrollado para que cobrase sentido principalmente en los varones. Fue más tarde cuando Carl Jung propuso el complejo de Electra como contraparte femenina al Edipo.

Luego viene la Etapa de latencia que empieza hacia los 7 años y se extiende hasta el inicio de la pubertad. La etapa de latencia se caracteriza por no tener una zona erógena concreta asociada y, en general, por representar una congelación de las experimentaciones en materia de sexualidad por parte de los niños, en parte a causa de todos los castigos y amonestaciones recibidas. Es por eso que Freud describía esta fase como una en la que la sexualidad queda más camuflada que en las anteriores.

La etapa de latencia ha estado asociada a la aparición del pudor y la vergüenza relacionada con la sexualidad.

Por último tenemos la Etapa genital que aparece con la pubertad y se prolonga en adelante. Está relacionada con los cambios físicos que acompañan a la adolescencia. Además, en esta fase del desarrollo psicosexual el deseo relacionado con lo sexual se vuelve tan intenso que no se puede reprimir con la misma eficacia que en etapas anteriores.

La zona erógena relacionada con este momento vital vuelve a ser la de los genitales, pero a diferencia de lo que ocurre en la fase fálica, aquí ya se han desarrollado las competencias necesarias para expresar la sexualidad a través de vínculos de unión de carácter más abstracto y simbólico que tienen que ver con el consenso y el apego con otras personas. Es el nacimiento de la sexualidad adulta, en contraposición a otra ligada solo a las simples gratificaciones instantáneas y obtenidas mediante actividades estereotípicas.

El problema, según Freud, es que si una etapa no es superada, al crecer el niño y convertirse en adulto tendrá problemas de sexualidad.

Cuando hablamos de matrimonio surgen los términos monogamia, bigamia y poligamia. Cuando hablamos de poligamia pensamos que el hombre es el único con derecho a contraer matrimonio con varias mujeres, sin embargo, la mujer también puede decidir si tiene uno o más maridos, por supuesto solo en contados países. Y a esa relación se le denomina poliandria.

Aunque no es muy común, existen lugares del mundo donde se practica, particularmente en el Tibet y la india. Esto se debe a que en su cultura los genes del padre son menos importantes que los de la madre.

La poliandria es fruto así de la liberación y el adelanto de la sociedad en cuanto a temas sociológicos. Existe también en la cultura occidental, ya que hay mujeres y hombres que entienden que el amor no es equitativo o que no se comparte con una sola persona, sino con varias, por lo que es verdad que es más el número de polígamos masculinos que femeninos, pero hay quien lo practica con naturalidad.

La poliandria en sí mismo es una respuesta de adaptación a la pobreza y a los recursos limitados de algunas civilizaciones que viven en tierras que no son fértiles, por lo que un estudio sostiene que esto se debe a que no quieren compartir las tierras con alguien fuera de la familia, por lo que, en vez de repartirse el terreno, se reparten a la mujer.

Esto conlleva a que el número de mujeres reduzca su casamiento y nacimientos de niños, por lo que el número de bocas que alimentar es menor y así adaptarse a los pocos recursos que tienen.

Esto es un tema que preocupa en países en expansión como China, que calcula que dentro de algunos años va a haber 30 millones más de varones que de mujeres.

También se trata de una cuestión de clases, de tal forma que aquellos hombres que tengan mayor poder adquisitivo tienen más posibilidades de permitirse encontrar más fácilmente a una esposa que uno que sea pobre.

Esto es algo que en ya se practicó siglos atrás, donde las mujeres elegían a dos maridos como fin económico y para ahorrar los pocos recursos y que se disipasen los bienes. Y que es muy probable que no haya otra solución en países en los que el exceso de hombres provoque esta situación.

Pero este fenómeno no solo es humano. Los expertos han descubierto que la poliandria es practicada por algunas especies de mamíferos e insectos.

Nuestros aborígenes, tanto los mayas como los pipiles, lentas y otras tribus cercanas, siempre tuvieron sexo. De no ser así, no hubiesen existido.

Sin embargo, el concepto de sexualidad de nuestras tribus era muy distinto al del Viejo Mundo, o mejor dicho, de los conquistadores, ya que ellos tenían distinta enfoque moral y religioso sobre el sexo, que era visto más allá de un acto meramente reproductivo.

Sin embargo, hay que decir que sus prácticas perturbaron a los conquistadores españoles que llegaron a la región en el siglo XVI.

Por ejemplo, se ha investigado que las relaciones homosexuales eran una práctica frecuente entre la civilización maya como un elemento más en la formación de los jóvenes y que se reflejó en las ídolos prehispánicos, muchos de las cuales tenían aspectos femeninos y masculinos a la vez.

Por otra parte, en algunas culturas la masturbación era un tema vinculado con la fertilidad y los mayas la practicaban en rituales para fecundar la tierra.

Sin embargo, el adulterio era habitualmente era castigado. Los mexicas permitían al marido arrancar la nariz a bocados a los adúlteros. Los purepéchas los quemaban vivos mientras les arrojaban agua con sal.

Hay, además, un elemento adicional: en algunas culturas mesoamericanas el erotismo no era un elemento medular en la sexualidad, como ocurre hoy en día, sino que lo percibían como una manera de ordenar la Tierra, que tiene un lado femenino y uno masculino, que existe arriba o abajo.

El sexo durante embarazo puede ser riesgoso, especialmente cuando la mujer tiene ciertas complicaciones o las tuvo en el pasado, entre ellas: si es embarazo múltiples (gemelos, trillizos o más); tuvo un aborto espontáneo antes o corre riesgo de tener un aborto espontáneo en este embarazo. El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.

También es peligro cuando la mujer tuvo un bebé prematuro antes o tiene las señales del parto prematuro en su embarazo. El bebé prematuro es aquel que nace demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El parto prematuro es cuando su parto comienza temprano; antes de las 37 semanas completas de embarazo.

De igual manera hay peligro si tiene un cuello uterino incompetente. Eso sucede cuando el cuello uterino se abre demasiado temprano en el embarazo. El cuello uterino es la abertura hacia el útero (matriz) que está en la parte superior de la vagina. El cuello uterino incompetente puede causarle el parto prematuro.

Otro problema es cuando hay placenta previa. Sucede cuando la placenta está muy baja en el útero y cubre todo o parte del cuello uterino. La placenta previa puede causar sangrado grave y otras complicaciones más adelante en el embarazo.

¿Cómo puede asegurarse de que el sexo no sea riesgoso durante el embarazo?

El coito sexual no perjudica a su bebé durante el embarazo. Los músculos del útero y el líquido amniótico que rodea a su bebé en el útero ayudan a protegerlo. El tapón mucoso ayuda a proteger a su bebé de las infecciones. Ese tapón es una masa de mucosidad que bloquea la abertura del cuello uterino. Si su pareja es de sexo masculino, el pene no tiene contacto con el bebé durante el coito sexual.

Aunque las relaciones sexuales son seguras para la mayoría de las mujeres durante el embarazo, y no lastiman a su bebé, le convendrá protegerlo contra ciertas infecciones que usted puede contagiarse a través delsexo. 

¿Sex qué?, algunas veces no sabemos ni que son las cosas y andamos diciendo mi sexapil está al máximo, mis sentidos sexy´s me dicen que esta situación es sexosa, pero no sabemos cómo aplicar esta palabra en nuestra propia forma de ser. Pero bueno, no debe ser tan difícil descifrar a que se refiere y es que muchas veces hemos escuchado esta palabra en ciertos contextos que nos ayudan a definir a que está haciendo referencia.

El sex appeal es la atracción sexual de una persona, pero este concepto no hace referencia a la atracción sexual que esta persona tenga por otros, sino más bien hace un énfasis básico al deseo sexual que una persona despierta en otros, de forma simple el sex appeal es que tan atractivo sexualmente resultas para los demás, sin importar que sea de una forma erótica o simplemente sexual.

El sex appeal un tema que ha intrigado a expertos y científicos para descubrir que es lo que despierta el interés en una persona, ¿qué es lo que sucede en nuestra mente?, ¿acaso son feromonas?, ¿belleza física?
Todavía se sigue estudiando la raíz del sex appeal, pero algo que no podemos negar es que este es más bien una actitud mental, no es solo algo físico, el sex appeal está completamente vinculado a las personas que se creen irresistibles y en función de eso actúan de determinada manera. Alguna vez se han topado con una chica o un chico que no es  una persona perfecta, que no es nada atractiva sino bastante fea pero que tiene algo que les despierta un gran interés y deseo sexual, ese es el sex appeal y para que una persona pueda expresarlo tiene que proyectar confianza, seguridad y sensualidad, un viejo arte que se está olvidando pero el erotismo y la sensualidad de una persona están muy ligados con este nuevo concepto.

Expertos aseguran que el sex appeal es una cuestión que involucra el tono de voz, los movimientos corporales de la persona, su aroma, su estilo, su ropa, su porte; una combinación de muchos factores que hacen que una persona resulte sexualmente atractiva para el sexo opuesto.

Y si creen que el sex appeal solo lo tienen personas con cuerpos perfectamente torneados, déjennos decirles que no es así; la belleza y su interpretación es subjetiva, afortunadamente en este concepto de interés o atracción sexual no solo interviene la belleza de una persona, sino el uso de muchas estrategias de seducción, entre ellos los movimientos del cuerpo, el aroma, la modulación de la voz, las miradas y todo lo que socialmente nos hace atractivos hacia los demás y que pongan en marcha los mecanismos para despertar un interés sexual hacia nuestro propio cuerpo.

Sin dudas es algo que se tiene que practicar. Afortunadamente en muchos sitios se hacen recomendaciones básicas al respecto, aunque hay que decir que el sex appeal es una combinación de muchas, pero muchas cosas que incluyen confianza, el cuerpo, la voz, el erotismo, etc. Es todo un paquete.

El erotismo y lo porno marcan diferencias en su plástica y lenguaje. En la música, son los géneros los que marcan diferencia, ya que mientras muchos reggaetoneros se limitan a cantar letras obscenas, algunos de los grandes intérpretes del siglo pasado reverenciaron al sexo de manera más poética.

“Yo estaba idiotizado con el espejo empañado.
Me dijo: dobla en la esquina, iremos hasta mi casa. Después de un par de tequilas, veremos qué es lo que pasa.
Para que describir lo que hicimos en la alfombra, si basta con resumir que le bese hasta la sombra y un poco más
”, fragmento de “El Taxi”, de Ricardo Arjona, 1994.

Y qué decir de la excitante lírica que muestra Álvaro Torres en dos de sus canciones. En “Acaríciame” (1977) pide frenético:

Acaríciame, despacio, lentamente y sin temor, acaríciame y siente dentro de tu corazón que el amor es algo más que una mirada,
que no basta con decir unas palabras y que un beso es nada más que una emoción. Acaríciame, yo quiero que te sientas hoy mujer, acaríciame y goza como yo de este placer…
Acaríciame y siénteme tan dentro de tu piel, envuélveme en tu cuerpo de mujer, olvídate del tiempo y del ayer, acaríciame y déjame escuchar tu corazón, que late a prisa igual que mi pasión, que vibra como yo con este amor…

Y luego en “De punta a punta” (1986):

Deja la luz encendida que quiero mirarte desnuda, ahora no hay ninguna prisa y te amaré de punta a punta palmo a palmo, beso a beso así como imaginaba sólo los dos en silencio enredados en la cama.

Había soñado tanto este precioso momento, pero esto es lo máximo, estoy entrando en tu cuerpo siento tu pecho agitado y tu vientre como el fuego los dos estamos temblando de pasión y delirio de amor y deseo.

Abrázame, apriétame, acaríciame, y bésame que se queden fundidas tu piel y mi piel, quiero amarte una vez y otra vez y otra vez.

Abrázame, apriétame, acaríciame, y bésame que del mar de tu cuerpo yo quiero beber hasta la última gota de amor y placer.

Una vez más te acaricio mientras tu piel se estremece y se me rompe el instinto y otra vez quiero poseerte siento tu pecho agitado y tu vientre como el fuego los dos estamos temblando de pasión y delirio de amor y deseo.

También, para muestra del erotismo lírico tenemos a José José y su tema “Voy a llenarte toda” (1983):

Aflójate el pañuelo que llevas en el pelo. 
Desliza ese vestido que va ceñido a ti.
Descálzate y camina sin miedo hasta mis brazos que voy a amarte tanto, que vas a ser feliz. 
Desprende con malicia, tu pelo aprisionado; despójate de prisa, de todo lo demás; deja correr mis manos por donde te estremeces. 
Quiero por fin tenerte y hacerte mía ya.

Voy a llenarte toda, toda; lentamente y poco a poco con mis besos, 
voy a llenarte toda, toda y a cubrirte con mi amor todo tu cuerpo, 
voy a amarte sin fin, sin razón ni medida, que solo para amarte necesito la vida.

De letras eróticas ni The Beatles se escaparon, pues ellos también martillaron preguntando “¿Por qué no lo hacemos en la calle?”, en una de sus canciones más pobres, líricamente hablando, donde repiten hasta la saciedad la misma pregunta ¿Why don’t we do it in the road?, en una melodía de 1968 que dura un minuto 40 segundos.

La eyaculación precoz es la eyaculación sin control y prematura, que se produce con una mínima estimulación sexual e imposibilita seguir con el coito para satisfacerse a sí mismo y a la pareja.

Existen dos tipos: la primaria, cuando ha estado presente a lo largo de la vida sexual del hombre y la secundaria, que aparece relacionada con la disfunción eréctil y se soluciona tratando estos problemas de erección.

Síntomas o ¿cómo reconocerla?

  • La eyaculación se produce sin control antes de lo que uno mismo o su pareja quisiera.
  • La eyaculación se produce antes de la penetración.
  • La eyaculación se produce justo después de la penetración.
  • Siempre se ha eyaculado con esta sintomatología a lo largo de su vida sexual o es un cambio repentino en su comportamiento sexual.

Eyaculación Precoz Psicológica

Los factores psicológicos, la tensión y el nerviosismo, provocan que el hombre eyacule, ya sea porque se trata de un nuevo encuentro sexual o por haber fallado en casos anteriores.

Este estado de ansiedad, provocado por el miedo a volver a fallar, lo inducirá a eyacular de forma precoz nuevamente, entrando en un círculo vicioso.

Eyaculación Precoz Orgánica

También llamada hipersensibilidad, es la causa cuando el hombre tiene un glande hipersensible, lo que hace que sienta más de lo normal y, por tanto, eyacula al menor contacto.

Aprendizaje defectuoso

La causa, en este caso, es la falta de aprendizaje del control eyaculatorio. El hombre aprendió a eyacular sin apenas estimulación sexual, transformándolo en un hábito que ha repetido siempre. Es difícil abandonarlo sin la ayuda de un médico experto. Solventando sólo una de las causas no se soluciona, ya que las tres causas suelen actuar al mismo tiempo.

Diagnóstico

El diagnóstico en Boston Medical Group se lleva a cabo por uno de nuestros médicos expertos en sexualidad masculina, en la primera consulta.

El diagnóstico puede incluir una historia clínica y sexual detallada, una ecografía o un estudio de los conductos nerviosos.

Tratamiento

Todas nuestras recomendaciones de tratamiento son personalizadas tienen un alto índice de éxito.

Recomendamos una estrategia exhaustiva que combina asesoramiento, cambios conductuales y medicamentos, siempre totalmente personalizados en función de cada caso, consiguiendo:

  • Mantener relaciones sexuales más prolongadas
  • Restablecer la auto-confianza frente a la pareja.

Nuestro sentido del olfato muy bien pudo desarrollarse para facilitar el trabajo del sentido del gusto y guiar nuestro movimiento. La búsqueda de alimentos ya no tenía que ser al azar sino dirigida por este nuevo “gusto a distancia” que permitía saber de dónde provenían ciertas partículas olorosas liberadas por un nutriente cercano

El sentido del olfato nos ofrece ahora una información muy compleja, más allá de la alimentación, con una maravillosa participación en nuestra vida sexual; pues desarrolló un sistema especializado para percibir moléculas liberadas por otros organismos –las feromonas- con las que recibe información sobre territorialidad, agresión o disponibilidad sexual

 Cuando uno encuentra a una persona cuyo humor es agradable, se despiertan las sensaciones que nos impulsan a acercarnos, oler y disfrutar el contacto con ella. Se despliegan los comportamientos de conquista y se asume una disposición hacia el compartir y el apareamiento

 Muchas de las veces que eso sucede, nuestra organización social no nos permite concretar la conquista sexual y esas experiencias se pueden convertir en simples vinculaciones laborales, académicas o de amistad, no sentimentales; pero, igualmente, con un fuerte lazo que denominamos “química”

El olfato durante el sexo puede jugar un papel tanto excitante como bloqueador, dependiendo de si los olores que emana la otra persona nos son agradables o no. Se ha dicho, por ejemplo, que el vello púbico tiene entre sus funciones el mantener moléculas de nuestras secreciones genitales para atraer a una potencial pareja sexual; sin embargo, con frecuencia sucede justamente lo contrario. Los perfumes, lociones y colonias son usados tanto para ensombrecer los malos olores como para ofrecer un buen aroma y, aún así, no todos estos odorizantes causan buen impacto a cualquier persona

Es tan básica nuestra química sexual que, sin necesidad de aromas sintéticos, consideramos que más bien se guía por encontrar y hacer pareja justamente con personas que liberen moléculas de olor particularmente diferente –tal vez idealmente opuesto al propio- por cuanto el apareamiento promueve una altísima probabilidad de que los descendientes cuenten con una gran variabilidad adaptativa

Por supuesto, aunque no es lo usual, hay personas para quienes el olfato guía su placer sexual de una manera obsesiva y centran toda su experiencia en la recepción de olores emanados por las diferentes partes del cuerpo de su pareja, para poder alcanzar el éxtasis. Cómo huele su pelo, su piel, sus axilas, su aliento, su sudor, sus genitales y hasta su orina o su materia fecal

Exploremos y disfrutemos, alguna vez al menos, de un encuentro sexual con quien, a nuestro juicio, huela bien.  Dejémonos llevar por las sensaciones que produce este sentido, tratando de ignorar transitoriamente lo que se ve, o se oye, o se toca, encontrando excitación y deseo primitivos con los olores

A cada uno de nuestros canales sensoriales démosle la opción de ser nuestros protagonistas sexuales de vez en cuando.

Por Ricardo Bateman

El termino masoquista o masoquismo viene del escritor austriaco llamado Masoch, muy reconocido por sus descripciones de la vida misma en sus escritos, como en el libro La Venus de la piel, que relata escenas de duros castigos dentro de la relación sexual, el masoquismo igual que el sadismo son conductas asociadas a la psicología humana de infligir o recibir dolor, humillación, sumisión o dominio, contribuyendo así a la excitación sexual de una persona. Se define como la necesidad de sufrir dolor físico o moral, humillación o sumisión para poder conseguir placer sexual de la misma persona que en circunstancias normales no pueden.

Psicológicamente hablando, se puede decir que el individuo masoquistarequiere de una dominación completa de otra persona, siendo en este caso las mujeres la mayoría de las veces que representa este papel de masoquistas, actos que muchos han relacionado con el rol pasivo, que se supone propio del sexo femenino en una relación normal. Siendo una forma de vida y de decisión sexual, se ha especulado con una posibilidad de demostrar que son alteraciones de origen biológico, innato. Como va de la mano con el sadismo, el masoquismo es parte de la teatralidad, la puesta en escena y no la persona en si lo que da el placer, son las llamadas secciones que implica el deseo y la excitación de ambos participantes.

Los objetos usados van desde cadenas, látigos de cuero, muebles, cruces de maderas, indumentaria para vestir, antifaces, perfumes, velas, entre otras que al masoquista pudieran causarle humillación, así encontrar el placer de complacer a su persona dominante. Consiente de mutuo acuerdo en ser atado, arrastrado, golpeado, humillaciones verbales mientras son penetrados, golpeados en variaciones del dolor que van de fuertes a agudos, entre los actos más intensos les permiten a sus dominantes que los orines o defequen sobre ellos.

El orgasmo se obtiene mediantes recompensa, por el aguante y la buena disposición de la persona que hace el papel de masoquista. Muchas veces el orgasmo es producido instantáneo por el nivel elevado de excitación del participante. Se habla de un estilo de vida que en la actualidad es muy frecuente, aunque las personas no lo demuestren a simple vista, aun muchas llegan a estar en terapias psicológicas para modificar la conducta, aunque no se hace referencia alguna que sea de buen resultado ya que la persona debe tener total disposición en cambiar si así lo quiere.

Aunque muchos no lo saben, para hablar de la sexualidad femenina y del placer de las mujeres con el sexo, abiertamente y sin tabúes, Brasil ha liderado que el 8 de agosto se celebre el Día Internacional del Orgasmo Femenino.

En el año 2006 el concejal de Esperantina (Brasil), José Arimateia Dantas Lacerda, impulsó una ley para defender el placer sexual en las mujeres, estudiarlo y abordarlo como una cuestión de salud pública. El brasileño se basó en una encuesta de alumnos de la Universidad Federal de Piauí, que detectó que el 28% de las mujeres de esta región eran incapaces de llegar al orgasmo o tenían dificultades para lograrlo.

A partir de esa fecha, la idea se popularizó por todo el mundo, en gran parte gracias a las redes sociales, pues se llegó a comprender que el orgasmo en una mujer con edad para tener una sexualidad saludable, era algo vital para su existencia, no solo corporal, sino también psicológica.

Pero ¿qué ocurre durante esos segundos en los que cerebro y genitales proporcionan una explosión de placer en el cuerpo femenino durante el sexo? ¿Cómo se explica desde el punto de vista científico un orgasmo?

AsapSCIENCE, un canal canal divulgativo lo explica de forma muy visual a través de un vídeo que cuenta ya con más de 9 millones de visualizaciones, aunque no tiene versión en castellano, solo en inglés.

Sus creadores hablan de cuatro etapas durante el orgasmo: excitación, meseta, orgasmo, y resolución. El cerebro es el principal actor en todo el proceso y es el principal encargado de la estimulación del flujo sanguíneo, la frecuencia cardíaca, respiración y respuesta del sistema nervioso central, que a su vez envía señales al sistema de recompensa. Además de la respuesta fisiológica, que provoca contracciones en los músculos vaginales en las mujeres, el cerebro libera dopamina y oxitocina. ¿Qué le ocurre al cerebro femenino durante el orgasmo? Durante un orgasmo, ciertas partes del cerebro se activan mientras que otras se desactivan por completo. En las mujeres, la corteza orbitofrontal lateral se 'cierra' temporalmente (esta es la parte del cerebro que se conoce por el razonamiento y el control de la conducta). Las mujeres también experimentan una activación la sustancia gris central o sustancia gris periacueductal, que desencadena una respuesta diferente a la de los hombres que se conoce como comportamiento defensivo de lucha o huida. También se ha demostrado que las mujeres experimentan una disminución en la actividad de la amígdala y el hipocampo, relacionados ambos con la ansiedad y el miedo. Esto contribuye a una relajación mayor después del orgasmo. En ellas, la reducción del estrés y ansiedad tras un orgasmo es mayor que en ellos.

Fuente:  https://www.youtube.com/watch?v=hpc2NjUAtOY

Después de cientos de años de especular con las causas y consecuencias de colocar a ciertas damas del Medievo un calzón de metal llamado Cinturón de Castidad, que supuestamente servía para evitar la entrada de un pene o cualquier otro objeto sexual en una mujer casada, cuyo marido debía dejarla sola por años, mientras él luchaba en Jerusalén, ahora resulta que su existencia o al menos sus usos han sido una farsa.

El famoso Cinturón de Castidad era supuestamente para obligar a las mujeres a utilizarlos y evitar infidelidades sexuales o, en casos extremos, padres de familia que querían que sus hijos se mantuvieran vírgenes hasta el matrimonio.

Poner un artefacto de esta naturaleza a una mujer suena ridículo, retrógrado y, sobre todo, antihigiénico, pero recordemos que estamos hablando de la Edad Media, del oscurantismo eran otros tiempos muy diferentes.

Albrecht Classen, profesor de Historia ha descubierto que los cinturones de castidad, los que tanto nos han contado hechos de metal para asegurar la fidelidad de la mujer, jamás existieron.

De hecho, las referencias a los cinturones de castidad en los textos europeos se remontan a siglos, hasta bien entrado el primer milenio A.D. Pero hasta el siglo XI, todas esas referencias se citaban en teología, como metáforas de la idea de fidelidad y pureza.

El dibujo más antiguo de un cinturón de castidad apareció en 1405 en un trabajo sobre ingeniería militar llamado Bellifortis, entre diseños detallados de catapultas, armaduras, dispositivos de tortura y otros instrumentos de guerra.

Ya en el siglo XVI, el cinturón de castidad comenzó a aparecer de forma regular en ilustraciones y grabados en madera. Por lo general, las escenas eran muy parecidas: un marido, a menudo un tipo mayor, se marchaba de viaje. Su esposa era retratada, normalmente semi desnuda, usando ropa interior de metal. Pero en algún lugar de la foto, su amante ya estaba esperando a que el marido se fuera con una copia de la llave del cinturón en la mano.

Existen varios ejemplos físicos de cinturones de castidad que se han exhibido en los museos. Sin embargo, la mayoría de los expertos e historiadores piensan que estos objetos de metal fueron hechos en etapas muy posteriores a la Edad Media, y son objetos que de existir tuvieron un fin lúdico, pura fantasía y fetichismo de pasado que nunca existió realmente.

Una investigación de la revista Public HealthEngland del mes pasado sobre sexualidad, reveló que los niveles de satisfacción sexual de las mujeres que tienen relaciones con parejas de su mismo sexo, mejoran significativamente que cuando se relacionan con sexos opuestos.

Según las estadísticas, las mujeres lésbicas llegan orgasmo el 75% de las veces que tienen sexo, en comparación con el 61% de las mujeres hétero. 

La revista realizó una encuesta a siete mil mujeres. El punto es que llegar al orgasmo tiene más que ver con lo que genera la otra persona y no tanto por su sexo, sino por aspectos de piel y conexión.

Un estudio mucho más grande en el que participaron 53.000 estadounidenses, realizado en el 2017 por el Instituto Kinsey, especializado en encuestas sobre sexología, registró números incluso más contundentes, con las mismas tendencias. En este caso, las lesbianas informaron que llegaron el 86% de las veces al orgasmo durante el sexo, en comparación con el 65% de las heterosexuales. Los hombres heterosexuales dijeron que tenían un orgasmo el 95% de las ocasiones. Y no se registraron números respecto a la población LGBTI.

La sexóloga alemana Shere Hite realizó un trascendente tratado de la sexualidad femenina, llamado El informe Hite, en el que reunió vasta cantidad de argumentos femeninos frente a variadas preguntas acerca de su vida sexual.

Del orgasmo con estimulación del clítoris sin penetración surgieron expresiones como: "Es más intenso, más centrado, más localizado, más limitado, más externo, más excitante, más definido". Mientras que al orgasmo solamente con penetración lo definieron como: "Más difuso, más apagado, que afecta a todo el cuerpo, más suave".

Entre mujeres el sexo funciona mejor porque hay un mejor conocimiento del funcionamiento del cuerpo y de los tiempos de ese cuerpo. El tiempo femenino es muy diferente del masculino, los hombres necesitan mucho menor tiempo para excitarse. Y es difícil frenar la aceleración del momento, que en el caso de las parejas hetero suele ser uno de los grandes conflictos, sostiene la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz. 

Este tipo de personas pueden identificarse con el tipo de personalidad que los psicólogos Oldham y Morris definen como teatral. Como todos, tienen sus virtudes y sus defectos, pero pueden enseñarnos mejor que nadie cómo desplegar ese encanto seductor si nos quedamos con el lado positivo de su forma de ver la vida.

Son características de la mujer coqueta las siguientes:

Se guían por sus emociones, que suelen ser muy intensas. Son apasionadas y cambian con facilidad de estado de ánimo. Reaccionan siempre con intensidad y son propensas a estallidos emocionales. Cuando se enfadan pueden sentir una gran ira pero se les pasa rápidamente y no guardan rencor.

Son imaginativas, cuentan historias entretenidas y ven la vida como una obra teatral llena de encanto y misterio.

Necesitan la atención de los demás, sus elogios y su admiración.

Son muy sociables, les encanta estar rodeadas de gente y hacen amigos continuamente. Les gusta complacer a las personas y hacer que se sientan cómodas. Tienen una gran capacidad para interpretar el lenguaje corporal y los sentimientos de los demás, así como para adivinar sus deseos, que luego tratan de satisfacer. Son sensuales y seductoras.

Son intuitivas, se mueven por impulsos, siguiendo sus corazonadas. Lo quieren todo en el momento y no son buenas planificadores.

No toleran el aburrimiento ni la monotonía o las tareas rutinarias y desagradables. Quieren mantener siempre un estado de ánimo optimista y para ello reprimen todo lo desagradable. No quieren saber nada de los problemas y siempre piensan que todo saldrá bien.

En el amor necesitan compañeros emocionalmente estables, ya que si se unen a otra persona que se rija por las emociones es muy probable que todo acabe estallando. Su pareja tendrá que estar dispuesta a encargarse de las tareas aburridas, como el pago de facturas, impuestos, etc. Tienden a idealizar mucho a la persona amada y a ver sólo el lado positivo, por lo que pueden resultar engañadas con facilidad.

Nadie ha estudiado más la evolución de la sexualidad que Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. Ciertamente Master & Johnson estudiaron las conductas sexuales en la sociedad estadounidense, pero lo hicieron solo desde la perspectiva de cómo interactuaban las personas adultas y no como se desarrollaba su sexualidad la persona desde bebé.

Para Freud, la sexualidad humana es una de las principales vertientes de la energía vital que mueve el comportamiento del ser humano. Esta energía, a la que se le puso el nombre de libido, es la fuente de los impulsos que para el padre del psicoanálisis hacen que tendamos hacia ciertos objetivos a corto plazo y, a la vez, obligan a otras instancias de nuestra psique a reprimir estas tendencias para no ponernos en peligro o no entrar en conflicto con el entorno en el que vivimos.

La energía vital que se expresa a través de la sexualidad, según Freud, está presente ya desde las primeras semanas de nuestra vida, lo cual significa que nuestra vertiente sexual no nace en la  adolescencia, tal y como muchos investigadores de su época sostenían.

Pero las repercusiones de esto no tienen que ver simplemente con localizar el inicio de nuestro desarrollo sexual en uno u otro punto de nuestro calendario vital. Tiene implicaciones profundas en el modo en el que Freud relacionaba nuestra personalidad con nuestra vertiente íntima, afectiva y basada en impulsos.

Freud propone que en los primeros años de nuestras vidas atravesamos distintas etapas de desarrollo vinculadas a la sexualidad y a distintas fijaciones, y que lo que ocurra durante ellas influirá en el modo en el que el inconsciente condicione a la persona una vez haya llegado a la adultez. Es decir, que cada una de las etapas del desarrollo psicosexual marcaría los tiempos que delimitan qué tipo de acciones son necesarias para expresar la libido de manera satisfactoria y cuáles pueden llegar a crear conflictos que queden enquistados en nosotros de manera inconsciente.

La etapa oral ocupa los primeros 18 meses de vida y en ella aparecen los primeros intentos por sastisfacer las demandas promovidas por la libido. En ella la boca es la principal zona en la que se busca placer.

 

La segunda Etapa es la anal que se produciría desde el fin de la etapa oral y hasta los 3 años de edad. Se trapa de la fase en la que se empiezan a controlar el esfínter en la defecación. Para Freud, esta actividad está vinculada al placer y la sexualidad.

Las fijaciones relacionadas con esta fase del desarrollo psicosexual tienen que ver con la acumulación y con el gasto, vinculadas con el espíritu ahorrador y la disciplina en el primer caso, y con la desorganización y el derroche de recursos en el segundo.

La siguiente Etapa es la fálica, la fase pulsional duraría entre los 3 y los 6 años, y su zona erógena asociada es la de los genitales. De este modo, la principal sensación placentera sería la de orinar, pero también se originaría en esta fase el inicio de la curiosidad por las diferencias entre hombres y mujeres, niños y niñas, empezando por las evidentes disimilitudes en la forma de los genitales y terminando en intereses, modos de ser y de vestir, etc.

Además, Freud relacionó esta fase con la aparición del "complejo de Edipo", en el que los niños varones sienten atracción hacia la persona que ejerce el rol de madre y sienten celos y miedo hacia la persona que ejerce el rol de padre. En cuanto a las niñas que pasan por esta etapa del desarrollo psicosexual Freud "adaptó ligeramente la idea con Complejo de Edipo para que englobas a estas, a pesar de que el concepto había sido desarrollado para que cobrase sentido principalmente en los varones. Fue más tarde cuando Carl Jung propuso el complejo de Electra como contraparte femenina al Edipo.

Luego viene la Etapa de latencia que empieza hacia los 7 años y se extiende hasta el inicio de la pubertad. La etapa de latencia se caracteriza por no tener una zona erógena concreta asociada y, en general, por representar una congelación de las experimentaciones en materia de sexualidad por parte de los niños, en parte a causa de todos los castigos y amonestaciones recibidas. Es por eso que Freud describía esta fase como una en la que la sexualidad queda más camuflada que en las anteriores.

La etapa de latencia ha estado asociada a la aparición del pudor y la vergüenza relacionada con la sexualidad.

Por último tenemos la Etapa genital que aparece con la pubertad y se prolonga en adelante. Está relacionada con los cambios físicos que acompañan a la adolescencia. Además, en esta fase del desarrollo psicosexual el deseo relacionado con lo sexual se vuelve tan intenso que no se puede reprimir con la misma eficacia que en etapas anteriores.

La zona erógena relacionada con este momento vital vuelve a ser la de los genitales, pero a diferencia de lo que ocurre en la fase fálica, aquí ya se han desarrollado las competencias necesarias para expresar la sexualidad a través de vínculos de unión de carácter más abstracto y simbólico que tienen que ver con el consenso y el apego con otras personas. Es el nacimiento de la sexualidad adulta, en contraposición a otra ligada solo a las simples gratificaciones instantáneas y obtenidas mediante actividades estereotípicas.

El problema, según Freud, es que si una etapa no es superada, al crecer el niño y convertirse en adulto tendrá problemas de sexualidad.

Cuando hablamos de matrimonio surgen los términos monogamia, bigamia y poligamia. Cuando hablamos de poligamia pensamos que el hombre es el único con derecho a contraer matrimonio con varias mujeres, sin embargo, la mujer también puede decidir si tiene uno o más maridos, por supuesto solo en contados países. Y a esa relación se le denomina poliandria.

Aunque no es muy común, existen lugares del mundo donde se practica, particularmente en el Tibet y la india. Esto se debe a que en su cultura los genes del padre son menos importantes que los de la madre.

La poliandria es fruto así de la liberación y el adelanto de la sociedad en cuanto a temas sociológicos. Existe también en la cultura occidental, ya que hay mujeres y hombres que entienden que el amor no es equitativo o que no se comparte con una sola persona, sino con varias, por lo que es verdad que es más el número de polígamos masculinos que femeninos, pero hay quien lo practica con naturalidad.

La poliandria en sí mismo es una respuesta de adaptación a la pobreza y a los recursos limitados de algunas civilizaciones que viven en tierras que no son fértiles, por lo que un estudio sostiene que esto se debe a que no quieren compartir las tierras con alguien fuera de la familia, por lo que, en vez de repartirse el terreno, se reparten a la mujer.

Esto conlleva a que el número de mujeres reduzca su casamiento y nacimientos de niños, por lo que el número de bocas que alimentar es menor y así adaptarse a los pocos recursos que tienen.

Esto es un tema que preocupa en países en expansión como China, que calcula que dentro de algunos años va a haber 30 millones más de varones que de mujeres.

También se trata de una cuestión de clases, de tal forma que aquellos hombres que tengan mayor poder adquisitivo tienen más posibilidades de permitirse encontrar más fácilmente a una esposa que uno que sea pobre.

Esto es algo que en ya se practicó siglos atrás, donde las mujeres elegían a dos maridos como fin económico y para ahorrar los pocos recursos y que se disipasen los bienes. Y que es muy probable que no haya otra solución en países en los que el exceso de hombres provoque esta situación.

Pero este fenómeno no solo es humano. Los expertos han descubierto que la poliandria es practicada por algunas especies de mamíferos e insectos.

Nuestros aborígenes, tanto los mayas como los pipiles, lentas y otras tribus cercanas, siempre tuvieron sexo. De no ser así, no hubiesen existido.

Sin embargo, el concepto de sexualidad de nuestras tribus era muy distinto al del Viejo Mundo, o mejor dicho, de los conquistadores, ya que ellos tenían distinta enfoque moral y religioso sobre el sexo, que era visto más allá de un acto meramente reproductivo.

Sin embargo, hay que decir que sus prácticas perturbaron a los conquistadores españoles que llegaron a la región en el siglo XVI.

Por ejemplo, se ha investigado que las relaciones homosexuales eran una práctica frecuente entre la civilización maya como un elemento más en la formación de los jóvenes y que se reflejó en las ídolos prehispánicos, muchos de las cuales tenían aspectos femeninos y masculinos a la vez.

Por otra parte, en algunas culturas la masturbación era un tema vinculado con la fertilidad y los mayas la practicaban en rituales para fecundar la tierra.

Sin embargo, el adulterio era habitualmente era castigado. Los mexicas permitían al marido arrancar la nariz a bocados a los adúlteros. Los purepéchas los quemaban vivos mientras les arrojaban agua con sal.

Hay, además, un elemento adicional: en algunas culturas mesoamericanas el erotismo no era un elemento medular en la sexualidad, como ocurre hoy en día, sino que lo percibían como una manera de ordenar la Tierra, que tiene un lado femenino y uno masculino, que existe arriba o abajo.

El sexo durante embarazo puede ser riesgoso, especialmente cuando la mujer tiene ciertas complicaciones o las tuvo en el pasado, entre ellas: si es embarazo múltiples (gemelos, trillizos o más); tuvo un aborto espontáneo antes o corre riesgo de tener un aborto espontáneo en este embarazo. El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.

También es peligro cuando la mujer tuvo un bebé prematuro antes o tiene las señales del parto prematuro en su embarazo. El bebé prematuro es aquel que nace demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El parto prematuro es cuando su parto comienza temprano; antes de las 37 semanas completas de embarazo.

De igual manera hay peligro si tiene un cuello uterino incompetente. Eso sucede cuando el cuello uterino se abre demasiado temprano en el embarazo. El cuello uterino es la abertura hacia el útero (matriz) que está en la parte superior de la vagina. El cuello uterino incompetente puede causarle el parto prematuro.

Otro problema es cuando hay placenta previa. Sucede cuando la placenta está muy baja en el útero y cubre todo o parte del cuello uterino. La placenta previa puede causar sangrado grave y otras complicaciones más adelante en el embarazo.

¿Cómo puede asegurarse de que el sexo no sea riesgoso durante el embarazo?

El coito sexual no perjudica a su bebé durante el embarazo. Los músculos del útero y el líquido amniótico que rodea a su bebé en el útero ayudan a protegerlo. El tapón mucoso ayuda a proteger a su bebé de las infecciones. Ese tapón es una masa de mucosidad que bloquea la abertura del cuello uterino. Si su pareja es de sexo masculino, el pene no tiene contacto con el bebé durante el coito sexual.

Aunque las relaciones sexuales son seguras para la mayoría de las mujeres durante el embarazo, y no lastiman a su bebé, le convendrá protegerlo contra ciertas infecciones que usted puede contagiarse a través delsexo. 

¿Sex qué?, algunas veces no sabemos ni que son las cosas y andamos diciendo mi sexapil está al máximo, mis sentidos sexy´s me dicen que esta situación es sexosa, pero no sabemos cómo aplicar esta palabra en nuestra propia forma de ser. Pero bueno, no debe ser tan difícil descifrar a que se refiere y es que muchas veces hemos escuchado esta palabra en ciertos contextos que nos ayudan a definir a que está haciendo referencia.

El sex appeal es la atracción sexual de una persona, pero este concepto no hace referencia a la atracción sexual que esta persona tenga por otros, sino más bien hace un énfasis básico al deseo sexual que una persona despierta en otros, de forma simple el sex appeal es que tan atractivo sexualmente resultas para los demás, sin importar que sea de una forma erótica o simplemente sexual.

El sex appeal un tema que ha intrigado a expertos y científicos para descubrir que es lo que despierta el interés en una persona, ¿qué es lo que sucede en nuestra mente?, ¿acaso son feromonas?, ¿belleza física?
Todavía se sigue estudiando la raíz del sex appeal, pero algo que no podemos negar es que este es más bien una actitud mental, no es solo algo físico, el sex appeal está completamente vinculado a las personas que se creen irresistibles y en función de eso actúan de determinada manera. Alguna vez se han topado con una chica o un chico que no es  una persona perfecta, que no es nada atractiva sino bastante fea pero que tiene algo que les despierta un gran interés y deseo sexual, ese es el sex appeal y para que una persona pueda expresarlo tiene que proyectar confianza, seguridad y sensualidad, un viejo arte que se está olvidando pero el erotismo y la sensualidad de una persona están muy ligados con este nuevo concepto.

Expertos aseguran que el sex appeal es una cuestión que involucra el tono de voz, los movimientos corporales de la persona, su aroma, su estilo, su ropa, su porte; una combinación de muchos factores que hacen que una persona resulte sexualmente atractiva para el sexo opuesto.

Y si creen que el sex appeal solo lo tienen personas con cuerpos perfectamente torneados, déjennos decirles que no es así; la belleza y su interpretación es subjetiva, afortunadamente en este concepto de interés o atracción sexual no solo interviene la belleza de una persona, sino el uso de muchas estrategias de seducción, entre ellos los movimientos del cuerpo, el aroma, la modulación de la voz, las miradas y todo lo que socialmente nos hace atractivos hacia los demás y que pongan en marcha los mecanismos para despertar un interés sexual hacia nuestro propio cuerpo.

Sin dudas es algo que se tiene que practicar. Afortunadamente en muchos sitios se hacen recomendaciones básicas al respecto, aunque hay que decir que el sex appeal es una combinación de muchas, pero muchas cosas que incluyen confianza, el cuerpo, la voz, el erotismo, etc. Es todo un paquete.

El erotismo y lo porno marcan diferencias en su plástica y lenguaje. En la música, son los géneros los que marcan diferencia, ya que mientras muchos reggaetoneros se limitan a cantar letras obscenas, algunos de los grandes intérpretes del siglo pasado reverenciaron al sexo de manera más poética.

“Yo estaba idiotizado con el espejo empañado.
Me dijo: dobla en la esquina, iremos hasta mi casa. Después de un par de tequilas, veremos qué es lo que pasa.
Para que describir lo que hicimos en la alfombra, si basta con resumir que le bese hasta la sombra y un poco más
”, fragmento de “El Taxi”, de Ricardo Arjona, 1994.

Y qué decir de la excitante lírica que muestra Álvaro Torres en dos de sus canciones. En “Acaríciame” (1977) pide frenético:

Acaríciame, despacio, lentamente y sin temor, acaríciame y siente dentro de tu corazón que el amor es algo más que una mirada,
que no basta con decir unas palabras y que un beso es nada más que una emoción. Acaríciame, yo quiero que te sientas hoy mujer, acaríciame y goza como yo de este placer…
Acaríciame y siénteme tan dentro de tu piel, envuélveme en tu cuerpo de mujer, olvídate del tiempo y del ayer, acaríciame y déjame escuchar tu corazón, que late a prisa igual que mi pasión, que vibra como yo con este amor…

Y luego en “De punta a punta” (1986):

Deja la luz encendida que quiero mirarte desnuda, ahora no hay ninguna prisa y te amaré de punta a punta palmo a palmo, beso a beso así como imaginaba sólo los dos en silencio enredados en la cama.

Había soñado tanto este precioso momento, pero esto es lo máximo, estoy entrando en tu cuerpo siento tu pecho agitado y tu vientre como el fuego los dos estamos temblando de pasión y delirio de amor y deseo.

Abrázame, apriétame, acaríciame, y bésame que se queden fundidas tu piel y mi piel, quiero amarte una vez y otra vez y otra vez.

Abrázame, apriétame, acaríciame, y bésame que del mar de tu cuerpo yo quiero beber hasta la última gota de amor y placer.

Una vez más te acaricio mientras tu piel se estremece y se me rompe el instinto y otra vez quiero poseerte siento tu pecho agitado y tu vientre como el fuego los dos estamos temblando de pasión y delirio de amor y deseo.

También, para muestra del erotismo lírico tenemos a José José y su tema “Voy a llenarte toda” (1983):

Aflójate el pañuelo que llevas en el pelo. 
Desliza ese vestido que va ceñido a ti.
Descálzate y camina sin miedo hasta mis brazos que voy a amarte tanto, que vas a ser feliz. 
Desprende con malicia, tu pelo aprisionado; despójate de prisa, de todo lo demás; deja correr mis manos por donde te estremeces. 
Quiero por fin tenerte y hacerte mía ya.

Voy a llenarte toda, toda; lentamente y poco a poco con mis besos, 
voy a llenarte toda, toda y a cubrirte con mi amor todo tu cuerpo, 
voy a amarte sin fin, sin razón ni medida, que solo para amarte necesito la vida.

De letras eróticas ni The Beatles se escaparon, pues ellos también martillaron preguntando “¿Por qué no lo hacemos en la calle?”, en una de sus canciones más pobres, líricamente hablando, donde repiten hasta la saciedad la misma pregunta ¿Why don’t we do it in the road?, en una melodía de 1968 que dura un minuto 40 segundos.

 

Ninguna sociedad antigua fue tan liberal, sexualmente hablando, como la Grecia Clásica. En la antigua Grecia la vida era más plácida porque el sexo se practicaba de manera libre y sin vergüenza, pues lo consideraban un acto natural e inofensivo para la salud, tal como realmente debe verse. Incluso los dioses griegos alentaban a las personas a tener encuentros sexuales de manera libre.  

Los griegos tenían, incluso, dioses específicos para la actividad sexual. Eros, también conocido como Cupido, la potencia del instinto. Afrodita es la diosa de la belleza y el erotismo. Dionisio, mejor conocido como Baco, aunque no está relacionado directamente al sexo, por ser el dios de la vendimia y el vino, podemos decir que no está ausente de una relación lujuriosa en la que el alcohol forma parte.

Como era obvio, después de muchos bacanales ninguna persona contaba con una virginidad intacta. No obstante, para ellos esto no era ningún problema porque dicha característica sólo era digna de las diosas. En su mitología había dos mujeres que gozaron del sexo de manera intensa y siempre conservaron su pureza: Hera, la esposa de Zeus que entregó su cuerpo a los placeres sin remordimiento porque año con año iban a la fuente de Canatos a bañarse para renovar su virginidad y Afrodita (conocida por los romanos como Venus), quien se sumergía en el agua y cuando salía su inocencia volvía a ella. De esta manera conservaban su pureza como diosa.

Sin embargo, la principal práctica sexual de los antiguos griegos que hoy parecería deshonesta es la del amor homosexual. Por el contrario, tener una relación con una mujer era un acto vulgar y una pasión vacía, pues el amor entre hombres era más respetado por la sociedad griega.
Por lo general la relación era entre un hombre mayor y uno menor. Quien poseía los conocimientos amatorios por su larga experimentación en la vida se le llamaba erastés, mientras que el joven inexperto era nombrado como erómeno. El hombre maduro debía educar, proteger y dar un buen ejemplo a su amado. El jovencito ofrecía a cambio su lealtad y belleza física.
Esta lógica desencadenó una enorme red de prostitución entre los jóvenes griegos. Con el fin de tener dinero, las familias más pobres vendían la virginidad y cuerpo de sus hijos varones a los hombres con más poder del pueblo. Aunque también había casos en que chicos adinerados se entregaban a personas maduras simplemente para vivir nuevas experiencias sexuales.
El amor homosexual estaba circunspecto a las personas cultas. Fuera de esa costumbre se hallaban los matrimonios convencionales, donde la mujer tenía la primordial función de procrear y cuidar de sus hijos. "Te entrego a esta mujer para la procreación de hijos legítimos", era parte del compromiso matrimonial.
Quienes no se casaban se dedicaban a la prostitución, práctica popular en la Atenas del siglo V y IV. Existían dos clases de cortesanas, las que trabajaban en burdeles y vivían en condiciones de esclavas o las llamadas hetairas, que significa acompañamiento femenino. Estas mujeres tenían vastos conocimientos y solían competir en cultura con los hombres. La más famosa fue Aspasia de Mileto, amante de Pericles y maestra de filosofía de Platón y Sócrates. 

Está fuera de toda duda que los griegos eran una sociedad machista que nunca le concedió un lugar importante a la mujer.

La enseñanza popular dice que la mujer debe respetar 40 días no solo para tener relaciones sexuales, sino para muchas otras cosas, entre ellas el tipo de alimentación.

Lo que los médicos recomiendan es esperar hasta después del chequeo posparto (alrededor de 6 semanas después de dar a luz) para tener relaciones sexuales otra vez.

Cuando la mujer se siente lista para empezar a tener relaciones sexuales otra vez, deberá usar un anticonceptivo confiable, para no quedar inmediatamente embarazada. La creencia popular sostiene que si la mujer está dando pecho, esa labor la inmuniza para quedar embarazada, pero el punto hoy en día en cuanto al uso del preservativo no solo es el embarazo, sino cualquier contagio.

Aun después de que el cuerpo de la parturienta se haya recuperado, la mujer experimentará algunos cambios comunes que podrían afectar su vida sexual: 

Puede sentir sequedad en la vagina por los cambios hormonales, en especial si está dando pecho. Para superar esta deficiencia se recomienda el uso de una crema o gel lubricante para ayudar a que la vagina sea más resbaladiza.

Tal vez no sienta tanto placer durante el coito sexual porque los músculos vaginales pueden estar débiles después del parto. Para este caso se sugiere que la mujer intente distintas posiciones hasta encontrar la más cómoda. Este problema suele desaparecer con el tiempo.

Para fortalecer los músculos vaginales, es conveniente que la mujer haga ejercicios Kegel. Es decir, contraer los músculos que usa para detener la corriente de orina y sostenerlos durante 10 segundos. Esto se debe hacer de 10 a 20 veces seguidas al menos tres veces por día.

Quizás el deseo sexual no sea tan intenso como de costumbre. Eso es normal, así que no hay que preocuparse. Hay muchas razones por las que siente menos interés en el sexo, como sentirse muy cansada o estresada por el cuidado del bebé. O tal vez le preocupe que el coito sexual le resulte incómodo o doloroso. Para aumentar su deseo sexual, la recién madre debe acercarse a su pareja en otros momentos que no sea en la cama. Si no tiene deseos de tener relaciones sexuales, debe intente otras formas de intimidad con su pareja.

¡No es fácil cuidar de sí misma cuando está dedicada por completo a cuidar de su bebé! Para ayudarla a sentirse mejor, debe comer alimentos sanos, hacer algo activo todos los días y descansar lo más que pueda. Si le preocupa tener relaciones sexuales otra vez, lo más indicado es hablar con su pareja. Tal vez su pareja sienta lo mismo. La mayoría de las parejas reanudan su vida sexual activa en algún momento del primer año de vida del bebé. Si le preocupan las relaciones sexuales o se siente presionada para hacerlo, busque ayuda profesional con su ginecóloga.

EL PAPEL DEL TERAPEUTA SEXUAL

En países como el nuestro, la sexualidad se esconde en los armarios o, como dice coloquialmente la gente, bajo el alfombra. Cuando el marido es impotente y tiene eyaculación precoz o la mujer es frígida, la salida más común que encuentra la pareja afectada es buscar un amante. Sin embargo, esa actitud lo que hace es empeorar las relaciones y termina por acabar un matrimonio y un hogar.

El papel de terapeuta sexual es precisamente estudiar cada caso y dar las recomendaciones particulares para que la pareja supere su problema y vuelva a florecer el amor. Su función es servir de guía, apoyo, orientación, educar y sobre todo estar orientadas hacia la resolución de las demandas externadas por la persona o pareja. El trato con los pacientes no debe ser extendido más allá de una relación estrictamente profesional terapeuta-paciente.

El papel del psicólogo como terapeuta sexual se debe a que muchas veces las respuestas sexuales fallan por razones emocionales. La conducta sexual, las fantasías siempre tienen un impacto individual en la persona. Puede sentirse satisfecha y relajada o, quizá la ignorancia, la culpabilidad, los deseos ocultos, producen una ansiedad que entorpece la respuesta sexual. De hecho, gran parte de las disfunciones sexuales tienen causas psíquicas y la mayoría pueden tratarse con éxito. De ahí la importancia que tiene la terapia sexual llevada a cabo por el psicólogo especialista en sexología.

Los problemas de salud sexual provienen de situaciones personales, de la relación de pareja o sociales que deberían identificarse y darle un tratamiento adecuado. Actualmente se recomienda un enfoque donde se dé relevancia a los síntomas o síndromes clínicos que alteran la salud sexual del individuo o de la relación de éste con su pareja. Los problemas sexuales pueden tener diferentes causas (orgánicas, psicológicas y sociales) y es donde el terapeuta sexual tiene que descartar y valorar las diferentes incidencias.

El terapeuta sexual ha de realizar inicialmente una evaluación de la conducta sexual, la historia del problema y al final valorar un diagnóstico con un posible tratamiento. Muchas veces superar el sufrimiento en secreto de la persona que presenta o cree presentar un problema sexual es el inicio de la solución. El terapeuta sexual descarta inicialmente si el problema sexual planteado tiene una causa médica y si sospecha que pudiera ser así lo derivará al especialista médico pertinente (urólogo, ginecólogo, geriatra). Si se descarta una patología orgánica se continúa la terapia sexual y se intentará modificar un problema de comportamiento.

Un problema sexual existe cuando un individuo realiza una actividad sexual que le hace sentirse infeliz o coartado en su libertad o si la misma representa alguna molestia o algún peligro para sí mismo o para las demás personas de su entorno o grupo social de referencia, pudiendo estar esta anormalidad relacionada causalmente tanto con alteraciones orgánicas, como con anomalías o trastornos funcionales o psicológicos.

SEXO Y EMBARAZO

El sexo es un aspecto sano de la relación afectiva que usted mantiene con su pareja. Pero ¿está bien tener relaciones sexuales cuando está embarazada? Para la mayoría de las mujeres, el sexo no implica riesgos durante el embarazo.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre el sexo durante el embarazo:

Si su embarazo es sano, puede tener relaciones sexuales. Usted y su pareja pueden usar posiciones que sean seguras y cómodas durante todo el embarazo.

Las relaciones sexuales no lastiman a su bebé. El líquido amniótico del útero ayuda a proteger a su bebé durante las relaciones sexuales.

Si tiene complicaciones del embarazo ahora o si las ha tenido en el pasado, tal vez no sea seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo.

Si después de tener relaciones sexuales, tiene sangrado intenso, dolores abdominales fuertes o pérdida de líquido amniótico, llame a su profesional o vaya a una sala de emergencia.

Posiciones sexuales son mejores durante el embarazo

Es posible que las posiciones sexuales que eran cómodas antes del embarazo y a principios de éste le resulten incómodas o incluso sean peligrosas en las etapas más avanzadas del embarazo. Por ejemplo, acostarse boca arriba (también llamada posición tradicional del misionero) después del cuarto mes de embarazo pone presión en los vasos sanguíneos principales por el peso de su bebé en crecimiento. Intente en cambio estas posiciones: 

La mujer arriba. Esta posición le permite controlar cuán rápido, lento y cómoda desea estar durante las relaciones sexuales.

Posición de la cuchara. Recuéstese de costado con su pareja en la misma posición detrás de usted. Esta posición ayuda a disminuir la cantidad de presión que se ejerce sobre su abdomen.

Mujer en cuatro. Esta posición sobre manos y rodillas funciona mejor durante el primer y el segundo trimestres porque reduce la presión sobre su abdomen. A medida que se le agranda el abdomen, quizás esta posición le resulte incómoda.

¿De qué otras formas puede lograr la intimidad con su pareja?

No es preciso tener coito sexual para demostrarle afecto a su pareja. Usted puede tener momentos de intimidad al: 

Acurrucarse o arrimarse

Besarse

Masajearse. Es cuando usted y su pareja se frotan suavemente el cuerpo.

Masturbación mutual. Es cuando usted y su pareja se tocan para alcanzar el orgasmo.

Sexo oral

Para mantener la conexión con su pareja, hable de sus necesidades de manera abierta y afectiva. Déjese guiar por el goce y la comodidad. Si hay algo que no le resulta bien a uno de los dos, cámbielo. Si le preocupa que el embarazo esté afectando la relación con su pareja, hable con su profesional de la salud.

LA MEJOR EDAD PARA EL SEXO

Personas entre las edades de 50 y 60 años que fueron encuestadas dijeron que el mejor sexo lo tuvieron a los 46 años. Esta investigación contradice los resultados de otros estudios que determinaban que los hombres alcanzan su pico sexual a los 18 años y las mujeres a los 30. Sin embargo, otro estudio afirmó que la mejor edad no son los 20, ni los 30, ni los 40, sino a los 66 años, en el caso de las mujeres y los hombres a los 64. Tal discrepancia nos induce a cuestionar a los especialistas sobre si ¿existe una edad específica para disfrutar del sexo? No hay duda de que el sexo siempre es interesante a los 20 o a los 40, con la pareja de años o con el amante de una noche.

Quienes defienden que el sexo es mejor a una edad avanzada, sostienen que el sexo tiende a mejorar una vez que has aprendido que la atracción sexual no se basa solo en el aspecto físico. Por desgracia, esa es una lección que muchas personas no aprender hasta que son sexagenarios.

Según enlistan otros sexólogos, el sexo es mejor después de los 40 porque con logros y frustraciones de vivencias pasadas,  las mujeres y los hombres ya tienen una cantidad de situaciones resueltas, reconocen mejor sus orgasmos y aumentan su autoestima.

Además, debido a que muchos a esta edad ya tienen hijos o están separados el “tema hijos” no interviene en la relación. Asimismo, otra de las razones en la que los expertos coinciden es que es esta etapa de la vida no existe la misma frecuencia que a los 20, la pareja solo lo decide cuando realmente tiene ganas y se vuelve divertido masajearse, bañarse, besarse en cada una de las partes del cuerpo y no limitarse a lo genital.

¿Es necesaria la viagra después de los 50?

Uno de puntos que puede jugar en contra a esta edad es la creencia de que la vida sexual entra en declive, pero este solo es un mito.

“Si el adulto maduro no tiene enfermedades físicas que alteren la fisiología sexual puede continuar disfrutando del sexo sin los apremios de la vida juvenil”, explica Walter Ghedin, psicólogo y psiquiatra.

“El hombre, a esta altura de la vida, ya no tiene las frecuentes e instantáneas erecciones de sus años juveniles y necesita recibir estimulación por parte de su compañera para poder disfrutar. Esto hace que el encuentro sexual sea mucho más prolongado”, concluye Resnicoff.

No obstante todo lo anterior, consideramos que, pese a haber momentos que se definen como de mayor plenitud sexual, el erotismo se disfruta en todas las etapas de la vida, porque para el amor no hay edad y el sexo está íntimamente ligado a este maravilloso sentimiento.

Si bien en las mujeres los indicios de la llegada de la menopausia son claros y definidos, como por ejemplo el cese de la menstruación, en los hombres las manifestaciones no son tan claras. Ciertamente que en los dos casos se trata de una caída en los niveles de hormonas, estrógenos en la mujer y testosterona en el hombre, al segundo le es difícil un diagnóstico correcto.

A pesar de ser un gran desconocido, un 82% de los hombres pueden presentar andropausia a partir de los 50 años, un porcentaje que va en aumento.

La andropausia no es un proceso tan drástico como en la mujer, es más lento y progresivo y conforme pasan los años tiende a producirse un descenso en la producción de testosterona, hormona masculina que provoca cambios importantes en el hombre.

El inicio de la andropausia es variable y la expresividad clínica también.

Hay varones en los que baja un poco su testosterona, pero se encuentran bien, no tienen síntomas y, en cambio, hay otros que a los 50 años empiezan a experimentar un descenso de la actividad física y del deseo sexual muy exagerado para su edad.

Tienen menos fuerza y resistencia física, se cansan más de lo habitual, presentan descenso del deseo sexual… y hay que diagnosticarlo y diferenciarlo de otras enfermedades como la depresión.

Los síntomas más recurrentes son: Depresión, pérdida de masa muscula y de vello genital, dificultades sexuales, alteraciones del sueño, disminución de la libido, manos y pies fríos, irritabilidad, sudoración, estreñimiento y hormigueo en las extremidades

La vida laboral concluye, y puede aparecer la depresión post- retiro, se da también una baja en la actividad social, cambios familiares, como el abandono del hogar paterno por parte de los hijos

Si tomamos en cuenta que todo esto sucede en una etapa de la vida de cuestionamiento para los hombres, se hace difícil advertir si los síntomas anteriormente mencionados tienen que ver con el exterior o hay alguna causa física que los provoca o intensifica.

A la hora de tratar la andropausia existe coincidencia en que es necesario reponer el faltante de testosterona que puede ser administrada por vía oral, por inyecciones intramusculares o mediante la aplicación de un gel en hombros o abdomen, este último método es el que más se acerca al proceso fisiológico natural.

Antes y durante el tratamiento de remplazo hormonal es imperioso vigilar la próstata y no debe administrarse testosterona a pacientes con tumores prostáticos o agrandamiento de próstata.

Para finalizar se recomienda mantener la actividad sexual. Está comprobado que tiene un efecto beneficioso sobre la erección, ya que capacidad de erección cambia con la edad pero no desparece, ningún hombre es demasiado mayor para consultar un problema de disfunción eréctil, es fundamental no renunciar a la vida sexual

Aliviar el stress ayuda mucho por ejemplo mediante la práctica de deportes. Compartir el “problema” con la pareja, ya que puede ser parte activa en la solución del mismo, y con amigos o grupos de la misma edad que puedan estar padeciendo síntomas similares

Es muy importante cuidar la alimentación y las horas de descanso. Disminuir o evitar el consumo de cafeína y alcohol

Leopold von Sacher-Masoch (Siglo XIX)) fue un escrito austríaco reconocido en su época por sus descripciones de la vida, paisajes y costumbres de todas las regiones que formaron el Imperio Austrohúngaro.

En nuestros días su celebridad se debe ante todo al escándalo que acompañó la publicación de algunas de sus novelas, en particular de La Venus de las pieles, y a ser el apellido Masoch el inspirador de la palabra masoquismo, aparecida por primera vez en Psicopatía sexual (1886), de Krafft-Ebing, quien le otorgó este nombre a causa de las peculiares aficiones de sus personajes.

El masoquismo sexual es la participación intencional en una actividad en la cual el sujeto es humillado, golpeado y atado o es objeto de algún otro tipo de abuso para experimentar excitación sexual. El trastorno de masoquismo sexual es el masoquismo sexual que provoca malestar significativo o significativamente perjudica el funcionamiento de la persona.

El masoquismo sexual es una forma de parafilia, pero la mayoría de las personas que tienen intereses masoquistas no cumplen los criterios clínicos de un trastorno parafílico, que requieren que el comportamiento, las fantasías o los impulsos intensos de la persona provocan malestar o deterioro clínicamente significativos. La afección también debe haber estado presente durante ≥ 6 meses.

Las fantasías y la conducta sexual sadomasoquistas entre adultos que consienten su práctica es muy frecuente. La actividad masoquista tiende a ser ritual y duradera. En la mayoría de los casos, la práctica en la humillación y los golpes simplemente se representa en fantasías, sabiendo los participantes que es un juego y evitando cuidadosamente una humillación o daños reales. Sin embargo, la intensidad de la actividad aumenta con el tiempo en algunos masoquistas y pueden provocarse lesiones graves o la muerte.

Las actividades de los masoquistas pueden ser la manera preferida o exclusiva de producir la excitación sexual. Las personas pueden concretar sus fantasías masoquistas en sí mismos, por ejemplo, atándose ellos mismos, pinchando su propia piel, aplicándose descargas eléctricas o quemándose a sí mismos.

FETICHISMO

El fetichismo proviene de la palabra fetiche, que significa objeto inanimado al que se atribuye un poder mágico o superior y por esta razón se le da un aprecio desmesurado más que por su valor intrínseco.

La palabra se originó a partir del participio pasivo del verbo hacer: 'hecho'. Hacia fines del siglo xv en español la palabra 'hechizo', como 'artificio supersticioso de que se valen los hechiceros', según definía en el Diccionario español-latino (1495) de Antonio de Nebrija.  'Hechicero', palabra también formada a partir de 'hacer' ya aparecía registrada en nuestra lengua desde Calila y Dimna, un libro de cuentos anónimo traducido del árabe por iniciativa de Alfonso X. 'Hechicero' y 'hechizo' pasaron al portugués como feiticeiro y feitiço, respectivamente. Esta segunda palabra portuguesa pasó luego al francés como fetiche y más tarde al inglés como fetish para denominar objetos de hechicería africana, tales como amuletos y talismanes. Posteriormente, reingresó al castellano con este significado bajo una nueva forma: fetiche. Jugando con el carácter mágico de los fetiches, el filósofo alemán Karl Marx adoptó la palabra para referirse al "fetichismo de la mercancía", por el cual, según él, un producto manufacturado oculta las relaciones de explotación bajo las cuales fue producido. Más adelante, el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, retomó la palabra fetiche para referirse a ciertos fenómenos observados en su práctica clínica, en los cuales el interés sexual de algunos pacientes aparecía desplazado hacia objetos vinculados indirectamente a su objeto sexual, tales como prendas de ropa, mechones de cabello.

A nivel de Psicología y particularmente como una de las tantas Disfunciones sexuales, fetichismo es una tendencia en las que las personas suelen ser sexualmente atraídos por alguna razón a un objeto inanimado o por una parte del cuerpo particularmente peculiar que puedan tener algunas connotaciones sexuales en sí mismo, estos objetos, generalmente tienen que ver con el cuerpo humano, son apreciados por su textura, que al tacto descargan sensaciones, son de variedad infinita y uno más extraordinario que otros, que van desde zapatos, ropa de todo tipo, joyas, cabellos (los de la zona intima juegan un papel muy importante es el fetichismo), incluso hasta animales en caso extremos.

Es una situación de sustitución que se produce entre la persona y el objeto inanimado, ser o parte del cuerpo, siendo así, la manera de estar excitado y sentir placer proviene del objeto por sus características no de la persona. Se le conoce como un tipo de trastornos que solo se suele diagnosticar en hombre, pero que en la actualidad las mujeres también se les conocen en este ámbito. Hay grados de diferencias para poder distinguir el fetichismo como lo que se podría llamar preferencias sexuales, peculiaridades y un verdadero fetichismo.

Podemos decir que si una persona sienta debilidad por determinados detalles, como por ejemplo los lunares, no se le cataloga como pervertido o fetichista. Al igual que un hombre que se excite más rápido al ver a una mujer en bragas, no se les considera tener un problema de fetichismo. En la vida diaria se puede decir que en todo se utiliza el fetichismo como moda, en las grandes publicidades del mercado se ha utilizado el sexo para vender y dar mayor auge a un producto determinado, son detalles minuciosos y de buen gusto que en algunos casos pasan desapercibido al ojo humano como en otros casos son más explícitos  a la hora de reaventarse en calidad de los productos.

En las relaciones de pareja un cambio o una variación de lo cotidiano siempre causa emoción al experimentarlo lo nuevo, como un conjunto de lencería muy atrevido con medias negras largas, el problema se produce si en la mujer o en el hombre sería la única forma de encontrar el placer o la excitación que requieren para una relación sexual placentera. Esto lleva a la inseguridad que poseen los seres humanos con su propio cuerpo, es decir, que sin algún objeto se sientan sin la posibilidad de gustar o la imposibilidad de sentir placer, convirtiéndose en un verdadero trastorno.

Las causas de esto no se conocen como tal ni están demostradas científicamente y varían en cada persona que la padece, o simplemente es una forma de vida que escogieron, pero que entre ellos podemos encontrar causas psicológicas como: traumas infantiles, violación, familias con desequilibrio comprobados, aprendizaje errónea desde la infancia, entre otros que pudieran haber influido y por ser así el tratamiento es complicado de aplicar.

BIBLIA Y SEXO 

Algunos pasajes bíblicos abordan temas escabrosos, como el incesto, la mutilación sexual, la prostitución –tanto sagrada como profana–, la masturbación y la homosexualidad. En el Antiguo Testamento hallamos numerosos episodios que giran en torno a las relaciones carnales, como el de Zipora y Moisés, el estupro de Dina o la desnudez de Noé. Es emblemático el famoso pasaje de Génesis 19 sobre Sodoma, en el cual vemos a Lot defendiendo a los ángeles del Señor, huéspedes de su casa, de un grupo de sodomitas empeñados en violarlos.
En esta situación, Lot no duda en ofrecer a sus jóvenes hijas («que todavía no han conocido hombre») para aplacar a los lascivos varones que le exigen la entrega de los ángeles. Más adelante, después de haber huido a las montañas las hijas de Lot emborrachan al padre con vino y abusan sexualmente de éste para quedarse embarazadas. De esta unión incestuosa nació la estirpe de los moabitas, a la que perteneció Ruth, una antepasada de Jesús.
Pero en el Antiguo Testamento hay muchos otros pasajes similares, como el erotismo desenfrenado del rey David, campeón de intrigas con trasfondo sexual, que llegó al extremo de enviar a la muerte a Urías, uno de los jefes de su ejército, para arrebatarle a su esposa Betsabé, después de haberla poseído en ausencia del marido. No deja de ser llamativo que del fruto de este adulterio execrable surgiera la línea davídica de la que nacería Jesús, según Mateo.
El Cantar de los cantares
Pero en el Antiguo Testamento no sólo hay escándalo. También se encuentra uno de los ejemplos más sensuales de la poesía erótica en la literatura universal: El Cantar de los Cantares. En sus versos se exalta el esplendor de Eros, la naturaleza, la belleza, la ternura... Y el perfume: «por la fragancia son embriagantes tus perfumes, aroma es tu nombre, por eso las jóvenes te aman»
Este pasaje aparece evocado en el evangelio de Juan, cuando la casa que hospedaba a Jesús «se llenó del perfume del ungüento». En el Cantar apreciamos la figura de la mujer en un contexto bíblico. Comparando los textos donde se habla del hombre, en el Antiguo Testamento destaca la escasa presencia femenina. Para el judaísmo es el hombre quien refleja la imagen de Dios. La mujer aparece relegada a un papel secundario y muy subordinado. Sin embargo, en este poema atribuido a Salomón se descubre la sensualidad femenina. La pasión que transmite el Cantar es un intenso deseo carnal, pero dotado con una «chispa divina». Estamos ante un simbolismo en el cual convergen el amor humano y el divino, que así se transforman en dos dimensiones estrechamente ligadas, como la naturaleza humana y la divina en Cristo.

Siempre del Antiguo Testamento, en Génesis encontramos la historia de Er, primogénito de Judá y hermano de Onán y Sela, quien era un malvado y por eso Dios le quitó la vida. Entonces su padre le ordenó a Onán, el siguiente y único hermano capaz de dar descendencia a su difunto hermano, pues Sela aún no había llegado a la adultez o a una edad recomendable para casarse, que conviviera con la Tamar, la viuda. Esto era de acuerdo con la costumbre de que el niño así nacido sucedería a la herencia del hermano, es decir que el hijo que nacía sería de la descendencia del difunto. Esta costumbre era conocida como "levirato" (del latín levir, "cuñado") y era una solución para la interrupción de la herencia provocada por la muerte prematura de un hombre entes de haber tenido un heredero. Esta costumbre era un acto obligatorio. Sin embargo, en el caso de Onán, cada vez que tenía relaciones sexuales con la mujer de su hermano, en lugar de eyacular dentro de ella derramaba en la tierra el semen para no dar simiente a su hermano, lo cual a los ojos de Dios fue malo y también lo mató a él.

 

De esta vivencia sexual deriva la palabra “ONANISMO”, la cual es definida por el DRAE como sinónimo de masturbación.

 

EL COMPLEJO DE ELECTRA

De acuerdo con Sigmund Freud, durante el desarrollo psicosexual femenino, una niña se une inicialmente a su madre. Pero cuando ella descubre que no tiene pene, algo que sí posee su padre, comienza a sentir resentimiento hacia su madre, que la culpa de su “castración”. Como resultado de ello, Freud creía que la niña comienza a identificarse y emular a su madre por miedo a perder el amor de su padre.

Mientras que el término complejo de Electra se asocia frecuentemente con Freud, en realidad fue Carl Jung quien acuñó el término en el año 1913. Freud rechazó el término y lo describió como un intento de “hacer hincapié en la analogía entre la actitud de los dos sexos”. El mismo Freud utilizó el término complejo de Edipo femenino para describir lo que ahora referimos como el complejo de Electra.

De acuerdo con la teoría freudiana, una parte importante del proceso de desarrollo es aprender a identificarse con el progenitor del mismo sexo. Durante las etapas de la teoría del desarrollo psicosexual de Freud, la energía libidinal se centra en diferentes zonas erógenas del cuerpo del niño.

Si algo va mal durante cualquiera de estas etapas, una fijación podría ocurrir en ese punto en el desarrollo. Según Freud, estas fijaciones a menudo conducen a la ansiedad y juegan un papel en la neurosis y los comportamientos desadaptativos de la edad adulta.

El término en sí se deriva del mito griego de Electra y su hermano Orestes,que representa la muerte de su madre por la venganza del asesinato de su padre. De acuerdo a la mitología, Electra era hija de Agamenón, quien fue asesinado por el amante de su mujer. Luego de perder a su papá, convenció a su hermano para que vengara su muerte y matara al asesino de Agamenón y a su cómplice, su mamá.

Freud hace referencia a la tendencia de una chica por la posesión de su padre, algo parecido a la actitud de Edipo en versión femenina o el también llamado complejo de Edipo negativo.

Freud y Jung fueron originalmente amigos cercanos y colegas, pero cada vez Jung se fue separando más de ciertos aspectos de las teorías de Freud. Él pensaba que Freud hacía demasiado hincapié en el papel que desempeña la sexualidad en el comportamiento humano motivador.

Para Freud toda una serie de mecanismos de defensa juegan un papel importante en la resolución del complejo de Electra. Para resolver el conflicto, los impulsos y deseos deben primero ser reprimidos de la memoria consciente. Durante la siguiente parte del proceso, se produce al fin la identificación. La niña empieza a identificarse con su madre e incorporar muchas de las mismas características de la personalidad en su ego.

EL PAPEL DEL TERAPEUTA SEXUAL

En países como el nuestro, la sexualidad se esconde en los armarios o, como dice coloquialmente la gente, bajo el alfombra. Cuando el marido es impotente y tiene eyaculación precoz o la mujer es frígida, la salida más común que encuentra la pareja afectada es buscar un amante. Sin embargo, esa actitud lo que hace es empeorar las relaciones y termina por acabar un matrimonio y un hogar.

El papel de terapeuta sexual es precisamente estudiar cada caso y dar las recomendaciones particulares para que la pareja supere su problema y vuelva a florecer el amor. Su función es servir de guía, apoyo, orientación, educar y sobre todo estar orientadas hacia la resolución de las demandas externadas por la persona o pareja. El trato con los pacientes no debe ser extendido más allá de una relación estrictamente profesional terapeuta-paciente.

El papel del psicólogo como terapeuta sexual se debe a que muchas veces las respuestas sexuales fallan por razones emocionales. La conducta sexual, las fantasías siempre tienen un impacto individual en la persona. Puede sentirse satisfecha y relajada o, quizá la ignorancia, la culpabilidad, los deseos ocultos, producen una ansiedad que entorpece la respuesta sexual. De hecho, gran parte de las disfunciones sexuales tienen causas psíquicas y la mayoría pueden tratarse con éxito. De ahí la importancia que tiene la terapia sexual llevada a cabo por el psicólogo especialista en sexología.

Los problemas de salud sexual provienen de situaciones personales, de la relación de pareja o sociales que deberían identificarse y darle un tratamiento adecuado. Actualmente se recomienda un enfoque donde se dé relevancia a los síntomas o síndromes clínicos que alteran la salud sexual del individuo o de la relación de éste con su pareja. Los problemas sexuales pueden tener diferentes causas (orgánicas, psicológicas y sociales) y es donde el terapeuta sexual tiene que descartar y valorar las diferentes incidencias.

El terapeuta sexual ha de realizar inicialmente una evaluación de la conducta sexual, la historia del problema y al final valorar un diagnóstico con un posible tratamiento. Muchas veces superar el sufrimiento en secreto de la persona que presenta o cree presentar un problema sexual es el inicio de la solución. El terapeuta sexual descarta inicialmente si el problema sexual planteado tiene una causa médica y si sospecha que pudiera ser así lo derivará al especialista médico pertinente (urólogo, ginecólogo, geriatra). Si se descarta una patología orgánica se continúa la terapia sexual y se intentará modificar un problema de comportamiento.

Un problema sexual existe cuando un individuo realiza una actividad sexual que le hace sentirse infeliz o coartado en su libertad o si la misma representa alguna molestia o algún peligro para sí mismo o para las demás personas de su entorno o grupo social de referencia, pudiendo estar esta anormalidad relacionada causalmente tanto con alteraciones orgánicas, como con anomalías o trastornos funcionales o psicológicos.

SEXO Y EMBARAZO

El sexo es un aspecto sano de la relación afectiva que usted mantiene con su pareja. Pero ¿está bien tener relaciones sexuales cuando está embarazada? Para la mayoría de las mujeres, el sexo no implica riesgos durante el embarazo.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre el sexo durante el embarazo:

Si su embarazo es sano, puede tener relaciones sexuales. Usted y su pareja pueden usar posiciones que sean seguras y cómodas durante todo el embarazo.

Las relaciones sexuales no lastiman a su bebé. El líquido amniótico del útero ayuda a proteger a su bebé durante las relaciones sexuales.

Si tiene complicaciones del embarazo ahora o si las ha tenido en el pasado, tal vez no sea seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo.

Si después de tener relaciones sexuales, tiene sangrado intenso, dolores abdominales fuertes o pérdida de líquido amniótico, llame a su profesional o vaya a una sala de emergencia.

Posiciones sexuales son mejores durante el embarazo

Es posible que las posiciones sexuales que eran cómodas antes del embarazo y a principios de éste le resulten incómodas o incluso sean peligrosas en las etapas más avanzadas del embarazo. Por ejemplo, acostarse boca arriba (también llamada posición tradicional del misionero) después del cuarto mes de embarazo pone presión en los vasos sanguíneos principales por el peso de su bebé en crecimiento. Intente en cambio estas posiciones: 

La mujer arriba. Esta posición le permite controlar cuán rápido, lento y cómoda desea estar durante las relaciones sexuales.

Posición de la cuchara. Recuéstese de costado con su pareja en la misma posición detrás de usted. Esta posición ayuda a disminuir la cantidad de presión que se ejerce sobre su abdomen.

Mujer en cuatro. Esta posición sobre manos y rodillas funciona mejor durante el primer y el segundo trimestres porque reduce la presión sobre su abdomen. A medida que se le agranda el abdomen, quizás esta posición le resulte incómoda.

¿De qué otras formas puede lograr la intimidad con su pareja?

No es preciso tener coito sexual para demostrarle afecto a su pareja. Usted puede tener momentos de intimidad al: 

Acurrucarse o arrimarse

Besarse

Masajearse. Es cuando usted y su pareja se frotan suavemente el cuerpo.

Masturbación mutual. Es cuando usted y su pareja se tocan para alcanzar el orgasmo.

Sexo oral

Para mantener la conexión con su pareja, hable de sus necesidades de manera abierta y afectiva. Déjese guiar por el goce y la comodidad. Si hay algo que no le resulta bien a uno de los dos, cámbielo. Si le preocupa que el embarazo esté afectando la relación con su pareja, hable con su profesional de la salud.

LA MEJOR EDAD PARA EL SEXO

Personas entre las edades de 50 y 60 años que fueron encuestadas dijeron que el mejor sexo lo tuvieron a los 46 años. Esta investigación contradice los resultados de otros estudios que determinaban que los hombres alcanzan su pico sexual a los 18 años y las mujeres a los 30. Sin embargo, otro estudio afirmó que la mejor edad no son los 20, ni los 30, ni los 40, sino a los 66 años, en el caso de las mujeres y los hombres a los 64. Tal discrepancia nos induce a cuestionar a los especialistas sobre si ¿existe una edad específica para disfrutar del sexo? No hay duda de que el sexo siempre es interesante a los 20 o a los 40, con la pareja de años o con el amante de una noche.

Quienes defienden que el sexo es mejor a una edad avanzada, sostienen que el sexo tiende a mejorar una vez que has aprendido que la atracción sexual no se basa solo en el aspecto físico. Por desgracia, esa es una lección que muchas personas no aprender hasta que son sexagenarios.

Según enlistan otros sexólogos, el sexo es mejor después de los 40 porque con logros y frustraciones de vivencias pasadas,  las mujeres y los hombres ya tienen una cantidad de situaciones resueltas, reconocen mejor sus orgasmos y aumentan su autoestima.

Además, debido a que muchos a esta edad ya tienen hijos o están separados el “tema hijos” no interviene en la relación. Asimismo, otra de las razones en la que los expertos coinciden es que es esta etapa de la vida no existe la misma frecuencia que a los 20, la pareja solo lo decide cuando realmente tiene ganas y se vuelve divertido masajearse, bañarse, besarse en cada una de las partes del cuerpo y no limitarse a lo genital.

¿Es necesaria la viagra después de los 50?

Uno de puntos que puede jugar en contra a esta edad es la creencia de que la vida sexual entra en declive, pero este solo es un mito.

“Si el adulto maduro no tiene enfermedades físicas que alteren la fisiología sexual puede continuar disfrutando del sexo sin los apremios de la vida juvenil”, explica Walter Ghedin, psicólogo y psiquiatra.

“El hombre, a esta altura de la vida, ya no tiene las frecuentes e instantáneas erecciones de sus años juveniles y necesita recibir estimulación por parte de su compañera para poder disfrutar. Esto hace que el encuentro sexual sea mucho más prolongado”, concluye Resnicoff.

No obstante todo lo anterior, consideramos que, pese a haber momentos que se definen como de mayor plenitud sexual, el erotismo se disfruta en todas las etapas de la vida, porque para el amor no hay edad y el sexo está íntimamente ligado a este maravilloso sentimiento.

Si bien en las mujeres los indicios de la llegada de la menopausia son claros y definidos, como por ejemplo el cese de la menstruación, en los hombres las manifestaciones no son tan claras. Ciertamente que en los dos casos se trata de una caída en los niveles de hormonas, estrógenos en la mujer y testosterona en el hombre, al segundo le es difícil un diagnóstico correcto.

A pesar de ser un gran desconocido, un 82% de los hombres pueden presentar andropausia a partir de los 50 años, un porcentaje que va en aumento.

La andropausia no es un proceso tan drástico como en la mujer, es más lento y progresivo y conforme pasan los años tiende a producirse un descenso en la producción de testosterona, hormona masculina que provoca cambios importantes en el hombre.

El inicio de la andropausia es variable y la expresividad clínica también.

Hay varones en los que baja un poco su testosterona, pero se encuentran bien, no tienen síntomas y, en cambio, hay otros que a los 50 años empiezan a experimentar un descenso de la actividad física y del deseo sexual muy exagerado para su edad.

Tienen menos fuerza y resistencia física, se cansan más de lo habitual, presentan descenso del deseo sexual… y hay que diagnosticarlo y diferenciarlo de otras enfermedades como la depresión.

Los síntomas más recurrentes son: Depresión, pérdida de masa muscula y de vello genital, dificultades sexuales, alteraciones del sueño, disminución de la libido, manos y pies fríos, irritabilidad, sudoración, estreñimiento y hormigueo en las extremidades

La vida laboral concluye, y puede aparecer la depresión post- retiro, se da también una baja en la actividad social, cambios familiares, como el abandono del hogar paterno por parte de los hijos

Si tomamos en cuenta que todo esto sucede en una etapa de la vida de cuestionamiento para los hombres, se hace difícil advertir si los síntomas anteriormente mencionados tienen que ver con el exterior o hay alguna causa física que los provoca o intensifica.

A la hora de tratar la andropausia existe coincidencia en que es necesario reponer el faltante de testosterona que puede ser administrada por vía oral, por inyecciones intramusculares o mediante la aplicación de un gel en hombros o abdomen, este último método es el que más se acerca al proceso fisiológico natural.

Antes y durante el tratamiento de remplazo hormonal es imperioso vigilar la próstata y no debe administrarse testosterona a pacientes con tumores prostáticos o agrandamiento de próstata.

Para finalizar se recomienda mantener la actividad sexual. Está comprobado que tiene un efecto beneficioso sobre la erección, ya que capacidad de erección cambia con la edad pero no desparece, ningún hombre es demasiado mayor para consultar un problema de disfunción eréctil, es fundamental no renunciar a la vida sexual

Aliviar el stress ayuda mucho por ejemplo mediante la práctica de deportes. Compartir el “problema” con la pareja, ya que puede ser parte activa en la solución del mismo, y con amigos o grupos de la misma edad que puedan estar padeciendo síntomas similares

Es muy importante cuidar la alimentación y las horas de descanso. Disminuir o evitar el consumo de cafeína y alcohol

Leopold von Sacher-Masoch (Siglo XIX)) fue un escrito austríaco reconocido en su época por sus descripciones de la vida, paisajes y costumbres de todas las regiones que formaron el Imperio Austrohúngaro.

En nuestros días su celebridad se debe ante todo al escándalo que acompañó la publicación de algunas de sus novelas, en particular de La Venus de las pieles, y a ser el apellido Masoch el inspirador de la palabra masoquismo, aparecida por primera vez en Psicopatía sexual (1886), de Krafft-Ebing, quien le otorgó este nombre a causa de las peculiares aficiones de sus personajes.

El masoquismo sexual es la participación intencional en una actividad en la cual el sujeto es humillado, golpeado y atado o es objeto de algún otro tipo de abuso para experimentar excitación sexual. El trastorno de masoquismo sexual es el masoquismo sexual que provoca malestar significativo o significativamente perjudica el funcionamiento de la persona.

El masoquismo sexual es una forma de parafilia, pero la mayoría de las personas que tienen intereses masoquistas no cumplen los criterios clínicos de un trastorno parafílico, que requieren que el comportamiento, las fantasías o los impulsos intensos de la persona provocan malestar o deterioro clínicamente significativos. La afección también debe haber estado presente durante ≥ 6 meses.

Las fantasías y la conducta sexual sadomasoquistas entre adultos que consienten su práctica es muy frecuente. La actividad masoquista tiende a ser ritual y duradera. En la mayoría de los casos, la práctica en la humillación y los golpes simplemente se representa en fantasías, sabiendo los participantes que es un juego y evitando cuidadosamente una humillación o daños reales. Sin embargo, la intensidad de la actividad aumenta con el tiempo en algunos masoquistas y pueden provocarse lesiones graves o la muerte.

Las actividades de los masoquistas pueden ser la manera preferida o exclusiva de producir la excitación sexual. Las personas pueden concretar sus fantasías masoquistas en sí mismos, por ejemplo, atándose ellos mismos, pinchando su propia piel, aplicándose descargas eléctricas o quemándose a sí mismos.

FETICHISMO

El fetichismo proviene de la palabra fetiche, que significa objeto inanimado al que se atribuye un poder mágico o superior y por esta razón se le da un aprecio desmesurado más que por su valor intrínseco.

La palabra se originó a partir del participio pasivo del verbo hacer: 'hecho'. Hacia fines del siglo xv en español la palabra 'hechizo', como 'artificio supersticioso de que se valen los hechiceros', según definía en el Diccionario español-latino (1495) de Antonio de Nebrija.  'Hechicero', palabra también formada a partir de 'hacer' ya aparecía registrada en nuestra lengua desde Calila y Dimna, un libro de cuentos anónimo traducido del árabe por iniciativa de Alfonso X. 'Hechicero' y 'hechizo' pasaron al portugués como feiticeiro y feitiço, respectivamente. Esta segunda palabra portuguesa pasó luego al francés como fetiche y más tarde al inglés como fetish para denominar objetos de hechicería africana, tales como amuletos y talismanes. Posteriormente, reingresó al castellano con este significado bajo una nueva forma: fetiche. Jugando con el carácter mágico de los fetiches, el filósofo alemán Karl Marx adoptó la palabra para referirse al "fetichismo de la mercancía", por el cual, según él, un producto manufacturado oculta las relaciones de explotación bajo las cuales fue producido. Más adelante, el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, retomó la palabra fetiche para referirse a ciertos fenómenos observados en su práctica clínica, en los cuales el interés sexual de algunos pacientes aparecía desplazado hacia objetos vinculados indirectamente a su objeto sexual, tales como prendas de ropa, mechones de cabello.

A nivel de Psicología y particularmente como una de las tantas Disfunciones sexuales, fetichismo es una tendencia en las que las personas suelen ser sexualmente atraídos por alguna razón a un objeto inanimado o por una parte del cuerpo particularmente peculiar que puedan tener algunas connotaciones sexuales en sí mismo, estos objetos, generalmente tienen que ver con el cuerpo humano, son apreciados por su textura, que al tacto descargan sensaciones, son de variedad infinita y uno más extraordinario que otros, que van desde zapatos, ropa de todo tipo, joyas, cabellos (los de la zona intima juegan un papel muy importante es el fetichismo), incluso hasta animales en caso extremos.

Es una situación de sustitución que se produce entre la persona y el objeto inanimado, ser o parte del cuerpo, siendo así, la manera de estar excitado y sentir placer proviene del objeto por sus características no de la persona. Se le conoce como un tipo de trastornos que solo se suele diagnosticar en hombre, pero que en la actualidad las mujeres también se les conocen en este ámbito. Hay grados de diferencias para poder distinguir el fetichismo como lo que se podría llamar preferencias sexuales, peculiaridades y un verdadero fetichismo.

Podemos decir que si una persona sienta debilidad por determinados detalles, como por ejemplo los lunares, no se le cataloga como pervertido o fetichista. Al igual que un hombre que se excite más rápido al ver a una mujer en bragas, no se les considera tener un problema de fetichismo. En la vida diaria se puede decir que en todo se utiliza el fetichismo como moda, en las grandes publicidades del mercado se ha utilizado el sexo para vender y dar mayor auge a un producto determinado, son detalles minuciosos y de buen gusto que en algunos casos pasan desapercibido al ojo humano como en otros casos son más explícitos  a la hora de reaventarse en calidad de los productos.

En las relaciones de pareja un cambio o una variación de lo cotidiano siempre causa emoción al experimentarlo lo nuevo, como un conjunto de lencería muy atrevido con medias negras largas, el problema se produce si en la mujer o en el hombre sería la única forma de encontrar el placer o la excitación que requieren para una relación sexual placentera. Esto lleva a la inseguridad que poseen los seres humanos con su propio cuerpo, es decir, que sin algún objeto se sientan sin la posibilidad de gustar o la imposibilidad de sentir placer, convirtiéndose en un verdadero trastorno.

Las causas de esto no se conocen como tal ni están demostradas científicamente y varían en cada persona que la padece, o simplemente es una forma de vida que escogieron, pero que entre ellos podemos encontrar causas psicológicas como: traumas infantiles, violación, familias con desequilibrio comprobados, aprendizaje errónea desde la infancia, entre otros que pudieran haber influido y por ser así el tratamiento es complicado de aplicar.

BIBLIA Y SEXO 

Algunos pasajes bíblicos abordan temas escabrosos, como el incesto, la mutilación sexual, la prostitución –tanto sagrada como profana–, la masturbación y la homosexualidad. En el Antiguo Testamento hallamos numerosos episodios que giran en torno a las relaciones carnales, como el de Zipora y Moisés, el estupro de Dina o la desnudez de Noé. Es emblemático el famoso pasaje de Génesis 19 sobre Sodoma, en el cual vemos a Lot defendiendo a los ángeles del Señor, huéspedes de su casa, de un grupo de sodomitas empeñados en violarlos.
En esta situación, Lot no duda en ofrecer a sus jóvenes hijas («que todavía no han conocido hombre») para aplacar a los lascivos varones que le exigen la entrega de los ángeles. Más adelante, después de haber huido a las montañas las hijas de Lot emborrachan al padre con vino y abusan sexualmente de éste para quedarse embarazadas. De esta unión incestuosa nació la estirpe de los moabitas, a la que perteneció Ruth, una antepasada de Jesús.
Pero en el Antiguo Testamento hay muchos otros pasajes similares, como el erotismo desenfrenado del rey David, campeón de intrigas con trasfondo sexual, que llegó al extremo de enviar a la muerte a Urías, uno de los jefes de su ejército, para arrebatarle a su esposa Betsabé, después de haberla poseído en ausencia del marido. No deja de ser llamativo que del fruto de este adulterio execrable surgiera la línea davídica de la que nacería Jesús, según Mateo.
El Cantar de los cantares
Pero en el Antiguo Testamento no sólo hay escándalo. También se encuentra uno de los ejemplos más sensuales de la poesía erótica en la literatura universal: El Cantar de los Cantares. En sus versos se exalta el esplendor de Eros, la naturaleza, la belleza, la ternura... Y el perfume: «por la fragancia son embriagantes tus perfumes, aroma es tu nombre, por eso las jóvenes te aman»
Este pasaje aparece evocado en el evangelio de Juan, cuando la casa que hospedaba a Jesús «se llenó del perfume del ungüento». En el Cantar apreciamos la figura de la mujer en un contexto bíblico. Comparando los textos donde se habla del hombre, en el Antiguo Testamento destaca la escasa presencia femenina. Para el judaísmo es el hombre quien refleja la imagen de Dios. La mujer aparece relegada a un papel secundario y muy subordinado. Sin embargo, en este poema atribuido a Salomón se descubre la sensualidad femenina. La pasión que transmite el Cantar es un intenso deseo carnal, pero dotado con una «chispa divina». Estamos ante un simbolismo en el cual convergen el amor humano y el divino, que así se transforman en dos dimensiones estrechamente ligadas, como la naturaleza humana y la divina en Cristo.

Siempre del Antiguo Testamento, en Génesis encontramos la historia de Er, primogénito de Judá y hermano de Onán y Sela, quien era un malvado y por eso Dios le quitó la vida. Entonces su padre le ordenó a Onán, el siguiente y único hermano capaz de dar descendencia a su difunto hermano, pues Sela aún no había llegado a la adultez o a una edad recomendable para casarse, que conviviera con la Tamar, la viuda. Esto era de acuerdo con la costumbre de que el niño así nacido sucedería a la herencia del hermano, es decir que el hijo que nacía sería de la descendencia del difunto. Esta costumbre era conocida como "levirato" (del latín levir, "cuñado") y era una solución para la interrupción de la herencia provocada por la muerte prematura de un hombre entes de haber tenido un heredero. Esta costumbre era un acto obligatorio. Sin embargo, en el caso de Onán, cada vez que tenía relaciones sexuales con la mujer de su hermano, en lugar de eyacular dentro de ella derramaba en la tierra el semen para no dar simiente a su hermano, lo cual a los ojos de Dios fue malo y también lo mató a él.

 

De esta vivencia sexual deriva la palabra “ONANISMO”, la cual es definida por el DRAE como sinónimo de masturbación.

 

EL COMPLEJO DE ELECTRA

De acuerdo con Sigmund Freud, durante el desarrollo psicosexual femenino, una niña se une inicialmente a su madre. Pero cuando ella descubre que no tiene pene, algo que sí posee su padre, comienza a sentir resentimiento hacia su madre, que la culpa de su “castración”. Como resultado de ello, Freud creía que la niña comienza a identificarse y emular a su madre por miedo a perder el amor de su padre.

Mientras que el término complejo de Electra se asocia frecuentemente con Freud, en realidad fue Carl Jung quien acuñó el término en el año 1913. Freud rechazó el término y lo describió como un intento de “hacer hincapié en la analogía entre la actitud de los dos sexos”. El mismo Freud utilizó el término complejo de Edipo femenino para describir lo que ahora referimos como el complejo de Electra.

De acuerdo con la teoría freudiana, una parte importante del proceso de desarrollo es aprender a identificarse con el progenitor del mismo sexo. Durante las etapas de la teoría del desarrollo psicosexual de Freud, la energía libidinal se centra en diferentes zonas erógenas del cuerpo del niño.

Si algo va mal durante cualquiera de estas etapas, una fijación podría ocurrir en ese punto en el desarrollo. Según Freud, estas fijaciones a menudo conducen a la ansiedad y juegan un papel en la neurosis y los comportamientos desadaptativos de la edad adulta.

El término en sí se deriva del mito griego de Electra y su hermano Orestes,que representa la muerte de su madre por la venganza del asesinato de su padre. De acuerdo a la mitología, Electra era hija de Agamenón, quien fue asesinado por el amante de su mujer. Luego de perder a su papá, convenció a su hermano para que vengara su muerte y matara al asesino de Agamenón y a su cómplice, su mamá.

Freud hace referencia a la tendencia de una chica por la posesión de su padre, algo parecido a la actitud de Edipo en versión femenina o el también llamado complejo de Edipo negativo.

Freud y Jung fueron originalmente amigos cercanos y colegas, pero cada vez Jung se fue separando más de ciertos aspectos de las teorías de Freud. Él pensaba que Freud hacía demasiado hincapié en el papel que desempeña la sexualidad en el comportamiento humano motivador.

Para Freud toda una serie de mecanismos de defensa juegan un papel importante en la resolución del complejo de Electra. Para resolver el conflicto, los impulsos y deseos deben primero ser reprimidos de la memoria consciente. Durante la siguiente parte del proceso, se produce al fin la identificación. La niña empieza a identificarse con su madre e incorporar muchas de las mismas características de la personalidad en su ego.

CELOTIPIA

Cuando se ama se prefiere que la pareja esté al lado de uno más o menos de forma constante. La idea de perder a esa persona amada puede resultar algunas veces dura y difícil de aceptar, siendo algo que produce malestar, angustia y miedo. En ocasiones este miedo se transforma en el temor de que otra persona se apodere de nuestra pareja.

En algunas personas este deseo de mantener la relación con la persona amada puede transformarse en posesividad, temiendo de forma constante que los dejen por otra persona y creyendo, en base a este miedo, que la pareja les está engañando con otra persona. Y dentro de este grupo de personas hay algunas en que las creencias de que se les está engañando se dan de manera persistente y rígida, apareciendo dichas creencias aún cuando hay pruebas de lo contrario y pudiendo provocar problemas graves en la relación, comportamientos controladores e incluso violencia hacia la persona amada o su posible amante. Estamos hablando de personas que presentan celotipia.

Celos y celotipia

Tener celos de alguien es relativamente común. Los celos son un estado emocional negativo que surge ante la idea de perder algo amado, de que alguien nos quite un bien, una situación o una relación que tenemos y queremos mantener con nosotros. 

Sin embargo, si bien querer mantener a nuestro lado al objeto o la persona amada es lógico, la presencia de celos indica un cierto nivel de posesividad que puede llegar a destruir la propia relación existente entre persona y objeto o persona amada. Y es que en muchos casos esta situación se da sin que haya un motivo que pueda provocar los celos, como por ejemplo en trastorno del cual trata el presente artículo.

La celotipia sexual o el síndrome de Otelo es un subtipo de trastorno delirante en el que la persona está convencida de que su pareja le es infiel sin que haya motivo que lo justifique. Aparece ante un hecho aparentemente banal que la persona interpreta como sospechoso y sobre el que posteriormente se construye un sistema de creencias, buscando e interpretando datos que parecen apoyarlas.

Estas creencias sobre la posible infidelidad suelen provocar que la persona tenga un elevado nivel de control de las actividades de la pareja, llegando a espiar sus conversaciones y sus actos por tal de intentar pillarle y confirmar las sospechas. La información que la persona busca está sesgada, haciendo interpretaciones anómalas de las respuestas, actitudes y formas de actuar ante otras personas del ser amado de manera que estímulos normales son interpretados como confirmatorios, ignorándose las pruebas e información que contradicen la supuesta infidelidad. En determinadas circunstancias se puede llegar a agredir a la persona amada o a las que se interpreta que son las terceras personas.

Los delirios son sistematizados, es decir que a pesar de no haya pruebas ni motivos que puedan provocar esos pensamientos las ideas en sí presentan una cierta lógica y coherencia interna que hace que sean plausibles. Por este motivo puede resultar complejo hacer ver que se trata de creencias que no se circunscriben a la realidad. Dicho de otro modo, si bien nuestra pareja puede ser fiel no es imposible que las personas amadas puedan llegar a dejar de serlo y/o dejarnos por otra persona, cosa que hace difícil ver que el pensamiento de que nos es infiel no es realista.

¿Quién es más propenso a sufrir estos celos patológicos? Según las estadísticas que se empleen para analizar este trastorno el sexo con mayor prevalencia varía, pero este trastorno generalmente se ve en consulta en personas a partir de los cuarenta años de edad (probablemente debido a la consideración de que con la edad se va perdiendo atractivo y habilidades, cosa que provoca inseguridad), si bien el hecho de que estamos en una sociedad dinámica con constantes cambios y de que las relaciones se han vuelto más variables e inseguras se ha manifestado en personas cada vez más jóvenes. 

Generalmente las personas con celotipia suelen presentar una elevada inseguridad, junto con marcados sentimientos de inferioridad y una forma de ver el mundo según la cual los fracasos suelen ser atribuidos a variables externas, globales y estables, con lo que problemas en la relación son considerados como indicadores de que existe alguien más.

Debido a estas dudas e inseguridades es frecuente que muchos de estas personas consuman grandes cantidades de alcohol y otras sustancias, que a su vez empeoran la capacidad de juicio y causas un mayor sesgo en su pensamiento.

SONAMBULISMO SEXUAL

Sonámbulo lo define el Drae como aquella “persona que mientras está dormida tiene cierta aptitud para ejecutar algunos funciones correspondientes a la vida de relación exterior, como las de levantarse, andar y hablar”. Pero, es posible agregar a estas acciones la de tener relaciones sexuales mientras se está dormido. De acuerdo con la ciencia, sí. Esta patología ha sido llamada Sexomnia o sonambulismo sexual y la Academia Americana de Medicina del Sueño la define como “un trastorno del sueño, subtipo de parasomnia en sueño NREM”.

Las dudas son inevitables cuando se aborda esta enfermedad. ¿Es posible que una persona no recuerde que tuvo relaciones? ¿Las personas están conscientes de que su pareja está dormida? ¿Qué sucede en realidad?

De acuerdo con la revista científica MuyInteresante.es., la sexomnia se considera un tipo de parasomnia, es decir que ocurre durante la etapa sin sueños, “la más profunda del ciclo del sueño” y es por ello que la persona que lo experimenta no recuerda ni es consciente de las acciones que ha cometido, muchas veces que agravian la integridad de los que están cerca, pero sin quererlo.

Los especialistas no relacionan los sueños sexuales a sexomnia, en este trastorno se intenta realizar o consumar actos sexuales “normalmente de carácter agresivo”, existe la masturbación y los gemidos”, según indica el portal Consultas Healthcare SA.

El síndrome es poco frecuente y expertos han estimado que un 10% de la población adulta que padece de parasomnia “presentan esta conducta sexual atípica durante el sueño”, según indica el rotativo ABC.es. Las estadísticas se reducen más cuando los que padece sonambulismo sexual no lo consultan por vergüenza o “temor a ser juzgados”.

¿Cómo saber si padeces sexomnia?

Según la descripción de los médicos, los síntomas de esta enfermedad incluyen: acariciar o frotar, gemir, expresiones soeces, respiración pesada y ritmo cardíaco elevado, empuje pélvico, relaciones sexuales, orgasmo espontáneo, no recordar actos sexuales, tener los ojos en blanco durante el acto sexual, no responder al ambiente exterior durante el acto, incapacidad para despertarse en estos episodios y sonambulismo.

Serán las personas cercanas (pareja y familiares) los que detecten la enfermedad, por lo que la comunicación y confianza entre los seres queridos serán importantes para poder abordar la enfermedad y que esta sea tratada por especialistas.

Según la revista Muy Interesante, los desencadenantes que aumentan la sexomnia son: “la falta de sueño, el agotamiento extremo, el consumo excesivo de alcohol, el uso de drogas ilegales, la ansiedad, el estrés, malas condiciones para dormir (ruidoso, demasiado calor…), la falta de higiene, el trabajo por turnos, enfermedad de reflujo gastroesofágico, sonambulismo, colitis, úlceras, migrañas, trastorno disociativo relacionado con el sueño, medicamentos para la ansiedad y la depresión, entre otros”.

AMANTES DE LA HISTORIA

Eva Braun y Adolf Hitler

e la consigna difundida por Goebbels era «El Führer no tiene vida privada. Se dedica día y noche al pueblo alemán», y, por tanto, la existencia de Eva fue siempre ocultada. Por otra parte, los desaires de Adolf hacia Eva fueron constantes. La pareja se conoció en 1929 en el estudio del fotógrafo Hoffmann, donde ella trabajaba. Durante mucho tiempo su relación fue inocente. El le traía flores y bombones y charlaban en la tienda. Luego empezó a invitarla al cine o a llevarla de picnic. Eva y Adolf se convirtieron en amantes a principios de 1932. Ella siempre confió en que se casarían, pero las intenciones del dictador no eran esas.
El 1 de noviembre de 1932, harta de que el la esquivara, se pegó un tiro en el cuello. La bala paso cerca de la yugular, pero no causo gran daño. Para llamar su atención, el 28 de mayo de 1935 intento otro suicidio, esta vez con somníferos. En las veintidós páginas que se salvaron de sus diarios se refiere a ella misma como «Yo, la amante del hombre más grande de Alemania y del Mundo », aunque se quejaban de que Hitler solo la necesitaba «para determinados fines». Finalmente Eva abandono su trabajo y Hitler le puso una casa propia. Eva Braun tenía libertad, salía con sus amigos o iba de viaje con su madre. Sin embargo, en público Hitler jamás reconocía su relación. Eva le llamaba «Mi Führer», aunque combinándolo con el tuteo, y Hitler, en privado, la llamaba Evchen o «Tontita». En 1938 Hitler dio un nuevo paso hacia ella y la nombro beneficiaria de su testamento. Sin embargo, la convivencia no fue un camino de rosas: Eva fumaba a escondidas y no podía salir de su habitación cuando venían invitados importantes. En 1939, Eva Braun dispuso de una vivienda propia en la cancilleria. Seguía sin poder asistir a las recepciones oficiales.
En la noche del 26 de abril de 1945 los rusos inician el bombardeo de la ciudad. Por esos mismos días, Mussolini y Clara Petacci, su amante, son apresados por los partisanos cuando intentaban fugarse a Suiza. Los ejecutan de inmediato y los cuelgan de los pies en la plaza Loreto de Milán. El Führer no quiere tener el final humillante que ha sufrido el duce. Sabe que no podrá salir del bunker, y decide que nada quede de su cuerpo. El 29 de abril se casa con Eva Braun por “los muchos años de fiel amistad”. Al día siguiente se suicidan.
El telefonista del búnker, Rochus Misch, de 88 años recuerda todavía ese momento preciso de hace sesenta años. Era el 30 de abril de 1945 y él estaba allí cuando se abrió la puerta del búnker.
«Hitler, sentado en un sofá, estaba desplomado sobre su mesa y Eva Braun estaba estirada a su lado. Los vi con mis propios ojos. Era algo que nos esperábamos. No fue algo que ocurrió por azar, porque nos estábamos preparando para el final». 
Hitler y Eva Braun entraron en su apartamento y cerraron la puerta.
«No sé cuánto tiempo necesitaron. Puede que una o dos horas - dice Rochus -. Yo no oí el disparo, porque estaba reparando una avería telefónica. Pero oí a alguien que gritaba: 'Linge, Linge, creo que ya lo han hecho'. Desde entonces esperaron unos 20 minutos más y, a continuación, abrieron la puerta y yo miré».
El hombre que había sumido a Europa en el peor conflicto de su historia y que había enviado a millones de judíos al exterminio, estaba desplomado encima de una mesa, con una herida de bala en la cabeza. Eva Braun yacía a su lado, en el suelo, sin vida. Según los historiadores, Hitler le habría dado veneno a su mujer antes de dispararse. Los cuerpos de ambos fueron rociados con gasolina y quemados en el patio del búnker, mientras su servicio le rendía honores haciendo el saludo hitleriano.

 

La Princesa Diana y Dodi Al Fayed

 

Al liberarse y divorciarse la transformación de Diana es patente. El cabello más corto, rubio, una figura atlética e impresionante seguridad. Sigue siendo la delicia de los fotógrafos. Pero ahora combina su frívola afición por la ropa cara con la ayuda a los más desamparados.
Es la princesa humana y solidaria que sorprende a todos con sus viajes a Bosnia o a Angola. Su cruzada por erradicar las minas antipersonales y de impulsar una campaña mundial con el objetivo de prohibirlas es seria y trascendente. Igualmente el apoyo que brinda a mutilados por la guerra, ancianos o enfermos con sida. No necesita guantes para tocarlos.
De pronto tiene ideas geniales. Como la de rematar, en julio de este año, los vestidos que usó cuando fue esposa de Carlos. No sólo borró definitivamente su imagen de compradora compulsiva sino que reafirmó su figura de embajadora de buena voluntad. El dinero obtenido de la venta contribuirá a desarrollar sus obras de caridad.
En la galería Christie's de Nueva Tork, los 79 vestidos de fiesta de Di significaron una suma de más de tres millones de dólares. Nadie lo podía creer. Uno de los más caros fue el llamado "Travolta" (que lo usó la noche que bailó con Travolta en la Casa Blanca de Reagan), se remató en nada menos que 222,500 dólares.
Estos últimos meses habían sido buenos para Diana. Comenzó a salir con Dodi Al Fayed, también divorciado e hijo de Mohamad Al Fayed, millonario de origen egipcio dueño de la cadena de la tradicional tiendas Harrod's, un símbolo nacional. Se enamoraron. 
El primer encuentro tuvo lugar en Saint Tropez, en la casa del millonario. Allí acudió Diana con sus hijos a pasar las vacaciones de julio. Luego, la princesa y Dodi partieron a un crucero de dos semanas por Córcega y Cerdeña. Los paparazzi captaron el romance (las fotos se transaron en el mercado en 450,000 dólares) que Diana a su regreso no intentó ocultar. Nuevamente las especulaciones. Diana cristiana y Dodi mahometano. Si realmente se casaban, ¿qué podía suceder?
"Han sido las vacaciones más hermosas de mi vida", repitió Diana una y varias veces. También serían las últimas. 
EL ACCIDENTE
"La van a matar", dijo Fergie algunas semanas antes del accidente. El acoso de los paparazzi a la princesa Diana era ya preocupante. Una persona pública, tan pública como Diana, fotografiada diariamente durante 17 años, protagonista de la más célebre historia de amor y odio, casi reina del imperio más antiguo del mundo, y -fundamentalmente- madre del futuro rey de Inglaterra, ¿tenía legítimo derecho a una vida privada? Se sabe que Dodi, tiempo atrás, había contratado a un relacionista público para darse a conocer en Hollywood y luego mejorar su imagen ante los ingleses. Paradójico. Con Diana, sin embargo, empezaba a conocer las virtudes -y la necesidad- de la privacidad.
Su padre Mohamed Al Fayed no es una persona grata en los empingorotados círculos de Gran Bretaña, a pesar de su enorme fortuna (la número 14 en Inglaterra). Ha estado en ceremonias oficiales de la realeza desde hace varias décadas pero por nada se le otorga la nacionalidad que él tanto aspira.
La noche del 31, el chofer oficial había abandonado primero El Ritz, solo, como señuelo. Quedó al volante un hombre de seguridad del Hotel, Mr. Paul, once años trabajador del Ritz, experto en manejar carros Mercedes Benz blindados. Había seguido un curso en Stuttgart, en la misma MB. El problema era que había tomado el equivalente a una botella y media de vino con el estómago vacío: "A ver si me alcanzan", les dijo a los paparazzi motorizados que no habían caído en el engaño y aún esperaban en la puerta. 
Las últimas fotos conocidas indican que hubo un altercado en la puerta del Ritz. Primero a Dodi se le ve discutiendo. Luego, él y Diana se agazapan en el asiento trasero. No llevan puesto cinturón de seguridad. 
Un nuevo testimonio habla de una motocicleta zigzagueante delante del automóvil. La Mercedes ha ofrecido sus peritos para estudiar el caso y recalca que si bien el velocímetro se encontró trabado marcando 196 kph., esto no necesariamene significa que hayan estado viajando a esa velocidad. El violento impacto pudo haberlo dejado así. También se habla de un poblema de diseño del túnel bajo el Puente del Alma: sus pilotes centrales carecen de protección para los automovilistas. Cinco de los fotógrafos serán enjuiciados, ya que -investigación al margen- en Francia existe la ley del buen samaritano, donde las personas están obligadas a socorrer a los heridos. Además, en una emergencia médica existe lo que se llama "La Hora Dorada", tiempo crucial para salvar una vida desde que sucede un accidente. Un médico francés que pasó fortuitamente por el túnel intentó asistirla, sin saber de quién se trataba. La encontró con la cabeza gacha, ahogándose en su propia sangre. Corrigió su postura y por su reacción covulsiva se percató que había sufrido un traumatismo encefalocraneano. A Diana recién pudieron liberarla una hora después del choque. Según testigos los paparazzi prefirieron tomar macabras fotos, y algunas ya han sido publicadas en el medio más sensacionalista del mundo, el infame "Bild" de Alemania, cuya carátula la televisión ha reproducido distorsionando electrónicamente las fotos en cuestión.
Al día siguiente, mientras que algunos turistas contemplaban la boca del túnel con congoja, otros se dedicaban a recoger pedacitos del Mercedes como si fueran reliquias. 
Alrededor del mundo, la gente tomaba partido. Ella nunca tuvo clase, decían en una peluquería limeña. Carlos tiene la culpa, se aseguraba en una conversación por celular. Los mandaron matar, decían en el mercado. Aisladamente, se reportaban palizas injustificadas a fotógrafos en diversos puntos del globo.
A través de su portavoz, el padre de Dodi declaró: "cambiaría el Harrod's y el Ritz por las vidas de Diana y Dodi". Simultáneamente, una de las vitrinas de Harrod's mostraba sendos retratos de la pareja.
El fiel guardaespaldas de Diana, el único sobreviviente, tiene la última palabra.

 

John Lennon y Yoko Ono

 

Yoko Ono y John Lennon conforman la pareja más representativa y controversial de los años 60. Enmarcados en el hippismo y en la beatlemanía, Yoko (artista plástica japonesa) y John se conocen en una galería de arte en Londres en 1966. A partir de ese momento, Yoko, de 33 años de edad, decide perseguir a Lennon, quien tenía 27 años y cuya fama como parte integral de los Beatles ya había transcendido las fronteras. En 1969 John y Yoko contraen matrimonio. Los primeros momentos de la pareja estuvieron marcados por una locura que llegó a su máxima expresión en la luna de miel, cuando la pareja se pasó 7 días acostada en la cama de la Suite Presidencial del Hotel Hilton en Ámsterdam recibiendo a periodistas y exponiendo su mensaje de paz mundial.
La intensa y pública relación de este par de excéntricos tuvo sus altos y sus bajos. Entre drogas, protestas, amor y peleas transcurrió el tiempo hasta que en 1973 John deja a Ono y se marcha por seis meses, lapso en el que intenta luego recobrar el amor de su esposa, con quien recomenzó la relación tildada por muchos como "teatral". En 1975, Yoko dio a luz a su único hijo con ella, después de un aborto, llamado Sean Taro Ono Lennon. Yoko se encargó de los negocios y John se convirtió en un "amo de casa", dispuesto a cuidar en todo momento a Sean, incluso abandonó su carrera musical. Sin embargo, una noche, al terminar de grabar con Yoko unas pistas, sobrevino la tragedia: Lennon murió asesinado el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York, a manos de un fanático desequilibrado, Mark David Chapman.
Siempre se reconoció a Yoko Ono como una mujer talentosa, conociéndosele inclusive trabajos de artista de vanguardia y un libro que recibió muy buenas críticas; sin embargo, la enfermiza relación que los mantuvo juntos hasta la muerte de John desesperaba a propios y extraños, quienes veían en Yoko, a la mujer que cambió por completo a Lennon y lo condujo por caminos muy distintos a los que estaban acostumbrados a verlo.

 

Shah Jehan y Muntaz Mahal

 

El emperador Shah Jehan y Muntaz Mahal: quizá sus nombres no te digan mucho, pero si seguimos recordando a esta pareja 400 años después de su muerte, es porque su amor inspiró una de las siete maravillas del mundo y el monumento más famoso de la India, el Taj Mahal. El heredero del Imperio Mogol se enamoró perdidamente de una princesa persa-musulmana, que se convertiría en su segunda esposa y favorita de la corte. Pero murió tras dar a luz a su catorceavo hijo Muntaz Mahal, no sin antes pedirle cuatro deseos a su marido: que se casara de nuevo, que fuera bueno con sus hijos, que le construyera una gran tumba y que fuera a visitar su tumba al menos una vez al año en el aniversario de su muerte.
Al deseo de Mahal le dedicó el emperador toda su vida, convirtiéndose en su gran obra y paradójicamente en su destrucción, su obsesión se transformó en locura y el esfuerzo económico le supuso su ruina y la pérdida de su reino, uno de sus hijos le derrocó y Shah Jehan fue encerrado en el fuerte de Agra, donde pasó el resto de su vida contemplando entre rejas el monumental mausoleo construido por amor.

 

Tristán e Isolda

 

El origen de esta leyenda se remonta a un relato celta que describía el romance entre una princesa inglesa y un guerrero irlandés. Este marco le pareció el ideal a Richard Wagner para componer su famosa ópera (fruto del amor imposible del joven Wagner con Matilde Wesendok).
Tristán, hijo de Meliadus y Blancaflor, creció desconociendo quiénes eran sus padres, ya que murieron los dos, y fue educado por el fiel servidor de su madre. Él lo educó tanto en el manejo de las armas como en el arte, y el joven pronto aprendió a tocar muy bien el arpa. Cuando Tristán tuvo suficiente edad, salió en busca de aventuras, hasta que el destino lo llevó a las puertas del castillo del Rey Mark, en Cornualles. Allí se enteró de la verdadera historia de su linaje y fue recibido muy atentamente. Decidió vengar la muerte de su padre retando a combate a Morgan a quien terminó venciendo. Pero pronto un emisario del rey de Irlanda, Morold, llegó a la Corte del Rey Mark para cobrar sus exagerados impuestos. Tristán no pudo permitir esta injusticia, por lo que le retó a un combate. Tristán terminó por acabarlo, pero recibió una herida del arma envenenada de su contrincante que sólo podía curar la hermana de Morold, Isolda.
Tristán partió así hacia Irlanda para ser curado por la princesa Isolda, pero no dio a conocer su nombre, sino que se hizo pasar por un simple juglar que tocaba muy bien el arpa. Isolda y su madre le curaron su herida y Tristán pasó muchos días en la Corte con ellas. Isolda llegó a descubrir, durante estos días, la verdadera identidad de Tristán, el caballero que había dado muerte a su hermano. En un principio ella trató de matarlo mientras él dormía pero enseguida se arrepintió y lo perdonó. Pero Mark, el Rey de Cornualles le había ordenado a Tristán que pidiera la mano de la princesa Isolda en su nombre para que se convirtiera en la reina de Cornualles. De modo que, para sorpresa de todos, Tristán pidió la mano de Isolda para Mark.
La madre de Isolda, al ver infeliz a su hija, hizo una pócima de amor para que Isolda y Mark la tomaran antes de casarse y de este modo se enamorarían. Pero durante el viaje en barco hacia la corte de Mark, Isolda y Tristán bebieron la pócima por equivocación y ellos fueron los que quedaron perdidamente enamorados. Sin embargo, decidieron separarse apenas llegaron a Cornualles. Tristán realizó muchas proezas y hazañas en nombre de Isolda hasta que fue mortalmente herido. Pero no quiso recibir la ayuda de Isolda, para no despertar las sospechas del rey Mark. Tristán fue informado de la existencia de otra curandera que vivía en Bretaña, también llamada Isolda. Hacia allí fue y le curó. Entonces ésta se enamoró de él. Tristán pensó que casándose con ella lograría olvidar a su amada Isolda, pero se equivocó. Así vivió infeliz durante algún tiempo, hasta que es herido en un combate por un golpe de lanza envenenada. Acuden muchos medicos, pero ninguno sabe curar el veneno y Tristán siente que su vida se pierde. Entonces, levantándose, dice a su fiel compañero que quisiera volver a ver por ultima vez a su Isolda, la de los cabellos rubios. Su compañero decide ayudarle. Convienen en que si consigue traerla, izará la vela blanca, pero si fracasa, izará la vela negra. Para desgracia de los amantes, la otra Isolda se entera de toda la conversación. Isolda la rubia es puesta al corriente de la situacion de salud de su amante y no duda en darle consuelo con su presencia. Tristán cada día pide que se vigile el mar, y cuando Isolda la de Bretaña anuncia la llegada de la nave, miente y dice que la vela es negra. Entonces Tristán se deja morir. Cuando su amor, Isolda, llega y se entera de la desgracia, sube a sus aposentos, exhaló su último suspiro y murió sobre el cuerpo de su amado.
Los dos cuerpos fueron transportados a Cornualles, donde se enterraron por tumbas separadas, por orden del Rey Mark. Pero cuenta la leyenda que de la tumba del juglar nació una enredadera que, cruzando las paredes, descendía hasta la tumba de Isolda. La planta fue cortada dos veces por orden del Rey, pero insistía en crecer. Cuentan que una rosa y una vid crecen de las respectivas tumbas y se entrelazan.

 

Eduardo VIII y Wallis Simpson

 

Eduardo VIII y Wallis Simpson: él era príncipe de Gales y estaba llamado a convertirse en rey, pero en su destino se cruzó una nortamericana casada y a la que los más benévolos definían como atractivamente fea, su amor por ella le costó el trono de Inglaterra.
La futura pareja se conoció en una fiesta, a la que Wallis asistió con su segundo marido Ernest Simpson, la química entre ambos fue instantánea y aunque todavía seguía oficialmente con Simpson, Wallis fue presentada a los monarcas como la pareja de Eduardo. Por supuesto los futuros suegros no vieron a la prometida de su hijo con buenos ojos, tampoco lo harían la Iglesia anglicana, ni el parlamento británico, por lo que al final Eduardo tuvo que elegir entre la corona o la mujer que amaba y contra todo pronóstico eligió a esta última.
Los Duques de Windsor, título que recibiría la pareja, aunque ella nunca fue tratada como Alteza Real, vivieron juntos y felices hasta la muerte de Eduardo, que sumió a Wallis en una profunda depresión. Murió sola en su mansión de Paris, sus restos fueron enviados a Inglaterra, donde la familia real, a excepción de la Reina Madre que nunca sintió simpatía por ella, le ofreció un sencillo funeral privado.

 

Hernán Cortés y La Malinche

 

Malinalí, más conocida como La Malinche, fue un personaje significativo en la conquista de México. Malinche, despreciada por su madre desde niña, crece al lado de su abuela aprendiendo maya y la lengua indígena nahuatl. Al morir ésta, es vendida por su madre como esclava. Pasa por varios “dueños” hasta ser regalada a Hernán Cortés. Debido a su conocimiento de la lengua de los mexicas, hace de intérprete entre éstos y los conquistadores. Pronto se da cuenta de que tiene un gran poder en las negociaciones y lo utiliza para beneficiar a los españoles creyendo que éstos son enviados del dios Quetzalcoatl para restaurar el equilibrio en la región.
A esta mujer se le acusa históricamente de haber entregado a su pueblo a cambio de su amor, es decir, su pecado fue enamorarse perdidamente del conquistador del cual ella fue aprendiz, esclava, amante y que tuvo un papel fundamental en la conquista. Traidora para unos, inocente para otros. Malinalí es un punto de vista distinto sobre lo que sucedió desde 1492 hasta sus últimos días en 1529. Esa "maldición de malinche" según el mito y creencias populares persigue por siempre al pueblo mexicano.

 

Catalina de Aragon y Enrique VIII

 

Catalina de Aragón, hija menor de los Reyes Católicos Fernando II de Aragón y de Isabel de Castilla, nace el 16 de diciembre de 1485. De cabello rojizo, rostro sereno, graciosa, sagaz, inteligente y excelentemente educada, hablaba y leía en latín. 
En 1501 se casa con Arturo, primogénito de Enrique VII de Inglaterra, que muere al año siguiente, y al quedar viuda, continuó en Inglaterra. Cuando Catalina de Aragón abandonó Granada rumbo a Londres en 1501, apenas adolescente, para casarse con el príncipe de Gales, Arturo Tudor, no imaginaba que sería viuda pocos meses después. La joven quedó desolada. 
Sus padres, que no querían renunciar a la alianza, raudos y veloces, se apresuraron a prometerla con Enrique VIII, rey de Inglaterra. En 1503, se desposa con el hermano de Arturo, Enrique, que reinaría como Enrique VIII. La ceremonia se celebró en 1509 al subir éste al trono, en unos fastos que duraron varios días. 
De este matrimonio nacerían seis hijos de los que sólo sobrevivió una niña; María Tudor. La ausencia de un sucesor varón produjo malestar en Inglaterra que aún recordaba la guerra de las Dos Rosas, y hacía 1525 Enrique VII empieza a pensar en el divorcio. 
Tras conocer a Ana Bolena, el rey confirma sus intenciones y, a partir de 1527 se somete el asunto a las autoridades eclesiásticas con el pretexto de que el matrimonio era nulo por haberse realizado entre cuñados. 
El papa Clemente VII se mostró al principio conciliador, pero la tajante negativa de Catalina, que en nunca admitió la competencia del tribunal nombrado para dirimir el caso, y las presiones de Carlos V modificaron su actitud. 
Enrique VIII, sin tener en cuenta la decisión papal, rompe definitivamente con Catalina de Aragón en 1531 y se casa con Ana Bolena. Posteriormente consigue que el arzobispo de Canterbury, Tomas Crammer, disolviese su matrimonio con Catalina (1533), quien fue confinada en varios castillos sin que nunca declinase su título de reina. 
Estos hechos ocasionaron la ruptura de Roma e Inglaterra y el nacimiento de la Iglesia Anglicana al margen del Papa. 
Catalina de Aragón, reina de Inglaterra, muere el 7 de enero de 1536, en el castillo de Kimbolton, Inglarerra.

 

Napoleón Bonaparte y Josefina

 

Esta pareja fue polémica, ya que ella se quitó 5 años y él se añadió 1 al momento de la boda, pero no solo fue eso, sino que firmaron un contrato matrimonial con separación de bienes, que al parecer resulto ser fantasioso, ya que Josefina poseía solo lo que llevaba puesto y Napoleón no tenía fortuna. A pesar de su contrato matrimonial, la colmó de bienes.
Napoleón se enamoró locamente de ella a primera vista. Josefina era una mujer apasionada y sensual. Sin embargo, Napoleón se las arregló para tenerla esperando dos horas el día de su boda. Era muy promiscua, y todo el mundo se rió de Napoleón cuando él "quiso pagar por lo que todos obtenían gratis "al casarse con ella”. Pese a su matrimonio, Josefina continuó una vida frívola y en las constantes ausencias de Napoleón al mando de su Ejército, aprovechó para mantener amantes. Este comportamiento motivó que Napoleón tuviera otras amantes, algunas de las cuales eran damas de compañía de Josefina cuando Napoleón había escalado a la cumbre del poder político.
A pesar de haberla coronado emperatriz, cuando tuvo que escoger entre el amor y la sucesión de su monarquía, Napoleón dejó a Josefina. La ausencia de herederos y las infidelidades hicieron que Napoleón se divorciara de ella para casarse con una mujer de sangre real, Mª Luisa de Habsburgo, con la cual esperaba fundar una dinastía. Pero no fue así. Cuatro años más tarde fue enviado al exilio. Su esposa real no le acompañó; su imperio y amor se hicieron pedazos.

 

Zeus y la mortal Sémele

 

Esta encantadora historia inicia una calurosa tarde de verano, en un florido paraje del Olimpo, cuando Zeus disfrutaba encandilado de los atributos de la hermosa Sémele, hija de Cadmo, rey de Tebas y de Hermione, hija de Marte y Venus. Lo que había sucedido entre ellos fue un amor a primera vista, intenso, con una desbordante pasión. El gran rey de los cielos y poderoso Zeus estaba realmente enamorado y buscaba en todo momento la ocasión de encontrarse con su amada. Esa tarde como prueba de su afecto le juró amor eterno en una paraje del río Estigia y realizó con sus perfumadas aguas una significativa y mágica ceremonia. Escribió en la arena de la playa una declaración en la que decía que a partir de ese momento no existiría ninguna otra mujer para él y que siempre satisfaría todos sus deseos y cubrió de lirios la sentencia, como símbolo de amor para su dorada princesa.
Lamentablemente muchas historias de amor tienen problemas y este romance tenía uno de fondo. Zeus estaba casado con la poderosa Hera y ésta al enterarse del juramento que había hecho su esposo, no dudó que tenía que intervenir de inmediato. Era la reina del cielo y de la luz celestial, especialmente de la Luna nueva. Era la que representaba a la mujer en general y se le adoraba en toda la tierra, no sólo por su inmenso poder sino por su gracia y hermosura. Entonces era un despropósito que su amado se fijara con tanta intensidad en una simple mortal, paliducha, flaca y sin poderes sobrenaturales. Supo que se enfrentaba a una situación muy especial y peligrosa, jamás había sentido esa terrible sensación, era una mezcla de celos y rabia.
De amor entre Zeus y Sémele nace Dionisio, dios del desenfreno y la exuberancia de la naturaleza, especialmente de la viña, que produce el vino y provoca la embriaguez.
Celosa de Sémele, Hera la convenció de que pidiese a su amante que se mostrase a ella en todo su esplendor. Para complacerla Zeus apareció rodeado de rayos y truenos. Uno de los rayos fulminó a Sémele. Como ésta solo estaba embarazada de seis meses, Zeus arrancó al niño, aun vivo, del vientre de su madre y Hermes lo cosió dentro del muslo de Zeus para que completase la gestación. Por este motivo Dionisio es llamado el nacido dos veces. Más tarde por instigación de Hera, Dionisio es descuartizado y hervido en una caldera por los Titanes. Pero su abuela Rea unió sus restos y le devolvió la vida. Zeus entonces escondió a Dionisio disfrazado de mujer en la corte del rey Atamante. No consiguieron engañar a Hera que volvio loco a Atamante. Por fin Dionisio fue transformado en cabra y dejado al cuidado de las ninfas.
Ya de adulto descubrió la vid, con cuyo fruto se emborrachaba con sus compañeros. Cuando Hera logró encontrarlo lo enloqueció. A partir de entonces Dionisio se rodeó de una corte de bestias y sátiros que ya nunca le abandonaron.

 

Cleopatra y Marco Antonio

 

Quizá el amor más venerado por los cineastas. La relación entre estos dos transcurrió durante trece años, desde el año 42 hasta el 30 a.C. en que se suicida Antonio. Aceptan, sin exageración, el calificativo de tempestuosas, alternando largos periodos de total entrega con otros de separación física. Ambos enamorados nunca abandonaron del todo sus respectivas responsabilidades políticas. En este sentido, la situación era muy desigual; el romano contaba con un poderoso ejército, pero, además de mantener la hegemonía en Oriente, tenía que atender al flanco interior; por el contrario, sin tropas para enfrentar a las legiones extranjeras, la egipcia solo tenía las armas de la astucia y seducción personal.
Estando Marco Antonio en Tarso, importante ciudad de Cilicia, convocó a Cleopatra para un encuentro personal. Ella, preparó le reunión con todo lujo de detalles: arribó a la cita en un majestuoso barco escoltado por una solemne flotilla ataviada con todo lujo. El extraordinario atractivo de la reina impresionó a Antonio, quien seducido por su personalidad y encanto le concedió algunas de sus peticiones: parece que entre ellas eliminar a su propia hermana Arsinoe. Ambos eran conscientes de que su alianza podía ser de mutuo beneficio: Cleopatra deseaba hacer de Alejandría una nueva Roma y Marco Antonio necesitaba contar con Egipto para controlar el Imperio Romano. Se despidieron concertando una nueva entrevista. La cita tuvo lugar en el invierno del año 41 a.C. El romano pasó toda la estación olvidando sus responsabilidades, malgastando el tiempo en todo tipo de derroches y ociosidades. Mientras, en Roma, Octavio sentaba las bases para la inminente pugna contra Marco Antonio, desacreditándolo ante el Senado y acusándolo de pasar días de bacanal con su "furcia "egipcia.
En la primavera del año 40 a.C. y muy a su pesar, Antonio hubo de abandonar Alejandría y embarcarse hacia Tiro. Luego marchó a Éfeso y desde allí a Atenas, donde se encontró con su esposa Fulvia, dispuesta a no perdonar su abandono y entrega a Cleopatra. Reunidas naves y tropas, Marco Antonio fue a Italia para enfrentarse contra Octavio. Pero, en lugar de combatir, los rivales optan por negociar. Aprovechando que Antonio había enviudado de Fulvia, el acuerdo es sellado mediante el matrimonio con Octavia, la hermana de su rival. Por aquel entonces -otoño del 40 a.C.- Cleopatra daba a luz los gemelos Alejandro Helios y Cleopatra Selene, hijos de su compañero romano.
Los tres años siguientes, suministran escasa información sobre Cleopatra, con supuesto enfado por la boda de Marco Antonio. Éste, atiende en Roma sus obligaciones. En el año 36 a.C. parte a la guerra de Oriente, que en los primeros combates se muestra desfavorable a las legiones. No es de extrañar que, desalentado, decide reposar en compañía de Cleopatra, con la que se reúne en Antioquia, pasan luego a Alejandría donde se casan. La derrota, seguida del aparente abandono del teatro de operaciones; la boda pública, en realidad bigamia pues ya estaba casado con una romana; el cambio de aspecto y costumbres, cada vez más orientales, son pretextos que aprovecha con éxito Octavio para ahondar el descrédito de su rival. Nace un tercer hijo y Cleopatra es acusada de embrujar a Antonio, quien termina siendo declarado “enemigo de la República”
En el 34 a.C., se hace imprescindible una nueva intervención militar; esta vez la fortuna sonríe a Marco Antonio, quien, en lugar de ir a explotarla a Roma, retorna a los brazos de Cleopatra. La pareja continúa su fastuosa vida oriental, ajenos al entorno, cada vez más hostil.
Un dicho popular afirma “el diablo, cuando quiere perder a alguien, primero lo envanece”. Esta es la única explicación a que, con su demostrada sabiduría y experiencia, cometiesen el error que Roma jamás podía tolerar: reparten el territorio bajo su control entre Cleopatra, Cesarión - el hijo de César- y los hijos que había tenido con Cleopatra, entre ellos, Ptolomeo Filadelfo, de tan sólo 2 años. La guerra es inevitable, una guerra “a la romana”, esto es: total sometimiento del enemigo, cuando no, su exterminio.
Tras algunas escaramuzas, el ejército combinado de Cleopatra y Antonio es bloqueado en Grecia. Para romper el cerco, deciden plantear una batalla naval, que se adivina decisiva. El 2 de Septiembre del 31 a.C. tiene lugar el enfrentamiento de la flota combinada, mandada por el propio Antonio y con la presencia de Cleopatra, contra la romana comandada por el prestigioso almirante Agripa. En pleno fragor del combate, por razones aún no aclaradas, Cleopatra ordena a los 60 barcos de la flota egipcia que sigan a su bajel abandonando la lucha. Al ver esta maniobra, Antonio, desentendiéndose de la batalla, ordena a su trirreme dar alcance a la reina fugitiva. La derrota fue total, perdiendo más de la mitad de las naves y la defección de gran parte de las legiones acuarteladas en tierra. Cuentan las crónicas que el general pasó “tres días, sentado en la proa, sin moverse y con la cabeza entre los brazos”.
Cleopatra puso rumbo a Alejandría. Ante el temor de que sus súbditos reaccionasen a la derrota de manera negativa, la reina no dudó en engalanar las naves al arribar al puerto, convirtiendo así el estrepitoso fracaso en una fingida victoria. Marco Antonio, por su parte, marchó a Cirenaica, donde había dejado tropas acantonadas, con las que pretendía hacer frente a la previsible ofensiva final de su rival, pero le retiraron su fidelidad. Abandonado, regresa a Alejandría, donde se sume en una profunda depresión. Entonces recibe la falsa noticia de la muerte de Cleopatra; desesperado, se clavó su propia espada. No murió de inmediato, sus sirvientes le trasladaron al mausoleo donde ella se había encerrado. Allí expira en los brazos de su amada.
Tras sepultar a Antonio, Cleopatra decide morir. Las heridas que se hizo en el pecho, llorando ante el cuerpo del amante moribundo, se habían infectado. La fiebre y la privación voluntaria de alimentos la estaban consumiendo. Octavio - quien no podía consentir que la reina muriera, tenía que desfilar en su “triunfo”- la amenazó con la muerte de sus hijos si persistía en su actitud, Cleopatra cedió y volvió a alimentarse. Octavio quiso asegurarse del cambio de actitud y la visitó en persona. La entrevista ha inspirado la leyenda más conocida sobre la reina del Nilo; intenta repetir la maniobra que tanto éxito había tenido en el pasado: seducir a Octavio. Pero el victorioso general no se dejó impresionar por la reina, al parecer concentra su rechazo en la nariz, demasiado grande a su gusto:
“Si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, la historia del mundo habría cambiado”
Vuelta al mausoleo, los espías le informan que marcharía, junto a sus hijos, hacia Roma dentro de tres días. Era el fin, negándose a la humillación de caminar prisionera en el “triunfo” de Octavio, elige la única salida posible: Se hizo bañar, maquillar y vestir como reina por sus dos fieles servidoras. A continuación envió una carta a Octavio en la que pedía que su cuerpo fuese sepultado junto al de Antonio. Cuando Octavio abrió la carta, sospechó que la reina iba a quitarse la vida. Con urgencia, envió emisarios para evitarlo, pero ya era demasiado tarde. Los esbirros abrieron las puertas y... encontraron a Cleopatra muerta en un lecho de oro, regiamente adornada.
Encontraron dos tenues punzadas en un brazo de la fallecida reina, lo que hizo pensar que se había dejado morder por un áspid. Alguien dijo que un campesino había traído una cesta llena de higos en la que se ocultaba el reptil. Era el 12 de agosto del año 30 a. de C. La reina había vivido 39 intensos años.

 

Romeo y Julieta

 

Verona, mes de julio. En un baile de máscaras se conocen Romeo Montesco y Julieta Capuleto, quienes se sienten inmediatamente atraídos. Romeo le declara su amor cuando la visita en el balcón de la casa familiar. Pero siendo conscientes del odio que separa a sus dos familias nobles, eligen casarse en secreto ante el sacerdote Lorenzo. Luego, en una lucha personal, uno de los Capuletos mata a un amigo de Romeo y éste a su vez, da muerte al matador. Romeo es obligado por su familia a ocultarse en Mantua. El padre de Julieta, que desconoce la boda secreta, quiere obligar a su hija a casarse con el conde Paris. Julieta visita al sacerdote pidiéndole consejo, pues ni quiere ni puede romper su voto matrimonial.

 

El religioso le da entonces una poción que produce en las personas la apariencia de la muerte secándolas profundamente. De tal forma, piensa el sacerdote, Romeo vendrá en su rescate. Ella toma el engendro. Romeo regresa a Verona al tener noticias de la muerte de Julieta y, lleno de odio, mata a Paris. Luego encuentra a Julieta supuestamente "muerta". Incapaz de soportar tanto dolor, Romeo le da un último beso, se toma un veneno y cae muerto a sus pies. Cuando Julieta se recupera del letargo y comprueba la muerte de Romeo, ella también se suicida, clavándose una daga en el pecho.

 

Tras la terrible tragedia de muertes y odios rodeando el amor imposible y eterno, las familias superan las distancias y se reconcilian.

 

Sin embargo, esta desventura podrá tener mucho parecido con historias verdaderas, pero no pasa de ser otra de las tragedias de William Shakespeare sobre las desgracias de una pareja de enamorados que sufre la terrible enemistad de las familias Montescos y Capuletos, en la ciudad de Verona, ltalia. La muerte de ambos cierra la historia de amor más conocida de la Tierra. En una de las líneas más sentidas, Julieta dice: "Romeo, Romeo, ¿por qué eres Romeo" haciendo referencia al nombre que obligaba a la separación de ambos.

 

Romeo y Julieta ha sido llevado al cine, al teatro, a la danza, se han compuesto sinfonías, conciertos, poemas sinfónicos, ballets y se han producido centenas de pinturas y esculturas.

 

LAS ENFERMEDADES VENÉREAS

 

Cifras y datos

 

Cada día, más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS). Se estima que, anualmente, unos 357 millones de personas contraen alguna de las siguientes cuatro infecciones de transmisión sexual: clamidiasis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.

 

Más de 500 millones de personas son portadoras del virus que provoca el herpes genital tipo 2. Más de 290 millones de mujeres están infectadas con el virus del papiloma humano. En la mayoría de los casos, estas enfermedades no se sienten o solo van acompañadas de síntomas leves que no necesariamente permiten un diagnostico certero. Algunas como el herpes genital y la sífilis, pueden incrementar el riesgo de contraer el VIH.

 

Más de 900 mil mujeres embarazadas contrajeron sífilis en 2012, lo que causó complicaciones en alrededor de 350 000 casos, incluidos casos de muerte prenatal. Más allá del efecto inmediato de la infección en sí misma, pueden tener consecuencias graves, entre ellas la esterilidad o la transmisión de infecciones de la madre al niño.

 

La fármaco-resistencia, especialmente en relación con la gonorrea, es un obstáculo importante que dificulta la reducción de estas infecciones en todo el mundo.

 

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual y cómo se contagian?

 

Entre los más de 30 virus, bacterias y parásitos que se sabe se transmiten por contacto sexual, ocho se han vinculado a la máxima incidencia de enfermedades de transmisión sexual. De esas 8 infecciones, 4 son actualmente curables: la sífilis, la gonorrea, la clamidiasis y la tricomoniasis. Las otras 4: hepatitis B, virus del herpes simple y virus del papiloma humano son infecciones virales incurables, aunque existen tratamientos capaces de atenuar o modificar los síntomas o la enfermedad.

 

Las infecciones de transmisión sexual se propagan predominantemente por contacto sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral. También se pueden propagar por medios no sexuales, por ejemplo, transfusiones de sangre o productos sanguíneos o también de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

 

Los síntomas comunes de estas infecciones incluyen flujo vaginal, secreción uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal.

 

Prevención de las infecciones de transmisión sexual

 

Cuando se usan correcta y sistemáticamente, los preservativos son uno de los métodos de protección más eficaces contra las infecciones venéreas, incluido el sida. Los preservativos femeninos son eficaces y seguros, pero en el marco de los programas nacionales no se utilizan tan ampliamente como los preservativos masculinos.

 

El tratamiento de las infecciones de transmisión sexual

 

Actualmente se dispone de tratamiento eficaz contra clamidiasis, gonorrea y sífilis (bacterianas) y una parasitaria (tricomoniasis), que son generalmente curables con los eficaces regímenes de antibióticos de dosis única existentes.

 

Para el herpes y el VIH, los medicamentos más eficaces disponibles son los antivíricos, que pueden atenuar la evolución de la enfermedad, pero no curarla.

 

Para la hepatitis B, los moduladores del sistema inmunitario y los medicamentos antivíricos pueden ayudar a luchar contra el virus y frenar los daños al hígado.

 

La resistencia, en particular la gonorrea, a los antibióticos, ha aumentado rápidamente en los últimos años y ha limitado las opciones de tratamiento. El desarrollo de una menor sensibilidad de la gonorrea a la opción terapéutica de “última línea”, junto con la resistencia a los antimicrobianos revelada anteriormente con respecto a las penicilinas, sulfamidas, tetraciclinas, quinolonas y macrólidos convierten a la gonorrea en un organismo resistente.

 

Vacunas y otras intervenciones biomédicas

 

Para prevenir la hepatitis B y virus del papiloma humano hay vacunas seguras y muy eficaces disponibles. Esas vacunas ha supuesto importantes avances en la prevención-

 

La investigación orientada al desarrollo de vacunas contra el herpes y el VIH está adelantada con varios candidatos a vacuna en desarrollo clínico temprano. La investigación sobre vacunas contra la clamidiasis, la gonorrea y la tricomoniasis está en las fases iniciales de desarrollo.

 

Las personas que necesitan servicios de detección y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual deben afrontar numerosos problemas. Estos incluyen la escasez de recursos, la estigmatización, la calidad insuficiente de los servicios y el limitado o inexistente seguimiento de las parejas sexuales.

 

LA MENOPAUSIA

Menopausia significa desaparición definitiva de la menstruación. Sin embargo, esta no desaparece bruscamente, sino que, durante un periodo de tiempo, la mujer tiene fallos en su menstruación de unos cuantos meses pero, posteriormente, vuelve a tener la regla. Esto se conoce como perimenopausia, de tal forma que para hablar de menopausia como tal se acepta que la mujer ha de llevar unos 12 meses sin la regla.

La menopausia es una etapa que suele iniciarse en torno a los 45 o 50 años. El término climaterio se refiere a una época en la vida de la mujer en que se producen una serie de cambios, y ocurre la transición de la época fértil a la época no fértil.

El fenómeno central que tiene lugar en el climaterio es el cese de la función ovárica, de tal forma que deja de producir las hormonas como en la edad reproductiva, y hay un agotamiento de los folículos primordiales, por lo que los ciclos menstruales empiezan a fallar.

Aunque son muchas las alteraciones hormonales que tienen lugar en el climaterio, la más importante, y aquella que originará los síntomas, es el descenso de los estrógenos.

Implicaciones emocionales generadas por la menopausia

1. Sequedad vaginal

La sequedad vaginal supone una incomodidad a la hora de mantener relaciones sexuales. Al no lubricar bastante, puede producir dolor en la penetración o dispareunia, sin embargo, existe una amplia variedad de lubricantes artificiales que suplen esta carencia.

2. Calores y sofocos

Los sofocos son otro de los síntomas más conocidos de las fases previas y posteriores a la menopausia. Consisten en una sensación repentina de calor, acompañada del enrojecimiento de la piel en las zonas del tórax alto, cuello y cabeza, además de sudoración y palpitaciones. Siendo uno de los síntomas más incómodos de la retirada de la menstruación, afecta a un 80% de las mujeres, y puede darse durante varios años.

3. Disminución del deseo sexual

La disminución de estrógenos favorece que se tenga menos predisposición para el sexo, haciendo que no se produzca la primera fase de la respuesta sexual: el deseo. Sin embargo, es algo que ocurre sólo a la mitad de las mujeres, aproximadamente, y no algo que debamos temer. Muchas de estas situaciones son desencadenadas por otros factores, como la incomodad de la sequedad vaginal, que hace que no se disfruten las relaciones sexuales, o los propios cambios de humor. Hay muchas mujeres que ven esta la oportunidad para tener sexo sin miedo al embarazo, y se sienten más cómodas que antes.

4. Cambios e irregularidades en la menstruación

La principal señal de la llegada de la menopausia es ll irregularidad del período en varios niveles. Así, los ciclos menstruales pueden ser más largos, o incluso más cortos, ocasionando que tengamos dos sangrados en menos de un mes. Este sangrado puede volverse más abundante en algunas ocasiones, pero también tenderá a tener menos volumen. A medida que pasa el tiempo, los períodos de menstruación van siendo cada vez más separados, hasta que desaparecen completamente.

5. Dolor en las articulaciones

Los estrógenos tienen, entre sus múltiples funciones, capacidad antiinflamatoria. Es por ello que cuando disminuye su concentración pueden aparecer dolores en zonas como las articulaciones, cosa que puede ser también derivada de la osteoporosis causada también por la pérdida de estas hormonas. Sin embargo, este síntoma no tiene por qué ocurrir en todas las mujeres.

6. Cambios en el estado de ánimo

Los cambios hormonales provocan este tipo de respuestas emocionales. Las mujeres se notan más sensibles, irritables y tienen cambios de humor repentinos. Es algo que ocurre también los períodos de menstruación, así que es un síntoma normal, incluso en esta fase puede verse agravado si la mujer que es consciente de la etapa por la que está pasando se siente triste por ello.

7. Alteración del sueño

Otra de las hormonas que disminuye en las fases que se dan alrededor de la menopausia (premenopausia y ostmenopausia) es la progesterona, entre cuyas funciones se encuentra favorecer la conciliación del sueño. Esto, ligado a los sofocos, que se dan con mayor frecuencia por las noches, hace que las mujeres en esta etapa puedan tener más problemas para dormir.

8. Aumento de peso

Durante esta fase de cambios hormonales el cuerpo tiende a acumular grasa, además hay casos en los que la mujeres cuando se encuentra más decaída tienda a comer más y en horas no indicadas. Todo esto provoca el aumento de peso, pero no es nada que no se pueda controlar con dieta sana y ejercicio.

LA FRIGIDEZ PSICOLÓGICA

Se define por la ausencia de sensación voluptuosa en la relación sexual. Puede ser total o parcial, cuando equivale al exclusivo placer erótico que produce el acercamiento y el juego sexual o la estimulación de zonas erógenas, sin lograr el clímax ú orgasmo durante el coito.

La frigidez en la mujer es comparable a la impotencia masculina, aunque su frecuencia es mucho mayor. Sin embargo, se desconoce exactamente a qué se debe y que las causas somáticas son escasas, por lo tanto, las teorías que más se sostienen son las que la atribuyen a factores psicológicos.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis fue quien reconoció que para la mujer, la evolución de la sexualidad a la etapa adulta resultaba más difícil.

Según su teoría sexual, los seres humanos experimentamos placer sexual desde que nacemos y cada etapa del desarrollo implica un cambio de zona erógena, es decir, la región del cuerpo que a esa edad es donde se siente mayor placer sexual.

Todas las etapas previas de la madurez sexual estarán presentes toda la vida y serán necesarias y útiles durante las experiencias preliminares antes de la penetración en las relaciones sexuales.

Los traumas en cada etapa de desarrollo, por exceso de gratificación o por exceso de frustración, pueden producir una fijación, por lo tanto, puede permanecer ese modo de satisfacción inmaduro en la edad adulta, dificultando la evolución a una sexualidad más madura.

En la última etapa del desarrollo sexual, la mujer adulta tiene que cambiar de zona erógena, que en lugar de ser el clítoris se encuentra en el fondo de la vagina, en tanto que para el hombre seguirá siendo el pene.

Existen también factores culturales y sociales que inhiben a la mujer a demostrar excitación sexual y a disfrutar como el hombre. Por ejemplo, una mujer que no quiere quedar embarazada, puede ser frígida como una forma de evitar la relación sexual que produce la preñez. También puede experimentar falta de apetito sexual y dolor aquella mujer que percibe como pecaminosa su relación marital.

Los hábitos de limpieza, la educación y la percepción que tenga cada uno, suelen entorpecer y modificar los estímulos naturales que existen para generar la atracción sexual, como el olor, el calor y el tacto.

Tanto el olfato como la sensibilidad al tacto son sentidos que los seres humanos están perdiendo por el predominio de los medios audiovisuales.

 Nos hemos condicionado a los desodorantes y al uso de jabón y perfume, y el olor natural humano termina yéndose por la cañería.

En una pareja estable existe la oportunidad de crecer juntos sexualmente y poder llegar a comprender cuál es el modo más adecuado y placentero de complacerse uno al otro.

 En el sexo ocasional, las mujeres no suelen lograr relaciones satisfactorias, porque cuando hay frigidez no hay entrega.

SÍNTOMAS

Falta de lubricación

Poca iniciativa a la relación

Excitación baja o nula

Ausencia de pensamientos eróticos

Desaparición de placer durante la relación

Dolor

EL EMBARAZO PSICOLÓGICO

Los síntomas de un embarazo psicológico o pseudociesis son similares a los de un embarazo normal, ya que las mujeres pueden experimentar aumento de peso, náuseas, vómitos, producción de leche, sensación de movimiento fetal y modificaciones en el tamaño de las mamas. Entonces, ¿cómo diferenciar un embarazo psicológico de uno real?

¿Cómo se detecta un embarazo psicológico?

Mediante una prueba de embarazo en sangre. Solo las mujeres embarazadas de verdad producen una hormona llamada Gonadotropina Corionica (hCG) que puede detectarse con gracias a los análisis de sangre.

El vientre de la embarazada en general, crece y hace que el agujero del ombligo "desaparezca". Este signo tan particular no se observa en una mujer con embarazo psicológico.

Ciertos fármacos, como los que inhiben la producción de dopamina, pueden causar los síntomas más comunes del embarazo, de manera que la mujer podría confundirse, especialmente si ha mantenido relaciones sexuales sin protección y piensa que está embarazada.

¿Qué lleva a una mujer a sentir un embarazo fantasma? Se dice que la ansiedad por tener un niño o, por el contrario, el temor a tener hijos sin desearlos pueden causar esta preñez imaginaria y que, a pesar de no existir un embrión que se desarrolle en su interior, la mujer puede percibir síntomas similares a los del embarazo. 

A pesar de que la gestación mental puede coincidir con casos en que la capacidad para tener hijos disminuye o es nula, no hay relación directa o estrecha entre la preñez psicológica y algún problema físico u hormonal, como tampoco hay forma de predecir cuándo ocurrirá.

Un embarazo mental puede presentarse en mujeres de diferentes edades, no es factor que interfiera con la maternidad posterior y tampoco requiere tratamiento ginecológico para ser superado, pero sí psicológico debido a su naturaleza.

La presión y el miedo a defraudar a la familia o desmoronar su relación sentimental si no se tiene un hijo, o los casos de infertilidad, son las principales causas de un embarazo psicológico. No obstante,  también se presenta paradójicamente en adolescentes que inician su actividad sexual y sufren el temor a tener hijos en ese momento.

Tratamiento del embarazo psicológico

Dado que la mujer cree estar embarazada y acude al médico para llevar control de su gestación fantasma, de inmediato el especialista se percata del falso embarazo a través de exploración física, pruebas de laboratorio, ultrasonido y comprobación del tamaño del útero.

Los resultados obligan a aceptar la realidad. En cuanto se convence a la mujer sobre su embarazo nervioso, disminuye su tensión y se reestablece el equilibrio en su organismo. Pero el diagnóstico debe hacerse tempranamente para evitar que desarrolle problemas psicológicos como depresión.

En el caso de adolescentes que creen estar embarazadas, darles información sobre sexualidad y permitirles expresar su angustia les aliviará la tensión y su organismo volverá a la normalidad y en ambos casos ofrecer la psicoterapia oportuna.

EL DELITO DEL SIGILO SEXUAL 

Muchas personas aceptan una vida sexual promiscua, amparadas en el hecho de protegerse usando preservativo. Sin embargo, una nueva moda circula entre este tipo de amantes: en el momento culminante del acto sexual el varón se quita el preservativo de forma subrepticia y su pareja eventual ni cuenta se da, culminando el orgasmo sin protección ni consentimiento. Para algunos juristas esto se tipifica como violación.

Esta perturbadora tendencia llamada sigilo sexual (stealthing o stealth sex) es la última preferencia provocada por las redes sociales. El término fue desarrollado por Alexandra Brodsky mediante un estudio publicado en la revista Columbia Journal of Gender and Law, donde ella presenta entrevistas con víctimas de esta técnica donde los hombres suelen quitarse el condón en secreto durante el acto sexual con parejas ocasionales.

Brodsky en su investigación se enfoca en el mundo de las redes sociales, en el uso de aplicaciones de citas como Tinder, donde los hombres después de distintos encuentros tienden a buscar sexo sin compromisos con las víctimas, y durante el acto se sienten con el derecho a llevar el acto de la penetración sin condón, evitando consultar a la pareja.

Brodsky se interesó en el fenómeno cuando ingresó a la escuela de leyes en la Universidad de Yale en el 2013, pero se dio cuenta que muchas de sus amigas tenían una lucha constante contra el maltrato sexual iniciado por parejas ocasionales, y ellas se sentían violadas, que su confianza se había vulnerado y existía un daño grave a su dignidad, aparte de un potencial riesgo de embarazo no deseado o contagiarse del sida o cualquier otra enfermedad venérea.

En su trabajo, Brodsky cita el trabajo de Rebecca, una psicóloga que labora en una línea telefónica de asistencia en caso de crisis por violencia sexual, cuyas víctimas inician con una frase muy singular “No estoy segura si esto es violación, pero…”, posteriormente las historias muestran la vulnerabilidad de las mujeres por el grave daño moral provocado por las parejas ocasionales.

Las víctimas se enfrentan no sólo a los riesgos ya citados, sino también a los sentimientos de confusión, vergüenza y enojo por el sometimiento de relaciones sexuales sin protección que, evidentemente, no consintieron.

La investigadora también denunció la existencia de foros y eventos dedicados hacia los hombres para que sean “entrenados” para mejorar sus prácticas a la hora de quitarse el preservativo y que las parejas no se den cuenta. Brodsky aseguró que en dichas reuniones, a los caballeros se les ofrecen asesorías y “trucos” para que puedan quitarse el condón en pleno acto sin la previa aprobación de la pareja, además de incitar a la ideología de una “supremacía masculina, donde la violencia es un derecho natural del hombre”.

La abogada indicó que los varones no hacen dicho acto como una torpeza, sino que es una reacción misógina ante la posibilidad de fecundar a una mujer desconocida.
Aunque esta conducta es más común entre hombres que tiene sexo casual, también puede ser una actitud común entre parejas más estables.

LA CÉLEBRE REPUTACIÓN SEXUAL DE RASPUTÍN

Conocido como “el monje loco”, lo que seguramente inspiró al comediante Eugenio Derbez a crear su personaje del “lonje moco”, Rasputín ha logrado sobrevivir en la historia con muchas más trascendencia que el propio Zar Nicolás.

Son muchos los enigmas alrededor de este peregrino, místico y curandero ruso Grigori Rasputín, antiguo consejero influyente en el entorno de la familia Romanov, la cual derrocaron y asesinaron los bolcheviques. Pero en particular, desde que el  siberiano fuera asesinado en 1916, sorprende que algunas personas hayan deseado, desde entonces, hacerse con el “supuesto” y admirado pene del muerto. Finamente un prominente doctor ruso,  lo mostró como el verdadero miembro de Rasputín en un museo erótico en San Petersburgo, con unas impresionantes medidas de 30cm, el doble de un pene estándar,

Cuando Rasputín fue asesinado se dice que sus asesinos lo emascularon —es decir, le extirparon el aparato reproductor por completo— como una forma de humillar su cadáver.  Existen dos leyendas que explican lo que sucedió a partir de ese momento: una, que la doncella que se encargó de limpiar el sitio del asesinato se encontró con el miembro cercenado, lo conservó en un frasco y se lo dio a uno de sus parientes, que lo llevó subrepticiamente hasta Francia; y la otra, que una de sus amantes lo sustrajo “como recuerdo” tras la autopsia del curandero. Sin embargo, al hacer los exámenes correspondientes a lo que se suponía era el tremendo pene de Rasputín, los exámenes dejaron en claro que era otra cosa y no el órgano viril de un hombre.

Rasputín fue miembro influyente de los Zares, lo cual le granjeó muchos enemigos. Se dice que mientras la guerra iba de mal en peor, un acicalado aristócrata, el Príncipe Félix Yusupov, organizó una fiesta de medianoche para el prelado en el sótano de su castillo, utilizando como cebo a su bella esposa. Yusupov, quien fascinaba a Rasputín con sus dotes para cantar canciones gitanas y tocar la guitarra. En la noche del 29 al 30 de diciembre de 1916, Rasputín, que había sido advertido por el Ministerio del Interior sobre la existencia de un complot contra su vida, se estaba divirtiendo enormemente. Apuró varios vasos de vino envenenado y comió pasteles llenos de cianuro potásico en número suficiente para matar a una vaca, pero los venenos nunca hicieron efecto en el monje.

Pero la suerte estaba echada en contra de Rasputín y como el envenenamiento fracasó, le dispararon numerosas veces y luego lo apuñalaron otras tantas. Dos días después se encontró su cuerpo maniatado bajo el hielo del río Neva, con un brazo suelto y los pulmones llenos de agua. Rasputín estaba todavía vivo cuando lo sumergieron y había fallecido ahogado. Tenía apenas 44 años.

Campesinos acongojados de todas partes y las mujeres que le querían, lloraron la muerte de un hombre notable que, en su opinión, había sido enviado por Dios para decir al zar la verdad. «Si muero», había profetizado correctamente Rasputín, «el emperador perderá pronto su corona».

LO QUE LAS HACE ATRACTIVAS PARA EL SEXO OPUESTO

¿Está seguro amigo lector que sabes todo lo que su pareja desea? ¿La conoces al dedillo? Si cree que sí, ahí va un jarro de agua fría. En la Universidad de Indiana (EE.UU.) se realizó uno de los estudios sobre sexo más extensos de los últimos 25 años, en el que el 85% de los hombres aseguraron que su pareja había llegado al orgasmo en su última relación sexual. Bien por ellos. O no tan bien porque en esa misma encuesta tan solo el 64% de las mujeres dijeron que habían llegado al clímax. Es decir, un 20% de los caballeros estaban equivocados.

Cuando veas la barba de tu vecino afeitar… preocúpate por saber qué quiere tu pareja. Y para ello, basta con seguir leyendo las cosas que a ellas les gustan que su hombre haga, por ellas, por supuesto.

Déjale una pista olfativa

Si el sexo se ha convertido en algo predecible, impregna las sábanas con el aftershave que llevabas cuando empezasteis a salir. De este modo su subconsciente recordará tu atractivo inicial. Un estudio publicado en la revista Cognition and Emotion (EE.UU.) observó que los olores activan recuerdos más vívidos y evocadores. Situaciones que ella querrá recrear.

Envíale un mensaje bastante picante

La mayoría de mensajes subidos de tono tienen la misma sensualidad que un ataque de epilepsia. Un estudio publicado en la revista Archives of Sexual Behavior demostró que existe una manera de hacerlos funcionar.

Háblale de la última vez que ella tomó la iniciativa, recuérdale lo que hizo, lo que llevaba puesto, cómo olía y cuánto te gustó a ti todo aquello. Mostrar satisfacción aumenta la probabilidad de que ella repita.

Píllala tras la ducha

A ninguna mujer le gusta que la seduzcan mientras está metiendo los platos en el lavavajillas, pero no por eso subestimes la eficacia del elemento sorpresa. Si últimamente el sexo se ha convertido en algo rutinario, abórdala cuando esté saliendo de la ducha. Ponla contra la pared y bésala como si no pudieras contenerte. A ellas les encanta provocar una pasión que no puede esperar. Además, tendrá la piel más sensible por el agua caliente y disfrutará más las caricias.

Haz trabajos manuales

El 75% de las mujeres necesitan que les estimulen el Punto G y clítoris para llegar al orgasmo. Aunque es buena idea que ella se ponga encima porque así puede controlar el roce de su cuerpo con el tuyo, en realidad es más efectiva cualquier otra postura acompañada de una estimulación manual. Pídele a tu chica que se tumbe boca abajo y penétrala por detrás mientras la estimulas con la mano por debajo. Satisfacción garantizada.

Haz que se vea a sí misma de manera diferente

Bésale en el cuello mientras se está mirando al espejo y desnúdala muy despacio. Una investigación de la Universidad McGill (Canadá) descubrió que las mujeres responden a las imágenes sexuales exactamente igual que los hombres. Al verse desnuda se pondrá todavía más caliente. Naturalmente, esto es mejor que cualquier vídeo de porno.

Sedúcela con música

Ponle canciones con letras de alto contenido sexual y erótica, por ejemplo S&M de Rihanna. En un estudio publicado por la Asociación de Psicología de los Estados Unidos se llegó a la conclusión de que este tipo de música la predispone a dejarse seducir (nota: esta técnica quizá sea poco sutil en una primera cita).

LAS SORPRESAS (Favorables, obviamente)

No hay cosa más excitante para una mujer que una sorpresa, sobre todo si es sexual. Y para eso solo hace falta que se de cuenta de que hay un trabajo previo de parte de su pareja. Las sorpresas pueden ir desde llevar un espejo al dormitorio a preparar un baño o regalarle un conjunto de ropa interior. Lo mejor es preparar el terreno, y unos días antes decirle que tiene una idea que quieres probar con ella. Así irá fantaseando con la posibilidad y, además, valorará que haya preparado algo exclusivamente para ella

LA VARIEDAD

Un estudio de la Universidad de Indiana (EE.UU.) observó que combinar cuatro o cinco prácticas sexuales en una misma sesión aumenta muchísimo las probabilidades de que ella alcance el orgasmo. Empieza susurrándole algunas palabras “prohibidas” al oído y luego estimúlela con la lengua y con la mano. Utilice al menos una posición que permita contacto visual completo y otra con estimulación del clítoris. Para que la postura del misionero sea más interesante, digale que junte las piernas después de penetrarla para aumentar la fricción

HOMBRES CONCENTRADO

Las mujeres pueden perder un orgasmo incluso mientras está ocurriendo. Cuando vea que empieza, continúe haciendo lo mismo. La única excepción a esta regla es cuando es ella quien se mueve durante el sexo oral. En ese caso, deje que ella guíe la relación

HACER LAS COSAS COMPLETA

Hacer una sola cosa no es suficiente. En una relación sexual se vale de todo, no solo la simple penetración. Son necesarios los manoseos, los jugueteos con los pies, las caricias con la boca y todo cuanto sature de emociones a su pareja. Las terminaciones nerviosas no están uniformemente distribuidas, de manera que cuantos más ángulos cubras, mejor.

EMBISTA CON PRECISIÓN

Los hombres aguantan entre 3 y 7 minutos embistiendo antes de eyacular y la mayoría de mujeres necesitan más tiempo. Para aguantar más: empuje en dirección al punto G. Mueva el cuerpo hacia abajo, no hacia ella. Este movimiento presiona la uretra y retrasa la eyaculación.

LOS CABALLEROS LAS PREFIEREN...

Que sientan respeto por sí mismas

Esto es una cualidad muy valorada por los hombres y también por las mismas mujeres, según encuestas impróvidas dentro de las aulas universitarias. A la gente, entonces, le gustan las chicas que se aferran a sus valores y a sus ideales, que no se dejan cambiar por nadie, ya que una personalidad en constante estado de cambio da la impresión de falta de carácter. Las mujeres seguras de sí mismas y que se valoran tienen un punto atractivo realmente increíble, ya que no se preocupan de lo que los demás piensan de ellas, por lo que las vuelve poco influenciables.

Que tengan sentido del humor

El sentido del humor es otra de las grandes cualidades que puede tener una mujer. Esto es que se rían de la vida e incluso de sus mismas torpezas y que a la hora de contar un chiste lo disfruten mucho.

Buen gusto para vestir

Todo parece indicar que Groucho Marx estaba equivocado cuando dijo que “si las mujeres se vistieran para los hombres, las tiendas no venderían demasiado”, pues por el contrario, los hombres se fijan y valoran cuando las mujeres se visten adecuadamente para cada ocasión, cuando con cualquier cosa sencilla, pero elegante, están preparadas para salir. De hecho, podríamos decir que no es necesario que una fémina trate de vestir con ropa muy cara y glamurosa para destacar; lo importante es que sea ella misma con lo que lleve puesto, que tenga clase y sea elegante. Vale recordar la frase de Honoré de Balzac: “El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste”.

Que sean aseadas

Aunque esto es cuestión más de salud que de belleza, la generalidad está de acuerdo que una mujer descuidada en su aseo carece de atractivo. Hasta podríamos decir que generan deseos de rechazarlas. Ahora bien, el aseo debe ser no solo superficial, sino hasta en lo más íntimo, que por estar escondido muchas veces algunas féminas descuidad su pulcritud.

Que diga las cosas como son

Se trata de un tema muy debatido que trataremos de aclarar aquí. Los hombres no se dan cuenta de nada (o de muy pocas cosas), pues no es su mayor virtud adivinar los dobles sentidos, las pistas y los gestos. Quizá por eso les encantan las mujeres que van de frente y dicen qué les pasa o piensan sin necesidad de tener que estudiar un manual de psicología e interpretación de símbolos gestuales. Un “me gustas” es mucho mejor que la estrategia de poner en el muro una canción en Facebook, por ejemplo. ¡Amamos las chicas decididas! 

Que haga lo que más le guste

Una mujer independiente vuelve locos a los varones. En especial porque algunas veces el hombre siente miedo de las mujeres que son muy independientes, ya que parece que no les hace falta nada, ni siquiera pareja; pero con la edad el hombre aprende a valorar a estas féminas; hasta se puede volver una cualidad bastante encantadora que ella haga lo que le guste cuando quiera o necesite, además de sentirse realizada y feliz, ya que eso brinda una sensación de madurez increíble (muchas veces lo que le falta a un hombre).

Que sea coqueta

Si te gusto, no estaría mal que me lo hicieras saber de alguna manera. Evidentemente, las chicas pueden soltar desde el primer instante de conocerse un “me gustas”, aunque de maneras sutiles. Por otro lado, el juego y el flirteo previos a todo eso es un arte que solo las chicas dominan como nadie, y que a nosotros nos vuelve locos. Vale que no lleguemos a entender algunas señales, pero vosotras sabéis cómo hacerlas evidentes para que nos demos cuenta los chicos rápidamente.

La forma en la que ríe

Se podría decir que la sonrisa es la gran desconocida algunas mujeres. Muchas ocultan su risa con la mano para que no la puedan ver, cuando es algo que gusta muchísimo a los hombres. Si se ríen de una forma sincera, dejando ver su máxima naturalidad y expresividad, aunque sea una risa extraña o ruidosa, tengan por seguro que eso le encanta a un hombre.

Que sea una mezcla entre misteriosa, sensual y bella

Lo que es demasiado evidente acaba cansando, y eso es un hecho comprobado. Una mujer que sepa mantener un poco de misterio en la relación, añadiéndole un toque de sensualidad al asunto, es la kriptonita para cualquier hombre, es lo que realmente les seduce. Aunque también hay (algunos) momentos en los que les gusta que sean féminas dulces y con ganas de abrazar y dar cariño. Aunque todo, claro, en su justa medida. Para añadir un breve énfasis, nos atreveríamos a decir que también atrae a los hombres que la mujer sea algo "salvaje" de vez en cuando. Por supuesto, como en todo siempre habrá excepciones a estas reglas que hemos mencionado.

¿ES POSIBLE AUMENTAR EL MÚSCULO DEL AMOR?

Como muchos hombres ignoran que el placer de una relación coital radica en muchas variables y no solo en el tamaño del pene, éstos se preocupan por el largo y el grosor, y preguntan a quien sea si existen técnicas para aumentarlo.

Para aumentar el tamaño se pueden comprar bombas de alargamiento o bombas de vacío, pero estos artefactos funcionan únicamente mientras están colocados y durante una determinada relación sexual, pues mediante succión logran que se retenga más sangre y aumente su tamaño. Son técnicas temporales. Aquellos anuncios que prometen alargamiento para siempre son siempre un engaño, ya que el largo y grosor se debe básicamente a un aumento de la sangre en las cavidades fálicas y no al crecimiento o fortalecimiento de músculos.

Ciertamente existen algunas técnicas, como determinados ejercicios que pueden dar milímetros al tamaño del pene, pero luego existe una retracción ya que si no se realizan todos los días los ejercicios el pene volverá a recuperar su tamaño original.

Por otro lado, existen métodos de cirugía que son para siempre. Aunque con el grosor no existen tantos problemas, sí aparecen cuando el tamaño se quiere aumentar de largo ya que usualmente el hombre pierde ángulo de erección porque los tendones de la base del pene, para estirarlos, necesitan que ese ángulo se vea un poco reducido.

Frente a esta realidad, lo más recomendado es asimilar que podemos hacer mucho con lo que tengamos y, por supuesto, nunca olvidar que el éxito de una relación en lo que menos radica es en el tamaño, sino en los movimientos, en las caricias previas, en los manoseos y sobre todo en la atracción mutua que sienta la pareja.