MICU ENFIEBRADO

¡Dianche! Hay diyas quiamanezco todo calaciado, con dolores hasta en el chunchucuyo. Hasta llego a pensar que ya me pasó el convid alguno que salió a la calle a buscar sus 300. Me levanto y me pongo al espejo y me veyo todo marchito. Llamó a mi múcura y le pregunto:

-Mirá Menche, será que estoy enfiebrado? Quizá ya me dio el covid 19 que le mientan. Me siento bien caliente…

-Usté siempre que me ve en calzones se pone acalorado, Micu. Compórtese.

-Veee. Si ese chorón que andás de calzón es mata pasiones. Más parece cubrelavadora. Era más sensual el mi ague.

-Aguen, pero allí anda siempre como chucho tras mis huesos, viejo calenturiento. Ya que se levantó, mejor vayaver si ya parió la tunca... A mi déjeme dormir.

Y hay voy bien obediente, no a buscar la tunca parida, sino que dejo seguir roncando a la Menche enrollada en su petate, que con dos calzones como el que anda le servirían de colcha.

Y ya questoy levantado me ocupo para refleccionar sobre que nos depara el futuro que viene. Poray dicen que la economía se contraye este año en unos dos puntos; quiabrá recesión. Yo, la verdá solo oigo esas palabras que me suenan rimbombantes, pero que no entiendo ni jota. Anque sé que los entendidos quieren decir questaremos amolados después que pase el convid19.

Si ño Bukele deja de seguir improvisando, anque luego se disculpa, esperamos queleche la mano a los micro y pequeños empresarios. Yo la verdá que ni jocotes vendo, pero conozco a muchos que tienen su pequeño changarro y hay van, coyol quebrado, coyol comido, dando tumbos como las olas. Y algunos, como mi amiga Nancy que tiene su pupusería en el Mercado San Miguelito, si el pais se va al barranco dejará a varias cipotas sin trabajo.

En la temporada desértica que se avecina ya sabemos que los grandes tiburones sabrán sobrevivir, pero los chimbolitos ya no aguantarán el cierre y a puro guevo tener que vacacionar y pagar a sus empleados, firmando con ello sus epitafios.

Desde ya ño Bukele debe conectar con los gremios de micro y medianos empresarios para identificar necesidades y formas como facilitar ayudas pa que los negocios del barrio o la colonia no se vayan a pique. Con las multitudes abarrotando los Cenades ya vimos cómo el populacho reacciona frustrado cuando se ve abandonado y ya no tiene ni chojoles pa comer.

Pue si. Ya me dio hambre. Veré si la Menche dejó algún rimero de tortillas pa echarles sal y fajármelas, pue la crisis no mata el hambre. Más das.

4/04/2020

MICU DE ASTRONAUTA?

¡Uta! Ya parezco lion enjaulado y pelón, porque con este calór hasta el bóxer me estorba. Y de no ser por la Menche quies bien puritana la condenada, les confieso quiandariya como Adán, sin nada.

Don Gube, quies mi vecino dialapar, me recomendó acostarme en el suelo… pero del patio. Luice y pareciya gallina enterrada en la tierra. Les cuento que me sentí bien fresquito, ya pareciya lechuga, anque luego me comenzó a dar picazón.

-¿La picazón no es síntoma del covit 19?, le pregunté a mi Menche, puesella pasa metida en Fais y viendo su uasap diaya y noche, donde abunda la información del coronavirus.

-Nom´be, me dijo. Tenés que tener fiebre, tos y dolor de garganta. A vos te pica el cuerpo porque llevás 4 diyas sin bañarte.

-Puesí, le respondí. Miaguelo deciya que la cáscara guarda el palo. Y como nuago nada, no sudo, pa´qué voy a gastar el agua que ni nos caye.

-No seya conchino, Micu. Quinosabe que además de lavarse las pezuñas también debe lavarse el cuerpo. Ya jiede como cuche. Apártese de mí y vaya póngase algo que anda espantando las moscas así de chulón.

-Ve, esta india no sabe quel aroma de un macho troteado es estimulante pal seyso. Solo a las viejas fresas les gustan los machos oliendo al Paco Raban. Además, cómo quiere quiande?

-Bien cubierto pa que no le pegue ese virus quianda dando. Póngase mascara, una chumpa, pantalones punta´eyuca, cachucha y unos zapatos bien cerrados.

-Nom´be. Vos ya querés quiande como astronauta…

Pa no seguir discutiendo con mi Menche, mejor volví al suelo y allí tirado como tenguereche comencé a escribir estas babosadas quiusted leye agorita. Ya mimagino yo como astronauta… ¿MICU COMO ASTRONAUTA? Mirame la seña, Menche...

29/03/2020

LOS CUENTOS DE MICU

“Mire Micu”, me dijo don Rafa, el mero mero de este sitio, “dejemos de escribir por esta vez del Covit 19. Dedique mejor este espacio a un tema humorístico. Hay que hacer reír a nuestros lectores”. Ta güeno, le dije. Me aventaré un par de chistes rojos. “No tanto así”, me respondió. “Yo sé que usted puede escribir algún chascarrillo gracioso, sin ser chocarrero”.

El chunche es que por mucho que quiero inspirarme, siempre en mi calabaza repica la maldita palabra “coronavirus, coronavirus, coronavirus…”. Ya me tiene chino coronavirus por aquí, coronavirus por allá. Nues fácil que mi mente cambeye esa palabra por otra menos odiosa. 

Pero Miculeón no se agüeba. Y acá les tengo el cuenterete que don Rafa quiere que les cuente. Riyánse si quieren. O sigan empurruñados por la amenaza de aquel que les conté. Es su problema.

El boladués que un rey ofreció premiar con una vacuna contra el coronavirus a quien le descifrara tres ademanes (esta palabra laprendí del libro de don Rafa, “Espresividad efectiva”).

El rey puso su mano en posición vertical y levantó el dedo índice, no el pícaro. Luego volvió a levantar la misma mano, pero esta vez mostró tres dedos. Y por último, levantó las dos manos, las empuñó, unió y separó bruscamente.

­-A ver, qué alguien me diga que significan mis tres movimientos…

Naide respondió. Todo era silencio sepulcral. Aquella sala pareciya como si alguien habiya entrado y dicho: Tengo coronavirus.

-Bueno, dijo el rey. Les quise decir con mis tres gestos que solo hay un dios verdadero, quien representa las tres divinas personas, lo que lo hace un dios todo poderoso.

-Yo, dijo un turulato que apenas podía hablar, liba a contestar, pero creyo que diriya una estupidez.

-Pero está bien, dijo el rey, lo importante es que hubo alguien entre ustedes que al menos tuvo una ocurrencia. Dime buen hombre, que significaron para ti mis tres movimientos…

-Güeno. Cuando usté levanto un dedo, yo creiba que amenazó a quien respondiera equivocadamente con meterle el dedo en el Aniceto. Y si este no le deciya lo que usted queriya escuchar, entonces le entrarían tres dedos en la buchaca. Y si esta persona refunfuñaba, entonces le partiría las nalgas en dos…

Y colorín colorado, este cuentecillo sia terminado.

21/03/2020

 

ESTA PANDEMIA ES OTRO ROLLO

¡Juela! Hoy sí nos tronó la cacerola. Hasta el Babalú cerraron. Nuay donde compartir dos que tres. Siacabó la parranda en las zonas rosas. Se quedaron con las ganas de ver “Trolls 2” los bichos y yo de ver a “Fahim” donde actúa el admirado Gérard Depardieu. Pero nuimporta. Con tal de no contagiarme dese mentado Covit19, cualquier sacrificio vale la pena.

La verdá que nuedejado de sentir un poco de culiyera por ese virus, pues deciya un ducho en estas enfermedades por la televisión que a los que más ataca el coronavirus es a los vetustos como yo. No quiero dejar a la Menche viuda, porque la jodida está bien güena todavía. Así que ni a la ventana me asomo. Todo luago por interné. Güeno, casi todo.

Les vuadecir que en toda mi puta vida jamás habiya vivido una pandemia como esta del Covit19. Habiya vivido estados de excepción durante el pezcoseyo entre la Juerza Armada y los guerrinches; he vivido penurias y he visto mucha gente lloriqueando como durante la llamada “ofensiva final”, pero esto del coronavirus es otro rollo. Cosa seria. Tiene al mundo de hinojo.

Cuánta gente morirá al final, solo Dios lo sabe. Lo que sí se puede predecir desde ya es que habrá crisis económica. Veyan ustedes todos esos negocitos que agorita están cerrados. En lugar de ganar, los micro y pequeños empresarios como los que venden minuta o las pupuseras, están perdiendo y seguirán solo viéndola pasar durante a saber cuándos diyas.

Decho la temporada de Semana Santa que tanta muchedumbre lleva a la playa, estiaño no será la misma. Ya verán. Pobres los comerciantes de la Costa que esperan con ansias a tanto veraniante. Hoy por el Covit19 la gente se bañará en guacales colocados en los patios de las casas. Ni al riyo querrán ir, porque donde haya un tumulto de gente ahí es más peligroso contagiarse.

El boladués que aquellos que desafiyen las medidas del estado de emergencia y hagan aglomeración hasta podrán ir a la chirona. Ni modo, a esperar que pase la tempestad del coronavirus y luego a ver que nos depara diosito. Vamuaver si la medicina preventiva no sale más cara que la curación.

15/03/2020