LA DIFÍCIL TAREA EN EMPRENDER EL EMPRENDEDURISMO

"Hay personas que luchan un día y son buenas, Hay quienes luchan un año y son mejores, Hay quienes luchan muchos años y son muy buenas Pero hay quienes luchan toda la vida, esas son las imprescindibles" 

Bertolt Brecht

En los años 60´s surgió en los Estados Unidos e Inglaterra el concepto "música de garage", en alusión a aquellos mega éxitos musicales que eran grabados en estudios improvisados dentro de garajes, con equipos de sonido domésticos. En realidad, comenzar un gran proyecto en casa no es nada nuevo. En El Salvador, a finales del siglo XIX y comienzos del siglo pasado, muchas de las grandes empresas nacionales comenzaron precisamente en garajes: Almacenes Simán, Kismet (ya desaparecido) y más recientemente Pastelería Lorena (San Miguel).

Hago referencia de este dato, porque el emprendedurismo está de moda y para muchos de quienes estudian en las universidades es la mejor opción para sacar de la pobreza o subir un peldaño más en la escala social, no solo para el estudiante mismo, sino también para su familia. Ser emprendedor, sin embargo, requiere de muchas habilidades, destrezas, virtudes, valores y, porque no decirlo, un poco de audacia.

En esencia, ¿qué se requiere para ser un emprendedor exitoso? Como ya dije, mucho, pero, consideremos que hace falta constancia, sentido de oportunidad, conocimiento y responsabilidad personal. El emprendedorismo, tal como lo define el diccionario de la Real Academia de la Lengua, se refiere al acto que una persona "emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas". Y es que lanzarse a poner una empresa es toda una aventura, pero en El Salvador en particular es más que una hazaña, por cuanto el empresario salvadoreño es hostigado por el gobierno, acosado por las alcaldías, amenazado por los "renteros" e incluso intimidado por empresas más grandes que no quieren competencia. Sin embargo, cuando la persona lleva alma de líder, el emprendedurismo no es una opción, sino un privilegio, y lo único que debe hacer el emprendedor es proyectar todas las características de liderazgo, dado que un emprendedor no puede alcanzar sus objetivos solo, siempre deberá contar con otros que lo asistan, que le acompañen en su esfuerzo, y para ellos, y para que el éxito sea posible, el emprendedor como jefe debe sobrepasar su labor de mando y volverse un líder, este es el más importante nexo entre LIDERAZGO Y EMPRENDEDURISMO

El liderazgo es actualmente el gran ausente en todos los ámbitos de la sociedad salvadoreña. El lugar de los líderes de antaño que guiaban a nuestra juventud es ocupado hoy por divas y figuras del espectáculo o del deporte, tales como Shakira, Lady Gaga, Rihanna, Bradd Pitt, Leonardo Di Caprio, Leo Messi o Cristiano Ronaldo; pero a diferencia del ámbito internacional, a nivel político las personalidades que siguen en la palestra son las mismas figuras de hace 20 o 30 años. Dinosaurios que se resisten a dejar sus puestos de poder. Prueba de ello es que seguimos viendo rostros decrépitos y marchitos como los de Rodolfo Parker (cacique del PDC), Norman Quijano, Chico Merino y muchos de los "comandantes" de la ex guerrilla: Norma Guevara, Lorena Peña, Leonel González, Medardo González y Nidia Díaz, quienes de una forma u otra impiden que las nuevas generaciones o "camaradas" con sangre joven asuman con propiedad los destinos de El Salvador.

Sin embargo, el liderazgo en El Salvador no es que haya perdido su efecto, quizá extraña su frescura. Lo que ocurre tanto en el plano social como cultural, político, deportivo y empresarial, es que pocas personas tienen los atributos y asumen los retos que conlleva ser líderes, pues algunos si bien es cierto están en boca de todos, ya sea por el manejo adecuado de las redes sociales o efectos mediáticos, como sucede con algunos de los "nuevos" rostros de la política actual, tal es el caso del controversial e histriónico niño de los berrinches Nayib Bukele, en su esencia no dejan de ser políticos que se suman a los muchos oportunistas que buscan el poder para perpetuar influencias de clase, raza e incluso familias, pues la primera decisión que toman cuando llegan al poder es colocar a familiares en puestos claves, en detrimento de otros salvadoreños que por mérito les asiste el derecho de planificar y ejecutar el desarrollo social y económico de el Salvador.

La pobreza de líderes en nuestro país ha dado lugar o cabida a caudillos, que como en los viejos tiempos del militarismo aprovechan cualquier coyuntura para ejercer el control no solo de los partidos políticos, sino del país, como fue el caso del nefasto presidente Mauricio Funes, quien a través de su programa de entrevistas se "vendió" como paladín de la justicia, señor de la transparencia y defensor de los pobres, pero que cuando llegó al poder actuó a la usanza de los más corruptos gobernantes que le precedieron, o el caso de Antonio Saca, quien pese a no haber demostrado dotes de estadista cuando fue presidente entre el 2004 y el 2009 ni haber resuelto los problemas que eran y son la tranca para que El Salvador avance, en las últimas elecciones presidenciales pretendió o tuvo la osadía de tratar de convencer a la población de que tenía las soluciones para erradicar la pobreza, la violencia, la injusticia social, etc. Evidentemente y gracias a Dios, en esas elecciones cuando quiso una segunda oportunidad para quizá entronarse como "rey", sus recetas solo convencieron a unos 300 mil conciudadanos, muy a pesar de contar con un gran aparataje mediático y promover sus “reflexiones de Tony Saca”, atacando la corrupción, el despilfarro y las malas conductas de funcionarios.

No hay duda de que en el mundo, personajes como Gandhi, Martir Luther King Jr., Lady Diana y la Madre Teresa o, en El Salvador, Roberto d´Aubuisson, José Napoleón Duarte y Schafik Hándal son cada vez más escasos y, curiosamente los tres fallecieron de manera dramática antes de tiempo. Los líderes mundiales de hoy carecen de carisma y muchos están en el poder más por el dominio militar que tienen y los sostiene, por compra de voluntades o bien por las mafias que los apadrinan, tal como lo evidencian Putín en Rusia, Maduro en Venezuela o Joseph Blatter apartado al fin de su negocio en la FIFA.

Pocos son los que tiene ese halo de atracción que llaman a seguirlos como la luz atraer a las polillas. Y entre los que tienen carisma en la actualidad están el expresidente Barack Obama, el multimillonario y actual presidente de los Estados Unidos Donald Trump, Hillary Clinton y hasta hace un par de años los desaparecidos Hugo Chávez y Nestor Kirchner. Pero resulta que el liderazgo no sólo debe magnificarse a nivel global, mucho menos influido por campañas mediáticas a favor o en contra, pues muchos de los seguidores de los líderes citados lo son sólo de referencia, pero en realidad no se sienten respaldados por estos, ni siquiera se sienten identificados con ellos, como puede suceder a nivel local, ya sea en nuestros hogares, comunidades, empresas o instituciones académicas, donde los efectos de un líder son más directos, multiplicadores, visibles y trascendentales.

"Quien no conoce su historia, está condenado a repetir sus errores"

Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana 

Si no conocemos u olvidamos nuestra historia, en especial la más reciente vivida en la década de los ochentas, estamos predeterminados a vivir día a día como lo hemos venido haciendo desde antes. Se necesita de ciudadanos informados, críticos y pensantes que reflexionen sobre la complicada situación que vivimos actualmente y que nos ha llevado a estar en este punto de desesperación que día a día obliga a miles de compatriotas, muchos de ellos jóvenes y niños, a huir y arriesgar sus vidas para poder en conjunto cambiar nuestra realidad a través del envío de remesas, pero que a la postre pagan caro el precio de esa ayuda, separándose de sus familias o dejando en la orfandad emocional a madres, hijos y hermanos.

A nivel empresarial la existencia del líder surge casi de forma natural, pues un determinado puesto lleva implícito el aureola de líder para quien desempeña ese cargo; pero si la persona desconoce las cualidades que le permitan ejercer un auténtico liderato empresarial, entonces ese "liderazgo natural" que ofrece el cargo se desvanece y va siendo paulatinamente sustituido por el mando formal y muchas veces vertical inherente a una jefatura, diluyéndose todo el potencial de logros que nos proporciona el liderazgo, como son la mejora en el trabajo (y por supuesto la producción), las relaciones interpersonales y, sobre todo, el crecimiento del desarrollo personal de los subordinados, lo cual no solo va en detrimento de los intereses de éxito de una empresa, sino también de una pérdida para el espíritu competitivo de un país subdesarrollado como el nuestro, que forzosamente debe interactuar en un mundo globalizado y hacer el papel de perdedor la mayoría de veces, pues no queda más que resignarnos a compararnos con los peores países del Continente.

Rafael Orantes

28 de agosto de 2017

 

El autor de esta página, Rafael Orantes, entrevistando al célebre cómico mexicano Mario Moreno "Cantinflas".

Rafael Orantes es comunicador social de carrera y psicólogo industrial de profesión. Estudió Psicología en las universidades de El Salvador y la Tecnológica. Tiene Maestría en Educación Superior de la Universidad Tecnológica (UTEC). Comenzó su carrera comunicacional en 1971, en Radio Vanguardia. Luego inició como periodista del Diario La Crónica en 1972. En 1976 pasó a formar parte del staff de prensa de Diario El Mundo, empresa con la que trabajó hasta 1998, coordinando suplementos, como editor internacional y diseñador de campañas publicitarias. En 1975 inició como docente de la UTEC impartiendo asignaturas de Reportaje Interpretativo, Cine, Editorial y Propaganda.

En su calidad de comunicador social, Rafael Orantes fungió como Presidente de la Red de Periodistas Ambientalistas de Centroamerica -REPAC- tanto a nivel nacional como a nivel centroamericano.

En el año 2000 junto a un equipo selecto de profesionales del Lenguaje y las Comunicaciones creó el programa de Expresión Oral y Escrita. En el 2008 comenzó  una nueva jornada laboral como maestro de Redacción y luego de Psicología Laboral en la Universidad Francisco Gavidia.

En el 2016 empezó una nueva etapa como escritor, publicando su primera obra "LA MARATÓN DE MI VIDA", que forma parte de un compendio de tres libros de superación personal de la serie Homo potens (Gente poderosa). En el 2017 publicó "Ortografía para Jenios", un libro de bolsillo que resume las principales normas para escribir correctamente.

Actualmente trabaja en la redacción de su primer libro académico sobre las relaciones interpersonales dentro de las empresas, promovidas por las gerencias de talento humano, obra que está en circulación a finales del 2017. Para inicios del 2018 se anuncia la publicación de su primera novela.